Batalla campal en Vallecas tras un mitin de Vox boicoteado por radicales de izquierda

El partido de Abascal ha tenido que parar el acto en varias ocasiones y ha acusado al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de inacción ante la violencia de los manifestantes.

La puesta de largo de Vox en la campaña madrileña se ha visto empañada este miércoles por los insultos y el lanzamiento de objetos por parte de radicales a los militantes del partido de Santiago Abascal durante un mitin convocado en la conocida popularmente como ‘Plaza Roja’ de Vallecas. Antes de que comenzaran los discursos, la Policía Nacional ha intervenido para evitar enfrentamientos entre grupos de manifestantes que han derivado en una batalla campal entre los protestantes y los agentes antidisturbios.

Unos minutos después de la intervención de Abascal y Rocío Monasterio, candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, se han producido las primeras cargas policiales y detenciones. Abascal ha denunciado que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha permitido los insultos y el lanzamiento de objetos contra los militantes del partido que se han reunido esta plaza y le ha acusado de inacción. «Yo he recibido un botellazo», ha asegurado el presidente del partido.

La Policía Nacional carga contra unos manifestantes durante el acto de Vox en Vallecas / EFE.

Al grito de «fuera fascistas de nuestros barrios», un grupo de antifascistas que portaba banderas con símbolos comunistas y republicanas ha increpado a los militantes de Vox, que perfectamente identificados con petos han comenzado a llegar a la zona, blindada por la Policía. Testigos presenciales han observado cómo se ha lanzado algún pequeño objeto y algún líquido, sin que la tensión haya desembocado finalmente en ningún enfrentamiento físico entre los dos grupos gracias al dispositivo policial. Los militantes de Vox han respondido al grito de «Libertad, libertad» y «España».

Vecinos de Vallecas habían convocado dos concentraciones en contra del acto: una de colectivos antifascistas en la propia Plaza Roja y otra en la vecina plaza de Nica. Además, el distrito madrileño ha amanecido con carteles en contra de la formación. Vox ha denunciado ante la Delegación de Gobierno y la Junta Electoral Central la «amenaza de boicot» y ha exigido garantizar la celebración del acto sin impedimentos.

Por su parte, las agrupaciones en Vallecas de PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos han publicado un comunicado conjunto en el que llaman a «no caer en ninguna provocación de Vox» y evitar «cualquier conflicto» que dé «publicidad» a la formación, que a su juicio pretende instrumentalizar cualquier incidente. 

Asociaciones y grupos autodenominados antifascistas y anticapitalistas, así como el grupo ultra de seguidores del Rayo Vallecano, los Bukaneros, convocaron una concentración para rechazar la presencia de Vox en este distrito de la capital.

Los distintos llamamientos en las redes sociales se han sucedido a lo largo de este martes. «Los señoritos que nos llaman estercolero, que fomentan el odio por nuestro color de piel o nuestra sexualidad, vienen mañana al barrio que tanto odian… Necesitan salir un poco en la tele. Pero Vallekas (sic) es lo contrario a lo que representan», ha lanzado desde el colectivo de vecinos ‘Vallekas se Defiende‘.

«Esta gente llama chiringuitos a las despensas solidarias que llevan un año asegurando lo más básico para nuestra gente, arreglando con apoyo mutuo los desastres que sus políticas promueven. Generan odio hacia nuestra gente, hacia nuestros colectivos y hacia nuestras vecinas», consideran.

Campaña en el ‘cinturón rojo’

Vox ha defendido que ningún barrio madrileño es propiedad de nadie y han optado por hacer campaña en todas partes. «Ni de la izquierda, ni de la derecha. En Vallecas viven miles de esos madrileños traicionados por la izquierda», sentenció este lunes el eurodiputado Jorge Buxadé. Ya aseguró que el partido pretende ir «por todos los barrios de Madrid, de norte a su», y también «por ciudades y los pueblos de la sierra».

Uno de los objetivos de Abascal y Monasterio en la campaña de Madrid es «pintar de verde» el llamado cinturón rojo de la región. Los votos de grandes distritos y municipios como Alcalá de Henares, Móstoles, Alcorcón, Fuenlabrada y Getafe serán determinantes para dibujar la futura Asamblea.

En las filas de Vox consideran que tienen «más posibilidades» de ganar allí que el PP y se muestran convencidos de poder arañar votos a la izquierda. Como ejemplo, apuntan a las elecciones generales del 10-N de 2019. Según Vox, barrios como Vallecas han sido «abandonados por Pablo Iglesias y la izquierda». Y denuncian las «casas okupadas, atracos y violaciones y reyertas entre bandas de extranjeros».

Denuncias ante la JEC y la Delegación

La vicesecretaria jurídica de Vox ha presentado este jueves ante a Junta Electoral Central (JEC) y la Delegación de Gobierno de Madrid sendas denuncias contra «la banda de izquierda radical Bukaneros» por llamar a boicotear el acto de presentación de su candidata.

«Esta banda de extrema izquierda llama a ‘insultar, atacar y gritar a las personas presentes en el acto‘.  Se concentran con la intención de impedir la correcta realización del acto de precampaña intimidado a cualquier persona que quisiera participar en el mismo», resalta en su escrito.

El partido ha solicitado a las autoridades que «no exista impedimento alguno para que Vox pueda ejercer el derecho de libertad de expresión». De lo contrario, advierte Marta Castro, se vulnerarían los «derechos fundamentales de los candidatos y electores, reconocidos en la Constitución en sus artículos 10, 14, 16, 20, 21 y 22, relativos a la libertad política, libertad de expresión y derecho de reunión».

Fuente: Celia López – VozPópuli

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios