Sánchez rebaja su presencia en campaña para no desgastarse ante una caída de Gabilondo

El candidato socialista a la presidencia de la Comunidad de Madrid ha estado incómodo con la estrategia y los sucesivos vaivenes.

De la hiperexposición de la precampaña y arranque de la campaña, el presidente del Gobierno ha pasado a un discreto segundo plano. Eso no quiere decir que esté ausente este fin domingo en el último mitin antes de la jornada de reflexión, el lunes, pero ha modulado su presencia pública. Poco queda de ese Pedro Sánchez que compareció inusualmente en dos ruedas de prensa tras sendos Consejo de Ministros para explicar, primero, el plan de vacunación y anunciar que en agosto habrá 33 millones de españoles inoculados y, más tarde, el de Recuperación y de Resiliencia, que no se aprobó hasta el martes de esta semana.

Tampoco queda mucho de ese discurso encendido contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso -que buscó el cuerpo a cuerpo con él- hasta el punto de dejar a su propio candidato, Ángel Gabilondo, el papel de actor secundario. Así, los cambios evidentes de estrategia y los sondeos cada vez más menguantes, han estado acompañados de una progresiva retirada del foco de Sánchez.

Moncloa rebaja la trascendencia del 4-M

La decisión del jefe del Ejecutivo de ponerse de perfil responde a dos motivos. El principal, de índole «profiláctica», esto es, no verse salpicado por una posible debacle del socialista al que castigan las encuestas, hasta el punto de situar a Más Madrid no muy lejos de las siglas del puño y la rosa. El segundo, el fuerte sentimiento anti-sanchista de amplios sectores de la sociedad madrileña que no le perciben, precisamente, como representante de la izquierda moderada o de centro-izquierda, como sí puede representar Gabilondo.

Por eso, Moncloa, que al principio se tomó los comicios como una especie de primera vuelta de las generales aprovechando sus buenos resultados en Cataluña, rebaja las expectativas. Admiten en el Gobierno que su intención era emular «el efecto Illa», que aunque no puede gobernar, ganó las elecciones a la Generalitat. Y subidos a esa estela vieron una oportunidad en esta cita extemporánea.

Gabilondo ha estado incómodo con la estrategia y los sucesivos vaivenes

Los vaivenes han provocado que Gabilondo no haya terminado de encontrar el tono en esta campaña. Fuentes de su entorno admiten la «incomodidad» que ha tenido no pocas veces llevándole a terrenos de confrontación en los que este profesor de Metafísica no encontraba «encaje». Pero ha sido mutuo, porque Moncloa se le ha afeado a él o a su equipo en varias ocasiones no seguir las directrices que le marcaban desde la dirección de gabinete de Sánchez.

Este jueves, en «Las mañanas de RNE» y ante la pregunta de qué hará si no llega a ser presidente autonómico respondió con cierta ironía que «como soy mayor no tengo que ir previendo futuros, pero yo estoy donde estoy y estoy entregado a lo que estoy: Quiero ser presidente de la Comunidad de Madrid.

Ahora bien, y ahí está el matiz, «también digo que si la vida me presenta otro desafío, tiene que ser en el servicio público, con dimensión social. Yo a estas alturas de mi vida es lo único que sé hacer y lo único que me interesa», y aunque sus palabras apuntaban al cargo de Defensor del Pueblo, -que ahora se le está poniendo más cuesta arriba-,negó tener otro desafío en el radar salvo ser presidente autonómico.

A pesar de que se apoyan en que los más de 600.000 indecisos pueden acabar dando una sorpresa, -que, de momento, sólo ven los sondeos del CIS, al menos, los públicos, que de los otros nada se sabe- Sánchez no quiere correr con el coste de un fracaso socialista, ser al que culpabilicen de un mal resultado si elevaba su nivel de implicación.

Este domingo participará con Gabilondo en el mitin de cierre

Y aunque este domingo participará junto a su candidato en el mitin de cierre de campaña, ha mantenido una actividad más institucional, sin tanto perfil público. Estos días ha visitado la fábrica de Janssen en Toledo, clausurado la asamblea General de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (Cepes) o participando en la Cumbre de líderes sobre el Clima, convocada por el presidente estadounidense, Joe Biden.

Su última intervención en la refriega electoral tuvo lugar el pasado domingo en Getafe. Desde entonces, ha escrito varios tuits para condenar las amenazas de muerte que han recibido, entre otros, los candidatos a la presidencia de la Comunidad de Madrid Pablo Iglesias, primero, e Isabel Díaz Ayuso, después. El martes 4, el Gobierno mantendrá su habitual reunión de Consejo de Ministros que irá acompañada de la preceptiva rueda de prensa posterior, eso sí, «ajustada a lo que se aborde y apruebe el Consejo», puntualizan en Moncloa.

Fuente: Cristina de la Hoz – El Independiente

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios