Moncloa diseña un plan para apoyar a Errejón y arrinconar a Podemos

El Gobierno quiere activar sus terminales mediáticas, en las que se realizarán cambios importantes en el corto plazo, para favorecer la OPA de los errejonistas al partido morado. Será un apoyo medido para que no afecte al PSOE, que estudia si invadir el espacio de centro de Ciudadanos.

El impacto de las elecciones de Madrid está obligando a los estrategas de la Moncloa, el cuartel general de Pedro Sánchez, a dibujar escenarios y perspectivas para el medio y corto plazo. Cada vez que Sánchez tiene dudas, pide a sus asesores encabezados por Iván Redondo que les expongan en negro sobre blanco las opciones que tiene por delante. Una de ellas, y que según fuentes gubernamentales consultadas por Vozpópuli se irá activando en el corto plazo, es impulsar a Más País para que se haga con el espacio de Unidas Podemos. “Es una operación nueva”, desvelan en el Gobierno.

Cuando Sánchez pactó con Pablo Iglesias el gobierno de coalición a finales de 2019, los dirigentes morados reflexionaban así: “Todo el mundo dice que Sánchez es tonto, pero ha entendido antes que otros ilustres del PSOE, y por supuestos que los del PP, que la política en España ha cambiado radicalmente después del 15-M. Ya no hay dos fuerzas políticas dominantes. La fragmentación ha llegado para quedarse, y Sánchez lo ha entendido”.

Un año y medio después, y tras la salida de Iglesias, la Moncloa sigue pensando en que el bipartidismo no es recuperable, y que frente al descalabro de Podemos es conveniente impulsar a Más País, el partido errejonista que ha triunfado en las elecciones de Madrid, para que “se coma” a los morados.

Medios afines

La operación se activará pronto y contará con importantes grupos mediáticos considerados afines al Gobierno. Se trata de cabeceras muy conocidas en cuyos organigramas se experimentarán cambios importantes (“a todos los niveles”) en el corto plazo. Y a los que la Moncloa encomendará empujar a Más País para que, con todas sus nuevas confluencias, ocupe el espacio de Podemos y sobre todo impida el temido efecto “tres contra dos” en los sectores de la izquierda y la derecha.

El triunfo de Sánchez fue vinculado al hecho de que en el ámbito conservador actuaban tres partidos: Vox, PP y Ciudadanos. Ahora, con la implosión de Ciudadanos, la Moncloa quiere evitar que ocurra lo mismo en la izquierda con Podemos, Más País (y sus pactos regionales) y el PSOE.

Otra clave de esa operación consiste en la convicción de que Más País no representa una amenaza real para el PSOE. La formación errejonista es más parecida a un artefacto electoral que a un partido tradicional, y difícilmente puede competir con los socialistas en toda España, según las fuentes consultadas. Los dirigentes de Más País saben que carecen de estructura, y que su periplo para convertirse en algo parecido al partido verde alemán necesita de varios años. Incluso fuentes de Unidas Podemos admiten: “Son cuatro chicos alrededor de un ordenador”.

La estrategia de la Moncloa es, por lo tanto, la de controlar el incendio antes de que sea demasiado tarde. O lo que se traduce en impulsar a un partido, en teoría competidor pero también potencial socio, manteniendo el control de su desarrollo. La Moncloa hizo algo parecido con Unidas Podemos en los últimos años, cuando había desaparecido el miedo al sorpasso. Toda apunta a que ahora ha decidido quién será su nueva pareja de baile.

PSOE y Podemos abren una guerra de competencias ante la inminente crisis de Gobierno
Pool Moncloa

Técnicos en el Gobierno

Varias fuentes de Podemos admiten que la situación es delicada. El partido se prepara para una travesía por el desierto en la que muchos se preguntan si es conveniente quedarse o lanzarse a por “lo que queda fuera”. Es decir, hacia el PSOE o la suma de Más País con otras formaciones regionalistas. Como adelantó este diario, se están registrando movimientos y “contactos” entre el sector de Yolanda Díaz, Colau y hasta personas vinculadas a Errejón.

En los ministerios socialistas existe cierta expectación por esa operación. El año y medio de cogobierno con Unidas Podemos ha sido muy desgastante, y la posibilidad de que en el futuro se pueda sustituir a los morados con los turquesas es considerada una buena opción. Los cálculos de los estrategas de la Moncloa se completan con una reflexión sobre el giro al centro de Sánchez para finalizar la conquista del espacio de Ciudadanos. Aunque sobre este punto quedan dudas y algunos siguen escépticos.

La salida de Iglesias, por otro lado, se traducirá en una paulatina desconexión de la presión de los morados en el Consejo de Ministros. De ello no tienen duda en el Gobierno de Sánchez, aunque eso no signifique prescindir de su apoyo, pero sí “arrinconarles”.

La Moncloa sabe que Yolanda Díaz endurecerá su perfil. Pero cree que no será difícil aislarla en el Consejo de Ministros. Sobre la mesa también sigue la posibilidad de una crisis de gobierno y la inclusión de nuevos perfiles técnicos después del verano. Ya se barajó a finales del año pasado, como desveló este diario, pero las elecciones en Cataluña y las de Madrid han frenado ese planteamiento. “Hay gente muy quemada”, revelan en el Ejecutivo, donde creen que para la fase preelectoral (con elecciones en 2022 o 2023) y la gestión de los fondos europeos es conveniente retocar algo del equipo de gobierno.

Fuente: Luca Costantini – VozPópuli

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios