Sombrío futuro…

El horizonte, cada vez más estrecho, de su porvenir le hará comprender que usted ya está caducado.  Perdone, pero usted es tonto de nacimiento, solo vive de recuerdos.

Los malvados  marxistas del «wake up» están controlando casi todos los gobiernos del llamado, con ofuscación tenaz y persistente, el Occidente;  mientras las élites tradicionales del socialismo caviar, despliegan su poderío económico entre las masas aborregadas, mostrando, además,  su lujoso, siniestro y desenfrenado modo de vida en los recónditos paraísos de la orgía.

La vida cotidiana, la gran aventura de crear, la existencia inevitable y necesaria en el mundo laboral, los negocios y los contactos indispensables que  generan las entrevistas; y hasta los festejos en lugares lejanos al hogar, pueden mantener amistades por mucho tiempo. Lo sé de buena tinta…

En cierto modo es posible, lo admito,  pero la distancia conduce velozmente al olvido, ese triste vocablo que casi siempre se sustenta en suspiros de amor que denotan celestiales deseos, angustia y pena.

Todo ello en un mar de lágrimas.

Pero cuando la filosofía te alcanza de lleno descubres que toda la gente que has conocido son casi nadie, comparados con las hormigas. Sé que es poco razonable tener demasiada razón, pero el hormiguero está repleto y algo muy malo se barrunta entre los poderosos plenipotenciarios encargados de negociar la nueva forma de vida.

Solo unos pocos en este mundo tienen conciencia de lo que significa la amistad y el tiempo. Es el rayo de las pasiones sublevadas lo que te parte en dos cuando te pilla la tormenta. Cuando un gobierno da tanto asco, la razón y la verdad permanecen muy a pesar de los corruptos.

Sí, amigos, el tiempo transcurre y la terrible oscuridad que ofrecen los políticos  nos impide ver que todo se mueve hacia los cruces de caminos más horrendos y peligrosos, porque es mucho el tiempo malgastado por esa jauría de perros que tiran de la gobernanza como si fuese una carrera a ninguna parte.

O quizás lo sabemos todo, incluso quién se quedó todo el dinero del tesoro público y llegó a la meta… El abismo del mal aparece ante nuestros ojos como el gran sufrimiento moral y físico de los ciudadanos decentes. El caso de los Estados Unidos, en la era Joe Biden, es aleccionador.

La gente lo mira desde lejos, observa a Washington sin saber que el próximo país será el suyo. Esto de simular pasiones que se calman es muy propio del continente americano donde las declamaciones llegan al extremo de la fatiga, y las sátiras contra el imperio caen pronto en el olvido.

Los insultos se vuelven siempre contra las perversas  sabandijas de los diseñadores de socialismos hechos a la medida… Pero la razón y la verdad siempre permanecen, muy a pesar de las masas sedientas de grotescos líderes que les lavará el bulbo raquídeo, ya que el cerebro y el cerebelo de un ignorante fanático, brilla siempre por su ausencia.

La conciencia de la libertad es el despliegue moral y ético de los ciudadanos, tanto españoles como estadounidenses,  con un cierto nivel en el decoro y la templanza que allanan el camino a la convicción, y concilian el aprecio.

Aunque ese saber sea espontáneo, y más o meno vago,  de una realidad que nos aplasta con la miseria, con la injusticia, con la maldad de la clase dominante y opresora enarbolando banderas de falsas revoluciones para majaderos del lumpen.

Los malos no se rinden ante la razón, aunque se demuestre que sale del corazón, porque se nota, desde hace siglos, que el malvado con su embaucadora cantinela socialista, siempre dice prestarse al diálogo cuando va perdiendo, cuando está en inferioridad.

El diálogo para un comunista no es otra cosa que su derecho a exponer sus aberrantes ideas y la obligación indiscutible de ser escuchado por el resto, por la gran mayoría, por todos los ciudadanos.

Memoria, atención y espera que siempre corresponden a pasado presente y futuro… La historia nos ha enseñado, desde la Grecia Antigua que el pájaro se defiende volando, quitándose de en medio, cambiando de aires…

Pero olvídate del pájaro porque hay que pelear por lo que es tuyo como un león; tienes que defenderte de los malvados con tu fuerza; como lo hace el toro cuando embiste con sus cuernos a los saqueadores de la nación; o si quieres,  ser sutil como lo hace la abeja con su aguijón; o inteligente y mortífero atacando a los farsantes bolivarianos como una víbora que muerde violentamente y descarga su veneno.

San Agustín, querido lector,  no estará del todo de tu parte ya que comprobó, hace mucho tiempo, que no vales un miserable pimiento en el concierto mundial… Así de lacónico;  y así le hizo saber  a Thomas Hobbes para que el filósofo inglés llegara a la conclusión de que solo se puede y se debe  gobernar a través del miedo y con otros ingredientes acompañantes como el terror, la amenaza desmedida, y violencia.

Está usted rodeado de mentiras orquestadas por asesinos ilustrados y de farsantes  multimillonarios que tienen un poder omnímodo controlando su existencia, robándole sus pertenencias.

La renovación periódica de revolucionarios de pacotilla le mostrará en todo su esplendor a los degenerados más nauseabundos, dándole a usted lecciones de no se sabe qué…

Como usted es del vulgo, o sea, de la chusma, no tiene por qué saber tanto y debe estar contento con lo que hay pues todo puede ir mucho peor.

Pero… ¿quid est veritas?  De eso no se preocupe, simplemente obedezca y reflexione sobre el abismo del mal como problema; observe la falsedad de los periódicos y de todo el entramado mediático; le advierten con bondad infinita que la violencia, la guerra y el caos, acabará contigo y con toda tu familia…

Así que mañana vamos a levantar el confinamiento… pero no debería olvidar nunca que la cuerda está preparada para invitarle que, usted mismo, se descuelgue y baje a los infiernos… Así no le echará la culpa a nadie, maldito infeliz… Tendrá cuerda suficiente no solo para bajar, sino que luego puede plantearse subir…

Pero piénselo bien, su idea del tiempo es tan absurda que ni siquiera sabe que le quedan tres afeitados. Tampoco sabe si le quedará energía para ascender a su antigua condición; así que actúe con cordura y quédese en el puñetero infierno para no tener más esa horrible visión del abismo…

Ya lo ha visto todo en el gran espectáculo de la gobernanza, le han quitado su negocio, le han quemado el coche, un delincuente peligroso ha dejado embarazada a la vecina, le han robado la moto a su hijo, a punta de navaja.

Los sacerdotes huyen despavoridos porque incendian todas la iglesias, los pederastas son maestros en la escuela primaria, las prisiones se han abierto y son los presos los que dirigen el tráfico…

¿El tráfico? ¿Pero el tráfico de qué?  El tráfico de todo… o acaso no comprende que son delincuentes criminales.

El horizonte, cada vez más estrecho, de su porvenir le hará comprender que usted ya está caducado.  Perdone, pero usted es tonto de nacimiento, solo vive de recuerdos.  Sí, los recuerdos embellecen la vida y además se cree usted un poeta recordando su vida intrascendente.

¿Nadie le ha explicado que solo el olvido hace más llevadera la vida?

Ande… muérase y no moleste…

No puede negar que su futuro es sombrío.

Artículo-opinión de Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)