Lafayette Square…

«Será un golpe de estado de los militares estadounidenses, absolutamente asombrados, de que el país sea un Estado Policial Comunista, y esté en manos de asesinos callejeros. No hay otra forma de salvar la república estadounidense.»

Dicen los militares franceses que no es nada difícil observar lo que viene por el horizonte. Sí,  hay ruido de sables y amenazas de muerte a los socialistas franceses; y son muchos los degenerados  izquierdistas de salón que ya han sido señalados para el ajuste de cuentas.

Macron comienza a preocuparse y ahora ha optado por no amenazar a los militares que quieren salvar a Francia, su cultura y su historia con la grave amenaza del islam…

Vienen muy deprisa los millones de muertos… Un gran escenario de guerra se asoma por la esquina, allá donde da la vuelta el viento… ¿Y dónde está ese lugar? -se preguntarán muchos- Los musulmanes dicen que en el Medio Oriente Ampliado… Se equivocan.

El grave conflicto en Israel contra el terrorismo yihadista palestino seguirá y habrá venganza de las Fuerzas de Defensa de Israel, deben saber que… es y será «nada» comparable a lo que se avecina.

El viento da la vuelta en los Mares de China…

Los chinos saben que Estados Unidos se derrumba en manos de la mafia comunista por obra del capo Obama que lidera a los negros y a los izquierdistas blancos; y que la quinta columna china en el territorio americano son miles de espías durmientes esperando el colapso imperial de Washington.

La historia demuestra  -según los politólogos chinos-  que las peleas territoriales se cronifican, como cualquier enfermedad,  cuando los socialistas europeos meten la nariz donde nadie los ha invitado; y se eternizan cuando la izquierda estadounidense intenta «salvar a la humanidad» cuando nadie los ha llamado…

Una de esas peleas con los terroristas del Islam (Hamas) la enfrenta el pueblo judío. Lo de siempre cuando hay moros en la costa…

Al fin y al cabo, todas las guerras de los musulmanes se hicieron eternas en todo el planeta; es decir, no finalizaron nunca; desde los tiempos del profeta Mahoma en la península arábiga hasta los ataques terroristas de los musulmanes de la etnia uigur contra la China de Xi Jinping.

Es la gran oportunidad de China: invadir Taiwan ahora que todos se entretienen en Oriente Medio…  y atacar a las fuerzas estadounidenses mientras un ignorante, depravado y corrupto, Joe Biden, ocupa la Casa Blanca.

No habrá otro momento histórico como este para Xi Jinping… Alcanzaría China el estatus de superpotencia  regional dejando a Washington en notable desventaja estratégica…

La basura politica que hay metida en la Casa Blanca, no moverá un dedo ante los movimientos militares de China; y si lo hace, podría ser el desprestigio mundial de los Estados Unidos en manos de un enfermo mental manejado por locos asesinos que manejan anciano demente…

Estados Unidos sigue en manos de la mafia asesina capitaneada por BLM-Antifa, mientras el gran teórico del asalto al poder en Washington, Barack Hussein Obama,  mueve los hilos…

Está en boca de todos… no solo en los suburbios de Washington donde mis amigos y familiares intentan sobrevivir al terrible y maquiavélico despliegue de la violencia diseñado por el que fue primer presidente negro de la historia de la república estadounidense.

«Mira cómo paga ese honor concedido  -dicen todos los americanos decentes- mira cómo lo agradece, observa como destruye el país, enterrando para siempre el sueño americano y la forma de vida estadounidense».

Ese tal Obama dirige, con mano dura y discurso sutil,  los eventos de lo que todos llaman: «the great awakening show»;  moviendo todas las fichas entre bastidores, mientras su gigantesco equipo de colaboradores adoctrinados  en la administración “vitalicia” recolecta inteligencia doméstica y despliega espectáculo de poderío criminal.

No aparece por ninguna parte, conjetura alguna, leve luz o tenue resplandor de un camino que lleve con cierta seguridad hacia la libertad y la democracia en ningún sitio de este mundo; y parece ser que las dos palabras, «libertad» y «democracia»  se difuminan en ambientes perversos.

La mafia vive de la mentira, se desenvuelve en el territorio de las falsedades y, muy a pesar de John Arbuthnot,  la camorra del comunismo, disfrazado de democracia, solo puede triunfar en el reino de la mentira política; actividad sofisticada y  muy artística desde los albores de la gobernanza en Inglaterra.

Lo que estamos viviendo, en la primera fila del patio de butacas, no solo es el patético espectáculo de los políticos de medio pelo en España, o en toda la Unión Europea, si se quiere…

Somos testigos de un auténtico “congreso” de la “cosa nostra” en la que auténticos y groseros  delincuentes izquierdistas no tienen el menor recato en arrojar a la basura su condición de “actores” muy bien pagados…

Así que, no es exagerado que,  ante un vodevil semejante de tan paupérrimo  valor  intelectual, podamos señalar que cualquier reflexión política, desde la «República» de Platón hasta «El Príncipe» de Maquivelo, en la Edad Media, es absolutamente inútil.

Esa suerte de delincuentes, amparados en sus poltronas de poder, son patéticamente incultos, ignorantes, con acreditaciones falsas, cuando no, compradas…

Pueden imaginarse la tremenda indignación de los ciudadanos decentes cuando esta manada de repugnantes burros se han atrevido, incluso, a rebajar el discurso parlamentario, a la condición de rebuzno en España…

El planeta se ha hecho pequeño, estimados lectores,  y  la geopolítica es aplastante para mostrar la selva económica llena de peligros; algo así como si todos viviésemos en un patio de vecinos, o en una cancha de cotilleo donde la chusma violenta del comunismo te escupe en la cara y se roba el dinero de uno y de otro arrancándolo de sus manos…

Entre la grosería y el insulto, la peor ralea humana, financiando el terrorismo callejero para el asalto de un gobierno y para disponer del tesoro público a su antojo, desplegando el obsceno lenguaje de mágicas revoluciones y cambios que certifiquen los plenos poderes de su altísimo linaje.

La espantosa geografía universal, envilecida y repleta de antropófagos, todos «despiertos» ahora, y siempre odiando a los judíos,  es claramente una señal del infierno que la basura progresista ha incorporado a la gobernanza y a la treatralidad del espectáculo político.

No han aprendido nada de la historia, no saben que lo van a pagar muy caro, porque son siempre los primeros en caer, después de tanto amenazar y robar, como agentes del salvajismo islamista que subyace bajo la fachada de un supuesto comportamiento civilizado.

Ya no hay criminales simplones catalogados en el carácter autónomo de la ciencia criminológica que estudia, por ejemplo,  al asesino político voraz… No hay respeto alguno por las víctimas del terrorismo cuando se trata de imponer ideología y agarrar el poder mafioso para enriquecerse y no soltarlo.

Este tiempo que ha llegado, sorprenderá a todos los ignorantes; pero no a los que han estudiado la historia para tratar de enderezar el camino de la paz, sino a todo bicho viviente  que pertenece a la chusma.

Barack Hussein Obama se agarró a la mentira política totalitaria, la digitalizó con los algoritmos,  y la convirtió  en «sistémica» con las redes sociales, dejando con la boca abierta a todos los políticos demócratas; y difundiéndola como ningún republicano idiota lo hubiera imaginado nunca.

La palabra favorita del ex-presidente negro: «sistémico»; racismo sistémico, la maldad sistémica de la república, sistema policial de asesinos de negros, los republicanos son fascistas sistémicos y el nacimiento de los Estados Unidos como un sistema de esclavitud sistémico…

La maldad en las intenciones primeras de un político, ya ni se oculta. Se ha perdido para siempre ese arte que los británicos desarrollaron para que el vulgo pudiera digerir con estoicismo que el ciudadano es el único culpable de su situación, sea cual sea; y así empezar con buenos modales la increíble experiencia de ser gobernado.

Para que el llamado “pueblo” comprendiera que no somos iguales en modo alguno, ni lo seremos nunca jamás; y que Dios es testigo de eso… La tremenda crueldad y belleza de la mentira política británica estaba siempre adornada con la ironía y el sarcasmo, además del buen humor; algo así como hacer un chiste en un velatorio…

Estamos en la segunda década del siglo XXI, y el asesino antisemita sigue existiendo; parece que el psicópata socialista europeo no aprendió que sus crímenes se hacen siempre visibles mucho antes de que actúen; cuando las primeras declaraciones de la ignominia y la vergüenza, asoman por su podrida boca en el Democratic Party de los Estados Unidos. O en Berlín…

A toda esta basura fanática y descerebrada que se suele llamar socialista, solo deberíamos recordarle que los nazis en Alemania eran “socialistas”, más fino: Nacionalsocialistas, asesinaron a 6 millones judíos, y dejaron de hacerlo, solo porque los hemos matado a todos…

Estas palabras no son solo del que escribe este artículo, pues el ruido de sables provocado por centenares de oficiales de alto rango retirados, contiene el mismo sentido y sensibilidad en Francia que en todas las ramas de las fuerzas armadas estadounidenses; US Army…

Todos advierten de los muchos nazis “nuevos” en la socialdemocracia… Los nuevos nazis “socialistas” se han encargado de infiltrar en las democracias a los migrantes yihadista en la clandestinidad.

El ruido de sables es una advertencia grave, en Europa y en Estados Unidos, soldados americanos que han reclamado justicia y libertad para restaurar la república americana de los hombres y mujeres libres.  Mire en Europa…  están destruyendo Francia los socialistas y los liberales, los que metieron en Francia a 6 millones de moros…

El criminal fervor revolucionario destructivo de los que pretenden  el derrocamiento del sistema, será cortado de raíz y habrá pelea de la mala, no lo duden,  pelea sucia… España es una nación muy antigua, que ha llegado hasta aquí y no va a dejar que la chusma tome el control y arruine la nación… Es normal…

Los militares estadounidenses, en cambio,  están vigilados de cerca por Barack Hussein Obama que controla la Defense Intelligence Agency… Todos alucinan y todos tienen miedo de un Estado Policial dirigido por un negro que fue presidente, y  que, con una orden, saca a la calle sus tropas de choque: BLM-ANTIFA, los «marxistas entrenados»; asesinos armados que controlan toda una nación.

La intención primera del Democratic Party, fue pasar desapercibido,  pero la llamada del odio es superior a todas las percepciones más variopintas del paisaje y a todas las situaciones de injusticia en las que el psicópata antijudío, Joe Biden, se encuentra envuelto.

Este mundo es un sitio peligroso para vivir, y quizás por los temores y cuidados   básicos a tener  para la supervivencia, los ajustes de cuentas harán más enfermizo y podrido el paisaje.

Todos los farsantes y advenedizos de la política declaran sus intenciones con un mismo cuento pero los soldados franceses lo expresan por el notable idiota, Emmanuel Macron, dicen que:  Plus ça change, plus c’est la même chose.

Como le dices a un majadero, educado por la élite para mandar y robarlo todo, que hay que mostrar signos de educación y decencia, aunque seas un hijo de perra… Ya todos los ciudadanos saben que vas a cambiarlo todo para que todo sea igual que siempre, o mucho peor… Más de lo mismo.

La transferencia pacífica y amable del poder en una elecciones libres solo es posible cuando las naciones libres presumen de un alto nivel de cultura democrática y cuando los ciudadanos han recibido, desde la escuela primaria,  una educación cívica de respeto.

Respeto por los derechos humanos, veneración por los valores de la historia de España, o de Estados Unidos;  miramiento y atención por los ciudadanos desfavorecidos de su comunidad; acatamiento ejemplar de las leyes; y respetabilidad y decoro por la necesidad de labrar un futuro en común para todos.

No me cabe ninguna duda de que nos veremos en Lafayette Square…

Será un golpe de estado de los militares estadounidenses absolutamente asombrados de que el país sea un Estado Policial Comunista, y esté en manos de asesinos callejeros. No hay otra forma de salvar la república estadounidense.

Y todos los traidores y asesinos del Democratic Party, así como todos sus esbirros, serán encarcelados;  y si hay derramamiento de sangre, es decir una guerra civil, serán fusilados.

Artículo-opinión de Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios