Vox agita el fantasma de la moción y pide a Juanma Moreno adelantar las elecciones

El partido liderado por Santiago Abascal no descarta una posible moción de censura promovida por el PSOE en Andalucía y asegura que «bastaría con cinco diputados de Ciudadanos».

Vox agita el fantasma de la moción de censura en Andalucía y pide a Juanma Moreno adelantar las elecciones. La holgada victoria de Isabel Díaz Ayuso en Madrid ha derivado en un terremoto político a nivel nacional con réplicas en otras comunidades autónomas.

Los de Santiago Abascal insisten en que los resultados del 4-M no son extrapolables a España, ni tampoco a otros parlamentos como el andaluz. «Ayuso no es Casado y tampoco es Juanma Moreno«, comparan fuentes parlamentarias. Pero sí advierten que la debacle de Ciudadanos tendrá sus consecuencias y no descartan que varios de los diputados ‘naranjas’ puedan sucumbir a las «maniobras» de un PSOE-A en pleno proceso de primarias.

«Juanma Moreno habla de la fortaleza y estabilidad de su gobierno, pero lo cierto es que no tiene garantías. La coalición está formada junto a un partido en descomposición. Después de lo ocurrido en Murcia, Cataluña y Madrid no se puede hablar precisamente de estabilidad y fortaleza cuando se tiene al lado a Ciudadanos», alertan fuentes de Vox en Andalucía.

Cabe la posibilidad, dicen, de que la izquierda pueda sumar cinco de los 21 que tiene la formación naranja. Un discurso que Monasterio ya empleó cuando surgieron los primeros escollos entre Ayuso y Aguado. «El PSOE, en plena crisis interna, puede liderar la moción. Nadie tiene garantías de nada. Ahora mismo hay 21 diputados que se quedan sin partido, sin casa y sin cimientos. Y no se van a ir todos al PP», añaden.

Ahora mismo hay 21 diputados que se quedan sin partido, sin casa y sin cimientos. Y no se van a ir todos al PP

En Vox consideran que Moreno, al que no auguran una mayoría absoluta, debería «aprovechar» el viento de cola con una izquierda andaluza «sumida en las guerras internas» que ya empieza a hacer «movimientos». A la espera de que lo haga -extremo que aún no se ha confirmado-, el partido de Abascal se ha fijado como estrategia presionar para que se cumplan «cuanto antes» los acuerdos que firmaron cuando apoyaron la investidura del dirigente ‘popular’.

De agotarse la legislatura, las elecciones tendrían lugar en diciembre de 2022. «Tanto en un caso como en otro, están a la vuelta de la esquina», dicen en Vox. Para adelantarse a cualquiera de los dos escenarios ya han empezado a reorganizar su grupo parlamentario.

Alejandro Hernández, hasta ahora hombre fuerte de Abascal en Andalucía tras la salida del juez Francisco Serrano, ha sido relevado por Manuel Gavira, que hasta ahora formaba parte de la Mesa del Parlamento. Gavira fue el primer representante de Vox en ostentar un cargo institucional en una cámara y después fue elegido como presidente de la Comisión de Estudio sobre la Recuperación Económica y Social de Andalucía a causa de la pandemia del covid-19.

Vox se reorganiza en Andalucía

La formación asegura que el cambio era «previsible» y que no ha pillado a nadie «por sorpresa», pero lo cierto es que se produce justo después de las elecciones madrileñas. El partido se reorganiza y fuentes del Parlamento andaluz explican que «los 12 diputados que entraron no tenían experiencia política» y ven «lógico» que vayan ocupando posiciones donde sus perfiles puedan encajar mejor.

Renovarán caras, aunque el mensaje seguirá siendo el mismo que hace dos años les catapultó a irrumpir en la cámara andaluza. Según explican fuentes de la formación, hasta que no se convoquen las elecciones no comenzarán a confeccionar las listas. A falta de estructura territorial, Vox cuenta con ocho comités ejecutivos provinciales en Andalucía, que serán los encargados de elaborarlas y remitirlas a la dirección de Madrid. Asumen que el suyo «jamás» será un proyecto andaluz. «Vox es un proyecto nacional», defienden.

En Vox dicen que su espacio se agranda donde nunca había llegado la derecha: zonas rurales y barrios obreros

Las expectativas del partido pasan por crecer también en el sur. Pretenden hacerlo a costa del declive de Ciudadanos, el descontento hacia la izquierda y de un PP que, según vaticinan, no logrará mayoría absoluta. Al igual que ha ocurrido en otras regiones como Madrid, en Vox mantienen el discurso de que su espacio se agranda donde nunca antes ha llegado la derecha: zonas rurales y barrios obreros de las grandes ciudades.

«Nuestro trabajo no se circunscribe al PIN parental y a la inmigración, aunque eso sea lo que ocupa los titulares. Llevamos dos años dirigiéndonos a los ganaderos, agricultores y defendiendo su actividad, así como la caza, la pesca y la tauromaquia. Estamos hipermovilizados en las calles«, señalan fuentes parlamentarias de Vox en la comunidad gobernada por Moreno Bonilla.

Fuente: Marina Alías – VozPópuli

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios