Por qué se está presionando para que la pandemia sea «permanente”

Atacar nuestra libertad no es la única característica que tienen en común estas narrativas de crisis.

Un año después de que los estadounidenses recibieran la orden de cerrar la sociedad durante «dos semanas para aplanar la curva», el columnista de Bloomberg Andreas Kluth advirtió: «Debemos empezar a planificar para una pandemia permanente».

Debido a que las nuevas variantes del SARS-COV-2 son resistentes a las vacunas existentes, dice Kluth, y a que las compañías farmacéuticas nunca podrán desarrollar nuevas vacunas lo suficientemente rápido como para seguir el ritmo, nunca podremos «volver a la normalidad».

«Volver a la normalidad» significa recuperar la relativa libertad que teníamos en nuestras ya sobre-rreguladas vidas antes del COVID-19. Esta es sólo la última de una larga serie de crisis que siempre parecen llevar a nuestros sabios gobernantes a la misma conclusión: simplemente ya no podemos permitirnos el lujo de la libertad.

COVID-19 ciertamente no fue el comienzo. A los estadounidenses se les dijo que «el mundo cambió» después del 11-S. Pilares básicos del sistema estadounidense, como la Cuarta y la Quinta Enmienda, eran demasiado anticuadas para hacer frente a la «nueva amenaza del terrorismo». La vigilancia sin orden judicial de nuestros registros telefónicos, del correo electrónico y finanzas y de los registros físicos de nuestras personas sin causa probable de delito se convirtieron en la norma. Unos pocos libertarios cívicos y con principios disintieron, pero el público en general lo acató sin protestar.

«Manténganos a salvo», le dijeron al gobierno, sin importar el costo en dólares o en libertad.

Tal vez al ver la buena disposición que tuvo la gente para inclinarse hacia la derecha política durante la «Guerra contra el Terror», provocó que los autoritarios de la izquierda aceleraran su propia guerra contra el «cambio climático». Antes sólo estaban interesados en aumentar significativamente los impuestos y regular fuertemente la industria, ahora desean prohibir todo tipo de cosas, incluyendo los viajes en aviónlos autos de gasolina e incluso comer carne.

Desde el COVID-19, sin embargo, incluso la libertad de reunirse y verse las caras puede ser prohibida permanentemente para ayudar al gobierno a «mantenernos seguros».

Atacar nuestra libertad no es la única característica que tienen en común estas narrativas de crisis. Comparten al menos otras dos: predicciones funestas que resultan ser falsas y soluciones propuestas que resultan ser ineficaces.

George W. Bush advirtió que Saddam Hussein tenía «armas de destrucción masiva» capaces de alcanzar la ciudad de Nueva York en 45 minutos. Creó el Departamento de Seguridad Nacional y la TSA para evitar, entre otras cosas, un «hongo nuclear» sobre una gran ciudad estadounidense.

Veinte años después, sabemos que no había armas de destrucción masiva en Irak, que la amenaza terrorista se exageró enormemente y que la TSA aún no ha capturado a ningún terrorista, ni siquiera a las dos personas que intentaron estallar explosivos ocultos en sus zapatos y ropa interior, respectivamente.

El único elemento disuasorio eficaz del terrorismo hasta ahora ha sido la política exterior relativamente más tranquila durante los cuatro años de la administración Trump, durante la cual cesaron las operaciones de cambio de régimen y prácticamente desaparecieron los grandes ataques terroristas en Estados Unidos.

Las predicciones de catástrofe ambiental han resultado igualmente falsas. Puede que los más jóvenes no recuerden que a principios de la década de 1970, mucho antes de que naciera Alexandria Ocasio-Cortez, los ecologistas predecían catástrofes mundiales que posteriormente no se materializaron.

En 1989, Associated Press informó: «Un alto funcionario medioambiental de la ONU dice que naciones enteras podrían ser borradas de la faz de la Tierra por la subida del nivel del mar si la tendencia al calentamiento global no se invierte para el año 2000″. El mismo funcionario predijo que la temperatura de la Tierra aumentaría entre 1 y 7 grados en los próximos 30 años.

Ocasio-Cortez es famosa por haber predicho en 2019: «El mundo se va a acabar en 12 años si no abordamos el cambio climático». Pero Al Gore había advertido en 2006 que «a menos que se tomen medidas drásticas para reducir los gases de efecto invernadero en los próximos 10 años, el mundo llegará a un punto de no retorno». Entonces, ¿no es demasiado tarde de todos modos?

Al igual que la guerra contra el terrorismo, la guerra contra el cambio climático nos pide que renunciemos a nuestra libertad a cambio de soluciones que no funcionan. Suponiendo que los defensores del cambio climático hayan diagnosticado el problema correctamente y no hayan exagerado la amenaza —supuestos enormes de por sí—, la aplicación de la solución que proponen no resolverá el problema, ni siquiera según sus propios criterios.

Sus defensores lo saben. Estados Unidos ya es líder mundial en la reducción de las emisiones de carbono sin las disposiciones draconianas del Green New Deal. Si se les escucha con atención, los defensores del Green New Deal proponen que Estados Unidos renuncie a lo que le queda de libertad y prosperidad sólo como ejemplo para las naciones en desarrollo, de las que suponen que renunciarán a los beneficios de la industrialización de los que ya disfrutan los países desarrollados por el esplendoroso ejemplo de un Estados Unidos encadenado y puesto de rodillas económicamente para «salvar la Tierra».

Qué casualidad.

El más reciente remake de esta película de terror es el COVID-19. Aunque es innegable que se trata de un patógeno grave que probablemente ha matado a más personas que incluso las peores epidemias de gripe de las últimas décadas (aunque esto es difícil de confirmar desde que los funcionarios de salud pública cambiaron la metodología para determinar una muerte causada por el virus), el gobierno y sus secuaces han logrado exagerar enormemente esta amenaza.

Ha desaparecido cualquier sentido de proporción cuando se habla del COVID-19. Sí, ciertamente es posible propagar el virus después de haber sido vacunado o haber adquirido la inmunidad natural. Pero, ¿hasta qué punto es probable? ¿Es más probable que la propagación de otros patógenos después de la inmunidad?

Si no es así, ¿por qué tratamos a las personas con inmunidad de forma diferente a como lo hemos hecho durante pandemias más peligrosas en el pasado? Del mismo modo, es posible que las personas asintomáticas propaguen el virus —un pilar clave del argumento del bloqueo— pero, de nuevo, ¿Qué probabilidad hay?

La teoría de que el COVID-19 puede ser propagado por personas asintomáticas se basó originalmente en el caso de una sola mujer que supuestamente infectó a otras cuatro personas sin presentar síntomas. Anthony Fauci dijo que este caso «deja de lado el cuestionamiento«.

El único problema era que nadie había preguntado a la mujer en cuestión si tenía síntomas en ese momento. Cuando resultó que sí los tenía, el estudio sobre ella se retractó. Un estudio posterior «no relacionó ningún caso de COVID-19 con portadores asintomáticos», y otro posterior concluyó que la transmisión de la enfermedad por portadores asintomáticos «no es un factor importante de propagación». Sin embargo, las políticas basadas en esta falsedad, como los cierres y la obligación de llevar mascarilla a las personas asintomáticas, siguen vigentes.

Y lo que es más importante, ninguna de las políticas de mitigación para el COVID-19 ordenadas por el gobierno funcionan. Ninguna revisión retrospectiva llevada a cabo con alguna apariencia de método científico ha encontrado una relación entre los cierres, los mandatos para las mascarillas o el distanciamiento social y la propagación del COVID-19. De hecho, el estudio más reciente sugiere que los encierros pueden haber aumentado las infecciones por COVID-19, además de todas las muertes adicionales, no relacionadas con el COVID-19, que han causado.

Una y otra vez, los autoritarios exageran las crisis para asustar al público y proponen soluciones que tienen dos cosas en común: exigen más de nuestra libertad y no funcionan. Siempre es todo dolor y nada de ganancia. Uno se pregunta cuántas repeticiones de este simulacro de crisis harán falta para que los ciudadanos del llamado «país de la libertad» piensen finalmente en preguntar:

¿Por qué la libertad es siempre el problema?

Fuente: Tom Mullen/FEE – PanAm Post

“Pasaporte COVID”: ¿Una directriz del Partido Comunista chino?

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios