La grabación que desmiente a Delgado: Garzón sí dio instrucciones al abogado de un imputado del “caso Villarejo”

La fiscal general del Estado rechazó abstenerse en una votación del Consejo Fiscal en la que se decidía sobre la continuidad de uno de los fiscales de la causa, al asegurar que su pareja “no ejerce defensa de persona alguna” en el procedimiento.

La declaración del comisario jubilado Enrique García Castaño, alias ‘El Gordo’, tras ser detenido por orden del juez Diego de Egea, el anterior instructor del “caso Villarejo” muestra que el director del despacho de abogados Ilocad, Baltasar Garzón, sí tomó decisiones en el procedimiento. Esto contradice la versión que dio la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, para justificar que no se abstuvo en una votación en la que se decidía la continuidad del fiscal Ignacio Stampa en Anticorrupción, y por tanto en la acusación del procedimiento contra el comisario jubilado.

García Castaño, uno de los presuntos integrantes de lo que la Fiscalía Anticorrupción denomina un “clan policial mafioso” liderado por el comisario jubilado José Manuel Villarejo, fue detenido en 2018 por orden del Ministerio Fiscal. Y en su declaración ante el magistrado rechazó, por orden de Garzón, responder a las preguntas que le hacía el fiscal Miguel Serrano, quien junto a Ignacio Stampa iniciaron el denominado “caso Tándem” o “caso Villarejo”.

En concreto la declaración, que se celebró el 13 de julio de 2018 tras la detención de Enrique García Castaño, defendido por un letrado del despacho que dirige Garzón, justificó la decisión de este comisario jubilado de no responder a las preguntas del Ministerio Fiscal porque había sido decidido por su jefe en Ilocad: “No es una decisión de García Castaño, tiene toda la disposición a colaborar con los fiscales, pero ya fue a colaborar con los señores fiscales y no quisieron su colaboración, y semanas después se le detuvo en una detención que consideramos irregular, y la decisión no es ni siquiera mía, es del director de nuestro despacho que no quiere que se articule a día de hoy ninguna respuesta a preguntas del Ministerio Fiscal por la mala fe que se demostró por no querer tomarle declaración en su momento”, reconoció el letrado, que fue interrumpido por el magistrado, que no quería entrar “en esta cuestión”.

 

El Supremo da el primer paso para investigar a Delgado por la regularización fiscal del Rey

La grabación de la declaración de García Castaño contradice la versión que dio la fiscal general del Estado en una entrevista concedida a “El País”, en la que tras ser preguntada sobre si debía haberse abstenido en el Consejo Fiscal en el que se decidía sobre la continuidad de los fiscales Ignacio Stampa y Miguel Serrano en la acusación del “caso Villarejo” aseguró que su pareja, en referencia a Baltasar Garzón, “no ejerce defensa de persona alguna en la causa por la que se pregunta”, por lo que consideraba que “no existe, ni siquiera remotamente, causa alguna de abstención ni apariencia que la motive”.

En el mismo sentido, Garzón siempre ha relatado que él no está personado en la causa, y que los abogados de su despacho siempre actúan de forma autónoma e independiente en el procedimiento, en el que defienden al mencionado García Castaño, pero también al ex director adjunto operativo de la Policía Eugenio Pino.

Acta del registro de la vivienda de García Castaño en la que se asegura que el comisario habló con Baltasar Garzón en calidad de abogado
Acta del registro de la vivienda de García Castaño en la que se asegura que el comisario habló con Baltasar Garzón en calidad de abogadoLA RAZÓN/

Tal y como adelantó “Vozpópuli”, la Fiscalía Anticorrupción interrogó de manera insistente al ex jefe de la Policía Eugenio Pino sobre cuál era el conocimiento que tenía su abogado Baltasar Garzón acerca del “caso Kitchen” cuando todavía estaba bajo secreto de sumario en la Audiencia Nacional. Los investigadores basan sus dudas en torno a los mensajes que el mando policial se cruzaba con el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, también investigado. Pino negó que hablase de este asunto con el ex juez, pero no supo explicar uno de sus comentarios que decía “Garzón habemus” a modo de escudo protector.

No hablaba con Garzón

En su interrogatorio, Pino matizó que él no hablaba con Garzón ya que no es su abogado directo. El letrado que le asistía en la causa era también un miembro del despacho de abogados que fundó el ex juez tras ser expulsado de la carrera judicial.

Además, otros documentos ponen de manifiesto la supuesta participación de Garzón en la defensa de varios imputados en el “caso Villarejo”. En un escrito de 26 de julio de 2018, dirigido por un letrado del despacho Ilocad al juez, se reconoce que durante la declaración “Garzón habló, en calidad de abogado con García Castaño […] en el marco de la asistencia letrada”, ya que es “el director del despacho legal que lo representaba”.

En otro recurso dirigido al magistrado De Egea el 17 de septiembre de 2018, el letrado explica que durante la detención, Garzón, director de sus despacho, le llamó por teléfono y este “le pasó el teléfono a nuestro defendido en estrictos términos de la comunicación abogado-cliente”.

Ministra de Justicia

En julio de 2018 Dolores Delgado no era fiscal general del Estado, cargo que ostenta en la actualidad, sino ministra de Justicia del Gobierno del PSOE. Su nombramiento como máxima responsable del Ministerio Público provocó la fractura del Poder Judicial, ya que contó con 12 votos a favor y siete vocales en contra, que consideraron que no cumplía “con el requisito de la imparcialidad que la asunción de tan alta responsabilidad implica”.

La investigación sobre García Castaño, por la que fue arrestado, se llevó inicialmente en un procedimiento diferente del “caso Tándem”, del que pasó a formar parte meses después tras reclamarlo los fiscales Anticorrupción, que según las fuentes consultadas denominaron su investigación como “Tándem” en referencia a la actuación conjunta de José Manuel Villarejo y a Enrique García Castaño.

Por su parte, el fiscal Ignacio Stampa envió hace dos semanas una carta a la Asociación de Fiscales en la desvelaba las supuestas ‘maniobras’ cometidas por Delgado, que habrían provocado que los vocales del Consejo Fiscal no le apoyaran para que continuara en Anticorrupción, y por tanto como uno de los dos fiscales del “caso Villarejo”.

“No fueron informados”

En la misiva Stampa afirma que los integrantes del Consejo Fiscal que debía decidir sobre su continuidad, “no fueron informados en momento alguno […] de que las Diligencias de Investigación penal [por las que estaba investigado] también estaban archivadas por el órgano competente, [por el teniente fiscal Carlos Ruiz Alegría] e incluso que lo habían sido en dos ocasiones, los días 5 y 23 de octubre de 2020”.

En el sumario del ‘Caso Tándem’ se incluye la grabación de una conversación que Garzón mantuvo el 6 de febrero de 2017 con Villarejo en la que el ex magistrado alude al mando policial en términos de “amigo”.

En esa conversación Garzón y Villarejo conciertan una cita, esa misma tarde, que el ex comisario reflejó en una agenda, cuya anotación manuscrita aparece en un informe policial contenido en el sumario de la pieza separada denominada “Pit”.

Negaron vínculos con Villarejo

En otras grabaciones, Villarejo alude a su amistad con Garzón y con Dolores Delgado, según especifica el sumario, para convencer a varios de sus clientes de sus influencias en la Audiencia Nacional. Tanto Garzón como Delgado han negado haber colaborado en ningún negocio con Villarejo.

LA RAZÓN se ha puesto en contacto con el despacho de abogados Ilocad, que trabaja en la defensa de Enrique García Castaño. A la pregunta de si el director del despacho, Baltasar Garzón, ha actuado en el procedimiento, una portavoz del bufete ha asegurado que “no es él quien lleva ni ha llevado la causa”.

Fuente: Tono Calleja – La Razón

Comparte esta página: