El Supremo replica al juez del Delcygate que decida él qué hacer con las imágenes

El alto tribunal elude avalar la destrucción de las cintas de la reunión secreta entre Ábalos y la vicepresidenta venezolana, como pretendía el magistrado que cerró el caso sin verlas.

El Tribunal Supremo rechaza ser el encargado de dar la orden de destruir las imágenes del encuentro secreto entre el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez. Según el alto tribunal, esa decisión le corresponde tomarla al juez de Madrid que cerró el caso sin ver las cintas. Por ello, los jueces del Supremo le dicen que sea él quien cargue con la responsabilidad de eliminar la prueba si así lo considera.

En enero de 2020, Ábalos acudió por la noche hasta la terminal de vuelos privados de Barajas para reunirse en secreto dentro de un avión con la mandataria bolivariana, quien tiene prohibido pisar suelo de la UE por la violación de derechos humanos en su país. El ministro socialista primero optó por negar la cita y luego ofreció erráticas explicacionesNunca trascendió de qué hablaron ni algunos detalles del paso de ella tras pisar suelo español.

Lo que captaron las cámaras de videovigilancia del aeropuerto de Barajas tampoco ha trascendido a lo largo de todo este tiempo. Tanto el Tribunal Supremo como la Justicia madrileña descartaron que hubiese algún indicio de ilegalidad en la actuación de Ábalos o el personal de las fuerzas de seguridad. Una vez archivado el caso, queda decidir qué hacer con esas cintas. Han permanecido todo este tiempo bajo el recaudo de AENA por orden de los tribunales, impidiendo así su destrucción automática pasado un tiempo por protección de datos.

Exclusiva incumbencia del juzgado

El Tribunal Supremo dice ahora que “el contenido de esas cintas, las razones ponderadas en su día para acordar su retención y, en su caso, la decisión sobre la conveniencia de su visionado son de la exclusiva incumbencia del juzgado al que se dirige el presente oficio”, dice la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo al Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid en un escrito al que ha tenido acceso El Confidencial.

Ábalos deniega sus vídeos con Delcy y alega riesgo para la seguridad nacional

Hace semanas, el titular de este juzgado madrileño, el magistrado Antonio Serrano Arnal, emitió una providencia con la que pretendía dar carpetazo definitivo al caso Delcy. Consultaba al Supremo qué hacer con las cintas y avanzaba no tener inconveniente por su parte en que se destruyeran. Se da la circunstancia de que la decisión de poner a salvo las imágenes la adoptó un tercer juzgado —el número 7— que estaba de guardia cuando se presentó la primera querella del caso.

El encuentro entre Ábalos y Delcy Rodríguez, desvelado por ‘Vozpópuli’, se consideró un escándalo y hasta cuatro partidos acudieron a los tribunales para denunciarlo. El Tribunal Supremo estudió el caso por la condición de aforado de Ábalos mientras que el juez madrileño se encargó de la actuación del personal del aeropuerto. Se pedían condenas por prevaricación o tráfico de influencias.

Versiones opuestas

Tanto el alto tribunal como la Justicia madrileña archivaron todas las querellas, aunque mostraron versiones opuestas para describir lo sucedido. El juez de instrucción consideró que Delcy Rodríguez no llegó a pisar suelo español al permanecer todo el tiempo de su estancia en una zona de tránsito antes de volar horas después de su aterrizaje en otro avión con destino a Doha (Qatar). El Supremo rechazó esta tesis y dio por probado que la mandataria pisó suelo europeo pese a la prohibición. No obstante, consideró que la actuación de Ábalos fue, si acaso, merecedora de un reproche político, pero no penal. La Audiencia Provincial de Madrid confirmó el archivo, pero coincidió con la visión del Supremo.

Ambas decisiones se adoptaron sin visionar las cintas. Se basaron en el escrito de la Fiscalía —contraria a investigar los hechos—, en un informe elaborado por la propia Comisaría General de Extranjería y Fronteras o las querellas presentadas. La última novedad ha sido la petición que ha formulado Vox ante el Tribunal Constitucional. La formación recurrió en amparo el archivo del caso ante esta instancia judicial y la semana pasada le pidió expresamente que ordenase frenar la destrucción de las cintas.

Fuente: Alejandro Requeijo – El Confidencial

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios