La deuda del Estado rompe la barrera de los 25.000 euros por habitante

Solo en los cuatro primeros meses del año ha aumentado en más de 51.000 millones de euros y en los últimos doce meses, en 118.000 millones.

El Tesoro Público terminó el pasado jueves las emisiones de deuda del Estado correspondientes al mes de abril, con la colocación en el mercado de 5.254 millones de euros entre bonos a tres años y obligaciones a seis y diez años. Finalizado el primer cuatrimestre del año a efectos del Tesoro, la deuda pública en circulación emitida por el Estado supera los 1,185 billones de euros, lo que equivale a traspasar la frontera de los 25.000 euros por habitante, por primera vez en el pasado reciente, una cifra superior al PIB per cápita o al salario bruto anual de un ciudadano español.

A 31 de diciembre de 2019, la deuda del Estado ascendía a 1,023 billones para una población de 47,1 millones de habitantes, lo que equivale a hablar de 21.733 euros por residente. A finales del pasado año, la deuda subió a 23.953 euros per cápita y cuando finalice el presente mes de abril, a 25.040 euros, teniendo ya en cuenta el nuevo padrón que acaba de publicar el INE y que sitúa la población residente en 47.344.649 millones a 1 de enero de 2021.

La deuda en el mes de abril ha subido a 1,185 billones de euros, justamente la mitad que todo el ahorro financiero que las familias españolas atesoraban a cierre del pasado año: 2.347.141 millones, según Inverco. Esta cifra incluye el dinero en efectivo, en cuentas corrientes y depósitos a plazo, el valor de mercado de las acciones en sociedades cotizadas y no cotizadas que poseen, de los fondos de inversión y de pensiones y de los seguros suscritos. Solo en el mes de abril, el Tesoro ha realizado emisiones de deuda del Estado por valor de 17.456 millones de euros. Como quiera que el 60% de esa cantidad, aproximadamente, está destinada a refinanciar deudas ya contraídas a costes más altos, el incremento neto se quedará en abril en los 7.100 millones.

La constante apelación al endeudamiento por parte de la Administración Central y las restantes administraciones públicas (comunidades autónomas, corporaciones locales y Seguridad Social) llevó la deuda conjunta de las administraciones públicas al finalizar febrero de este año hasta los 1,367 billones de euros (28.872 euros por habitante), casi un 122% del Producto Interior Bruto, según los últimos datos publicados por el Banco de España. La riqueza nacional generada en 2020 a precios de mercado ascendió a 1,121 billones, en un año muy difícil también desde el punto de vista económico, de acuerdo con el dato que dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística.

Calviño hace caja para pagar el ‘España puede’ y dispara la deuda a 1,36 billones (nuevo máximo histórico)

Deuda pública conjunta

Dijo John Adams, segundo presidente de Estados Unidos entre 1797 y 1801: “hay dos formas de conquistar y esclavizar una nación; una es con la espada; otra, con la deuda”. Hoy, más de 200 años después, puede que las palabras del que fuera también primer vicepresidente de la nación con George Washington cobren un significado especial.

Sirva como referencia que, en 2009, después de que estallara la crisis financiera internacional que arrastró a la quiebra a Lehman Brothers y sumió al conjunto de las economía mundial en una situación desconocida desde el crack de octubre de 1929, la deuda del conjunto de las administraciones públicas estaba en el 53,3% del PIB y que un año después representaba exactamente la mitad que hoy.

A cierre del pasado mes de marzo, la deuda en circulación del Estado se elevaba a 1.178.563 millones de euros (1,178 billones), después de haberse incrementado en el primer trimestre del año en nada menos que 44.315 millones, según la Dirección General del Tesoro. Esta última cifra es un 27,67% superior a la registrada en el primer trimestre del pasado año (34.286 millones) y superior al aumento de todo el año 2018 o 2019. Entre marzo de 2021 y marzo de 2020, el aumento ha sido de 120.517 millones, un 11,4%. Con los datos de abril, la deuda del Estado se situará en el entorno de los 1,185 billones, el incremento desde diciembre de 2020, en más de 51.000 millones, y el interanual, en casi 118.000 millones.

En 2009, después de estallar la crisis financiera internacional, la deuda del conjunto de las administraciones públicas estaba en el 53,3% del PIB y un año después representaba exactamente la mitad que hoy

El 44% de la deuda del Estado se concentra en manos de inversores extranjeros, a pesar de que el porcentaje ha sufrido una disminución de cinco puntos porcentuales desde marzo de 2020. Los otros dos principales tenedores de deuda española son el Banco de España, con el 28,26%, y las entidades bancarias españolas, con el 14,78%. El resto, algo menos del 13%, se reparte, fundamentalmente, entre compañías aseguradoras, fondos de inversión y fondos de pensiones.

La última subasta de bonos y obligaciones del Estado del mes de abril se llevó a cabo el pasado el jueves. En ella, el Estado colocó entre los inversores un total de 5.254 millones de euros en bonos a tres años y obligaciones a seis y diez años. La demanda fue 2,2 veces superior a la oferta, lo que demuestra que los mercados mantienen el interés por los títulos de renta fija del Estado español. Los inversores realizaron peticiones que no pudieron ser atendidas por importe de 11.600 millones.

De acuerdo con los datos del Tesoro, más de las dos terceras partes de la deuda del Estado en circulación está colocada en emisiones a más de diez años de vencimiento. Exactamente, suponían a finales del mes de marzo 797.265 millones de euros, un 67,64% del total, un porcentaje que ha sufrido mínimas alteraciones en estos últimos años.

La deuda (sólo del Estado) con la que un español vendrá al mundo mañana supera los 25.000 euros. En 2009, un año después de la crisis de las hipotecas “subprime”, era de 10.188 euros, y en 2016, de 19.139 euros. En apenas cinco años ha aumentado un 30,6%, mientras la “riqueza estadística”, el PIB per cápita, se ha reducido en ese mismo periodo en 291 euros, un 1,21%. Con los datos de la última encuesta trimestral de coste laboral del INE, el salario medio bruto de un español era a finales de 2020 de 24.736 euros, mientras el mediano supera por poco los 21.000 euros.

Fuente: Jesús Martín – VozPópuli

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios