Abascal ataca a Casado mientras ‘mima’ a Ayuso tras las elecciones de Madrid

La cúpula de Vox confía en que el ‘soufflé’ del PP baje tras la victoria de Ayuso. La consideran “distinta” de Casado y tratan de marcar la diferencia. Insisten en que el resultado del 4-M no se debe interpretar en clave partidista.

Santiago Abascal pone contra las cuerdas a Pablo Casado mientras ‘mima’ a Isabel Díaz Ayuso tras las elecciones de Madrid. La campaña electoral arrancó con la estrategia de equiparar a la dirigente ‘popular’ madrileña con el presidente del PP. Una “mochila”, decían, de la que Ayuso no podría desprenderse fácilmente. Era una de sus bazas para aguantar el tipo en las urnas.

Pero a medida que la campaña fue avanzando y que los buenos resultados de candidata del PP se hacían cada vez más patentes, la cosa cambió. Sacaron a Ayuso del saco de Génova y, ahora, tras blindar su investidura como presidenta, no cierran la puerta a la posibilidad -si es que la hay- de entrar en el Ejecutivo. “A ver qué dice la señora Ayuso”, apuntaron el tándem Abascal-Monasterio en la rueda de prensa posterior al 4-M.

La cúpula de Vox confía en que el soufflé del Partido Popular baje tras las elecciones. En ese mismo encuentro con la prensa, el líder del partido reconoció que salieron a ganar y que les hubiese gustado sacar muchos más diputados.

Pero desde las filas de la formación sostienen que los 65 escaños obtenidos por Isabel Díaz Ayuso en Madrid nada tienen que ver con los que hubiese cosechado Casado en unas generales. “Parece que Casado y las siglas del PP no han concurrido a las elecciones aunque ayer sí lo celebraban en el balcón“, airea Abascal.

Un escaño más “pese” a la ‘Ayusomanía’

En todo caso, insisten en Vox, los resultados son “buenos para España” y su formación -que ha pasado de los 12 a los 13 diputados- ha crecido a pesar de la ‘Ayusomanía’. Espinosa de los Monteros se ha encargado de elaborar un análisis para constatar ese crecimiento en el llamado ‘cinturón rojo’ de Madrid y en otros distritos más alejados del centro como es el caso del barrio Salamanca.

Lo ha difundido a través de Twitter y rechaza la idea de que Ayuso les haya “robado” decenas de miles de votos. De ser así, plantea, ¿cómo es posible que Vox haya crecido en más de 40.000 votos?.

“Vox trae a la mesa muchos votos que el PP no ha tenido jamás, especialmente en los barrios trabajadores y localidades del cinturón industrial. Lo llevamos repitiendo tiempo, aunque parece que ‘los expertos’ de uno y otro lado no quieren creerlo”, concluye el portavoz del Grupo Parlamentario en el Congreso.

Según comentó en una entrevista reciente, “el PP tiene que elegir qué alma desea, la que encabeza el señor Casado y que se acerca al PSOE y busca el consenso socialdemócrata, o el alma que propone Díaz Ayuso y se parece más a lo que propone Vox”.

Dardos de Abascal a Casado

No son pocos los dardos que Abascal ha lanzado contra Casado con el ánimo de rebajar su euforia y marcar la diferencia entre su relación con la dirigente ‘popular’ madrileña y Génova. El discurso del dirigente ‘popular’ en la moción de censura contra Pedro Sánchez continúa haciendo mella en la relación política de ambas fuerzas. Le acusan de “equidistante”.

Tanto Abascal como el resto de miembros del partido no han dudado en felicitar a Ayuso “efusivamente y sin matices” , destacando la dificultad de una campaña electoral marcada por la polarización y crispación que, a su juicio, han promovido desde Moncloa y Unidas Podemos.

Sin embargo, salen en tromba cuando se trata de refutar las declaraciones de Casado. La misma noche electoral, su nombre salió a la palestra en Bambú, 12, el cuartel general de Vox. “Está nervioso. No está cómodo”, comentaban fuentes de Vox tras verle saludar en el balcón de Génova. Ya le tiraron de las orejas desde Colón, durante el cierre de campaña.

“La veleta azul”

Pretende ser, dijo, “la media entre Feijóo y Ayuso”. Y le pidió aclarar si quería ser el “Casado que ganó la convención del PP” o el Casado que rompió con Vox en la moción de censura. “Va cambiando de posición cada dos por tres“, criticó. “Va camino de convertirse en la veleta azul”, añadió ante los cientos de asistentes al acto en la misma plaza donde hace dos años se hicieron la famosa foto junto a Albert Rivera.

Según Abascal, tanto Casado como las siglas del PP han estado “escondidos” durante la campaña de Ayuso. “Parece que no han concurrido a las elecciones aunque ayer sí lo celebraban en el balcón. Queremos lanzarles un mensaje: es un profundo error interpretar este resultado en clave partidista y no en clave de alternativa. Vox no lo hizo en Cataluña y creemos que el PP cometería un error si lo hace en Madrid”, advirtió el pasado miércoles.

No estamos con la espina clavada en el hombro de la moción de censura, no tomamos ninguna represalia ante un Pablo Casado que dijo que no había nada que hacer con Vox

“Entendemos que le corresponde a Rocío Monasterio y a Isabel Díaz Ayuso hablar sobre cómo tendrá que gobernarse en Madrid en los próximos dos años. No estamos con la espina clavada en el hombro de la moción de censura, no tomamos ninguna represalia ante un Pablo Casado que dijo que no había nada que hacer con Vox. Hemos seguido siendo responsables y serios en Andalucía, en Castilla y León, en Murcia y en Madrid. Y vamos a seguir siéndolo. No necesitamos una llamada del señor Casado para tomar las decisiones que tomaremos en Madrid”, aclaró.

Desde las filas de Vox, insisten, Casado debe aclarar qué es para él ser alternativa. Si quiere ser alternativa a sus 52 diputados o si va a ser una alternativa a Pedro Sánchez.

A la gresca por el ‘voto útil’

Pero el asunto no queda ahí. El paso del dirigente del PP por canal Trece no ha servido para calmar las aguas. En una entrevista en El Cascabel, Casado apeló al “voto útil” al asegurar que “la división en el centro-derecha provoca que se merme muchísimo el número de votos”. Y puso como ejemplo provincias donde se reparten tres escaños, como la suya: Ávila. La dispersión del voto en Vox o Ciudadanos, explicó, provoca que Podemos logre escaño o el PSOE el segundo.

Abascal aprovechó una entrevista en Telecinco este viernes para acusar a Casado de lanzar “propaganda falsa contra Vox” y de “engañar” con su apelación al voto útil durante las elecciones. “Es su único argumento”, opina. En las elecciones de noviembre de 2019, PP, PSOE y Vox lograron un escaño cada uno.

“Podemos y debemos soportar cualquier crítica a Vox, pero no podemos y debemos tolerar la mentira como arma para confundir y asustar a los electores. Pablo, ésta es la verdad sobre tu provincia, verdad que desconoces u ocultas deliberadamente. Ni Ciudadanos ni Vox hicieron que Podemos sacase un escaño ni que el PSOE obtuviera el segundo en Ávila. El único voto útil es el que defiende la verdad siempre”, asegura Abascal.

El presidente de Vox ha querido agradecer “la mano tendida” de la presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid y candidata a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, que “es distinta”, dice, a la del dirigente de su partido.

Desde la cuenta oficial del partido en Twitter tachan de “mentiroso” y “trilero” a Casado. Y Abascal le ha bautizado como “el hombre que mintió sobre su propia provincia”. “Lo mismo piensa que para llegar a La Moncloa tiene que mentir más que Pedro Sánchez”, lanzan desde la formación.

El principal motivo de que gobierne Sánchez es Rajoy y los que son como Rajoy o peor, como Casado. Nunca votaremos a Casado un sector cada vez más grande del votante conservador. Jamás. Tómenlo como un juramento. Aunque no tuviera alternativa. Imagine teniendo una como Abascal”, ha sentenciado el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch.

Fuente: Marina Alías – VozPópuli

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios