Sánchez indignado con Iglesias

No hace falta ser un adivino ni tener un topo en La Moncloa para saber qué Pedro Sánchez está indignado con el esperpento de Iglesias en la SER que ha dinamitado el guión que los estrategas de Moncloa habían diseñado para intentar la victoria de la izquierda en Madrid, con el debate coordinado en Telemadrid y la encuesta ‘orientada’ por Tezanos en el CIS.

Porque uno de los puntos claves de la estrategia era el no prestar mucha atención a Vox para que el partido de Abascal permaneciera en bajo perfil y sus escaños no fueran suficientes para completar la mayoría de los 69 que permitan a Ayuso volver a gobernar, siempre y cuando Cs no consiga entrar en la Asamblea de Madrid.

Pero hete aquí que Iglesias, tras el debate de Telemadrid, vio que Podemos se desmorona en la izquierda radical en beneficio de Más Madrid y que el partido de Errejón y Monica García, sube como la espuma y ello puede tener un impacto negativo nacional para Podemos, donde Iglesias ha anunciado que dejará el liderazgo en manos de la novata Yolanda Díaz.

Y ha sido con estos argumentos, y aprovechando el incidente de las cartas amenazantes -cuya investigación Marlaska debe hacer pública antes de la jornada electoral- con los que Iglesias organizó la bronca con Monasterio en el debate de la SER.

A sabiendas Iglesias que semejante espectáculo solo beneficiaba a los dos, a UP y Vox, y puede que también al PP porque se han acabado los debates y porque Vox va a tener diputados suficientes para completar la mayoría del gobierno de Atuso.

Y todo ello después de que Gabilondo, por orden de Moncloa, rectificara su veto inicial a Sánchez para luego tenderle la mano y ofrecerle entrar en su poco probable gobierno de la izquierda madrileña.

En el PSOE se justifican diciendo que el posible ascenso de Vox obligará a Ayuso a meter a Monasterio en el Gobierno, lo que dañaría las expectativas de Casado en unas futuras elecciones generales.

Pero cada cosa a su tiempo. Primero hay que ver qué ocurre con Cs y si se confirma la victoria de la derecha en Madrid. Y luego habrá que esperar al posible pacto del PP con Vox, con o sin la presencia de Monasterio en el gobierno de la Puerta del Sol. Y, finalmente, habrá esperar a que se convoquen las próximas elecciones generales que no se celebrarán antes del otoño de 2022.

El tiempo pasa inexorable y, de momento, quedan nueve días para que se abran las urnas en Madrid. Pero todavía pueden pasar muchas cosas como lo acabamos de ver en el sainete que montó Iglesias en la cadena SER.

Como falta por ver qué ocurre con los votos de Cs, con los indecisos y con los niveles de participación el próximo día 4. Pero de momento ya sabemos que Iglesias ha promocionado a Vox para salvar a UP y ello, a buen seguro, habrá causado malestar en Moncloa y en Sánchez indignación.

A fin de cuentas la tensión entre Sánchez e Iglesias no es agua pasada sino una constante disputa política y personal. Un asunto recurrente que persiste entre los dos y en que ninguno ha dicho todavía su última palabra. Hasta el punto que si por un casual -poco probable- la izquierda ganará en Madrid Iglesias diría que ello fue posible gracias a él. Y a Monasterio que ha sido su necesaria compañera en el entremés teatral de la cadena SER.

Fuente: Pablo Sebastián – República

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios