Mediapro pide 230M a la SEPI con el socio chino desaparecido y sin Iglesias en el Gobierno

La situación de Mediapro es tan complicada que no puede hacer frente a sus deudas, mientras la dimisión del ex-vicepresidente del Ejecutivo lo aleja del rescate estatal.

Mediapro ha oficializado la petición de rescate al Gobierno a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) por los problemas financieros derivados del covid-19 y su elevada deuda. El grupo audiovisual dirigido por Tatxo Benet y Jaume Roures pide unos 230 millones de euros, vitales para evitar que los acreedores se queden la compañía ante la espantada del socio chino mayoritario.

Según aseguran fuentes próximas al grupo barcelonés, la situación de Mediapro es tan complicada que no puede hacer frente a los pagos del préstamo firmado en 2018 y mediante el cual se endeudó hasta en 920 millones de euros. Una operación que coincidió con la adquisición del 54% del capital por parte de Orient Hontai a mediados de 2018 por 1.016 millones de euros.

La evolución de Mediapro era tan positiva que el fondo chino, Roures y Benet (ambos con el 12,5% del capital) contrataron a Rothschild, Citi y Deustche Bank para salir a bolsa con una valoración de 3.000 millones. Pero la irrupción de la pandemia truncó los planes por la paralización de las grabaciones audiovisuales y las retransmisiones deportivas.

El pasado verano, como adelantó El Confidencial, Mediapro pidió un préstamo de 125 millones al Instituto de Crédito Oficial (ICO). Finalmente, el organismo estatal le concedió 55 millones y los accionistas aportaron otro tanto para sortear la crisis. Pero el grave problema con la liga francesa de fútbol, cuya competición renunció a pagar tras haber ganado los derechos de retransmisión en una subasta, llevó el grupo al borde del abismo.

Ahora, Mediapro, cuyos dos socios históricos simpatizan con la causa independentista en Cataluña, ha acudido al Estado ante una coyuntura que los acreedores califican de crítica. Según fuentes financieras, o la SEPI le da los 230 millones o la compañía pasará a manos de los bancos este verano. “No se trata de refinanciar”, es decir, alargar plazos y otorgar dispensas, sino “de reestructurar el capital“, explican.

El problema, según estas fuentes, es que Orient Hontai ya ha transmitido que no volverá a inyectar dinero a Mediapro tras la aportación de fondos propios del pasado verano. Roures y Benet sí están por la labor, pero sin la participación china el rescate no sería viable.

Roures ha perdido su principal contacto con el Gobierno de Pedro Sánchez tras la dimisión de Pablo Iglesias

Roures ha perdido su principal contacto con el Gobierno de Pedro Sánchez tras la dimisión de Pablo Iglesias. El ya exlíder de Podemos había mostrado en público su relación con el empresario audiovisual, como en aquella cena de 2017. Y en las últimas semanas se les ha vinculado acerca de un programa de televisión que podría presentar el exvicepresidente del Ejecutivo.

Sin Iglesias, fuentes del sector indican que Roures tiene más difícil conseguir el rescate de la SEPI por dos motivos. El primero, que el grupo tiene accionistas privados con recursos suficientes para volver a inyectar capital, además de la dificultad de demostrar que es una empresa estratégica. De hecho, la salida a bolsa la iba a hacer fuera de España. El segundo, que a Sánchez se le podría acusar de ayudar a unos empresarios afines al independentismo tras el caso de Plus Ultra.

Fuente: Agustín Marco – El Confidencial

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios