Interior concluye que Pablo Iglesias corre más peligro que nadie: le mantendrá la escolta dos años más

Valorará retirar la protección a los candidatos en Madrid tras las elecciones, pero considera que la amenaza sobre el ex vicepresidente no desaparecerá aunque abandone la política.

El Ministerio del Interior ha dotado de escoltas individuales, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a los candidatos a las elecciones en Madrid. Pero en el caso de Pablo Iglesias, el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska ha concluido que deberá mantenerle el mismo sistema de protección policial tras el 4-M.

Ha decidido, en concreto, proporcionar a los seis cabezas de lista a la presidencia de la Comunidad un servicio multipersonal, con el fin de evitar que éstos fueran objeto de agresiones durante la campaña electoral.

Tras la cita con las urnas de este martes, explican en Interior, los especialistas en evaluación de riesgos de personalidades públicas realizarán una valoración para decidir si debe continuar o no la protección a estos dirigentes.

Pablo Iglesias corre un “grave riesgo”

Sin embargo, se tiene en cuenta que la figura de Pablo Iglesias genera animadversión y necesita una protección especial hasta en su propia casa, donde se producen numerosos escraches. Más aún si se tiene en cuenta la polarización que se ha vivido en esta campaña con el envío de cartas con balas en su interior a diversos dirigentes políticos.

Así, pese a cesar como vicepresidente segundo del Gobierno, el líder de Podemos mantendrá, durante al menos dos años, el fuerte dispositivo de seguridad que Policía y Guardia Civil desarrolla en su domicilio de la localidad madrileña de Galapagar y en sus desplazamientos, que incluye varios automóviles.

Así lo han acordado en los últimos días técnicos de Interior, responsables de realizar la evaluación de riesgos de personalidades públicas, que aseguran tener datos de que Pablo Iglesias corre un “grave riesgo” durante como mínimo ese periodo de tiempo, aunque decida abandonar la política tras el 4-M.

‘Los Pirrakas’: los violentos ‘bukaneros’ que salieron de San Diego, al servicio de Pablo Iglesias

Se mantendrá el dispositivo en Galapagar

Iglesias y la ministra de Igualdad, Irene Montero disponen, además de sus respectivos servicios de escolta para sus desplazamientos, de un fuerte dispositivo de seguridad en torno a su vivienda, formado por agentes de Policía, que realizan la vigilancia perimetral, y de la Guardia Civil, en los alrededores.

La Comisión de Coordinación de Servicios de Protección del Ministerio del Interior, que preside el secretario de Estado de Seguridad, tiene establecidos unos criterios de temporalidad para el mantenimiento de la protección de altos cargos cuando cesan en el puesto.

En el caso de los presidentes del Gobierno, es a perpetuidad; y en el de los vicepresidentes, de cuatro años, revisables a los dos para evaluar las circunstancias de riesgo y otros parámetros.

De la citada comisión forman parte, entre otros, el director del Gabinete de Coordinación y Estudios; el comisario general de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional y el jefe de Estado Mayor de la Guardia Civil.

La seguridad no está sujeta a criterios políticos

Fuentes del Ministerio del Interior explican a ECD que el diseño de los protocolos de seguridad y el servicio de protección personal con escoltas está sujeto a las valoraciones técnico-policiales que se van actualizando, en función de los riesgos que puedan darse.

En ningún caso, insisten, la seguridad de las personas está sujeta a criterios políticos. “El trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es igual, ponen el mismo empeño: la seguridad está por encima de todo”, zanjan.

Fuente: J.A.F. – El Confidencial Digital

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios