El embajador en Caracas recibió al magnate de Plus Ultra cuatro días antes del rescate

Camilo Ibrahim estuvo el 5 de marzo en la residencia del diplomático Juan Fernández Trigo con otros empresarios afincados en Venezuela. El Consejo de Ministros aprobó la millonaria inyección el día 9.

Nuevo episodio en el polémico rescate de Plus Ultra. El máximo responsable de la embajada española en Venezuelael diplomático Juan Fernández Trigo, recibió el 5 de marzo en su residencia al magnate que está detrás de la aerolínea, Camilo Ibrahim Issa, junto a un grupo de empresarios que representan intereses españoles en el país sudamericano, según han desvelado en exclusiva fuentes diplomáticas a Vozpópuli. El encuentro ha sido confirmado por la Oficina de Información Diplomática (OID).

La reunión en Caracas se trató de un almuerzo de trabajo organizado por el consejero comercial de la embajada, Sergio Atance, y en dicho grupo de empresarios se encontraban representantes de compañías españolas con presencia en Venezuela como BBVA, Telefónica, Air Europa, Abanca o Inditex. «El señor Camilo Ibrahim asistió en representación de esta última«, precisó la OID.

El citado ágape en la residencia del encargado de negocios se produjo tan solo cuatro días antes de que el Consejo de Ministros aprobase el polémico rescate de Plus Ultra con una inyección de 53 millones de euros del llamado Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, dotado con 10.000 millones para compañías en dificultades financieras fruto de la pandemia del coronavirus.

Normalmente, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) da luz verde a expedientes como el de Plus Ultra una semana antes de que la decisión llegue al Consejo de Ministros para su aprobación definitiva, así que es probable que la entidad pública ya hubiese concluido la tramitación cuando Fernández Trigo e Ibrahim se vieron en la capital venezolana.

«En ningún momento se trató nada relacionado con la compañía Plus Ultra. El encuentro tuvo como objeto conocer la situación empresarial y económica de Venezuela, y se enmarca dentro de los contactos que tiene cualquier representante diplomático», aseguran desde el departamento de Arancha González Laya a este periódico sobre esta comida hasta ahora desconocida.

De hecho, insisten, la reunión con empresarios vinculados a compañías españolas fue «la segunda de carácter colectivo» que se organizó en la residencia desde que el diplomático tomó posesión como encargado de negocios en noviembre tras la salida del anterior embajador, Jesús Silva.

Los antecesores de Fernández Trigo nunca invitaron a Ibrahim pues tenían «malas referencias» del magnate que está detrás de Plus Ultra

Fernández Trigo no está acreditado como embajador ante el régimen de Nicolás Maduro, sino en calidad de encargado de negocios -un escalón inferior- pues el Gobierno de Pedro Sánchez no reconoce la validez de los últimos comicios presidenciales y parlamentarios en Venezuela. Caracas respondió con la misma moneda y retiró al que había sido su embajador en Madrid durante los últimos siete años, Mario Isea, para dejar al frente de la misión diplomática a su ‘número dos’, Mauricio Rodríguez Gelferstein.

Su presencia, una «sorpresa»

La presencia de Ibrahim en la residencia española causó «sorpresa» en algunos de los empresarios invitados, pues nunca antes había estado en la embajada o en la vivienda oficial del representante de España. En este sentido, fuentes empresariales recuerdan que los antecesores de Fernández Trigo nunca le invitaron a una reunión de estas características por las «malas referencias» que tenía la embajada de este magnate venezolano-libanés, al que Vozpópuli ha señalado como principal nexo entre Plus Ultra y altos cargos chavistas.

Si bien Ibrahim niega ahora cualquier vinculación con la aerolínea rescatada por el Gobierno español, las fuentes subrayan que la embajada conocía a este empresario como accionista mayoritario de Plus Ultra tras aportar 30 millones de dólares al capital de la sociedad fruto de su amistad con Rodolfo Reyes Rojas y Raif El Arigie Harbieque encabezan el entramado de la aerolínea con el 57% de las acciones.

Además, en verano hubo un vuelo directo de Plus Ultra entre Caracas y Beirut, capital del Líbano, tras la primera ola de coronavirus, en el que se repatrió a un importante número de personas de la comunidad venezolana-libanesa gracias a las gestiones personales de Ibrahim.

Phoenix, antes de Plus Ultra

La vinculación entre este empresario con Inditex se debe a que el primero acertó al abrir canales para que grandes multinacionales de la moda pudieran introducirse en Venezuela. Lo hizo a través de una sociedad denominada Phoenix. Gracias a ella, contactó con compañías en proceso de expansión por Latinoamérica. Entre ellas estaba el gigante español de la moda.

La compañía que dirige Amancio Ortega, presente en 202 países, entró en Venezuela gracias a la puerta que le abría Phoenix. Consciente de que era un mercado complicado, rehusó instalar sus propias tiendas en el país sudamericano.

Inditex suele tirar de franquiciados en destinos complicados: donde quiere probar suerte antes de echar raíces o donde prefiere limitar al máximo los riesgos. Venezuela se encuadra en el segundo supuesto, de ahí que optase por la fórmula de la franquicia. El siguiente paso fue sellar un contrato con el grupo Phoenix que lidera Ibrahim.

Fuente: Antonio Rodríguez – VozPópuli

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios