Los fallos del CIS desde 2018 premian un 4% a la izquierda y quitan el 3% a la derecha

El CIS pronostica un cara o cruz en Madrid, en contra de todas las encuestas, pero desde que llegó Tezanos los barómetros casi siempre han sobrevalorado a la izquierda y se han quedado cortos con el centro-derecha.

En las elecciones generales de abril de 2019, el barómetro del CIS que dirige José Félix Tezanos se acercó bastante a los resultados finales. Pronosticó que la suma de los partidos de izquierdas lograría un 43,1% de las papeletas, y se apuntó finalmente un 43%. Estimó que la derecha lograría un 42,7%, y logró un 42,9%. El instituto público, que Tezanos dirigía desde el verano anterior, clavó ese empate técnico que ahora augura también para el próximo 4 de mayo en la Comunidad de Madrid. Es el precedente al que acuden siempre los defensores del trabajo del CIS, aunque sea el único éxito rotundo de entre los 18 comicios autonómicos y generales que le ha tocado pronosticar desde que cambió la presidencia.

No es una sensación ni un prejuicio, sino una constante estadística: desde que Tezanos es presidente, los CIS preelectorales sobrevaloran a la izquierda e infravaloran a la derecha. En su debut al frente del instituto público, con las autonómicas de Andalucía en 2018, Tezanos se desvió 12,6 puntos del resultado final de la izquierda (56,7% en el barómetro frente al 44,1% final) y 9,5 del de la derecha (40,5% en su estimación, 50% en el resultado real de las urnas).

Igual que las generales de abril de 2019 fueron su gran éxito, las andaluzas de 2018 fueron su gran naufragio. Pero ha habido más exámenes, algunos aciertos y otros cuantos errores. Sin ir más lejos, las generales de noviembre de 2019 volvieron a poner contra las cuerdas el método del CIS: infló en 6,4 puntos a la izquierda respecto al resultado final e infraestimó en 6,1 puntos el desempeño de la derecha.

El patrón de fallo se repitió de forma casi homogénea en las autonómicas del 26 de mayo de 2019. En Madrid, por ejemplo. El barómetro preelectoral del CIS pronosticó que la izquierda ganaría las elecciones por casi 7 puntos de ventaja: 51,9% contra 45%. En realidad, la derecha ganó por casi tres puntos (47,6% contra 50,5%) e Isabel Díaz Ayuso fue presidenta.

El histórico del CIS

Este lunes, el último barómetro del CIS dibujó una situación de empate técnico en Madrid. Según el modelo de Tezanos, el PP ganaría las elecciones con el 39,2%, seguido del PSOE (25,3%), Más Madrid (14,8%), Podemos (8,7%), Vox (5,4%) y Ciudadanos (4,4%), que quedaría sin representación. Paridad casi total entre el bloque de la izquierda (48,8%) y el del centro-derecha (49%).

Es decir: la izquierda parte en 2021, según la óptica de Tezanos, desde una perspectiva infinitamente peor que la de 2019, cuando afrontaba la campaña con una ventaja de 7 puntos según el CIS y aun así terminó perdiendo. De hecho, el estudio del error promedio de los barómetros desde que es presidente, y el análisis del resto de encuestas publicadas, incita a pensar que, si su pronóstico es un empate, es posible a nivel estadístico que la derecha vaya más de 7 puntos por delante.

Desde que el CIS cambió de manos en el verano de 2018, sus barómetros han fallado por 4,39 puntos al alza, de media, en el caso de la izquierda. Sólo en un caso, las autonómicas de La Rioja de 2019, Tezanos infraestimó a este bloque en 1,5 puntos.

ELECCIONES FALLO HACIA LA IZQUIERDA FALLO HACIA LA DERECHA FALLO REGIONALISTAS/NACIONALISTAS
GENERALES ABRIL 2019 +0.1 -0.2  
GENERALES NOVIEMBRE 2019 +6.4 -6.1  
ANDALUCÍA 2018 +12.6 -9.5  
MADRID 2019 +4.3 -5.5  
CASTILLA Y LEÓN 2019 +5.9 -3.8  
MURCIA 2019 +6.1 -2.6  
ARAGÓN 2019 +4 -5.8 -1.5
ASTURIAS 2019 +6 -5.1  
BALEARES 2019 +1.1 -1.3 +1.4
CANARIAS 2019 +1.8 +6.3 -6.1
CANTABRIA 2019 +5.3 -2.4 -3.8
CASTILLA-LA MANCHA 2019 +0.2 -1.7  
EXTREMADURA 2019 +3.9 -2.8  
NAVARRA 2019 +8.1 -6.4 -3.7
LA RIOJA 2019 -1.5 -4.8 +2.8
GALICIA 2020 +3.4 -1.2 -7
PAÍS VASCO 2020 +8.6 -1.7 -6.5
CATALUÑA 2021 +2.7 +3.5 -8

Por el contrario, ha infraestimado a la derecha en 16 de sus 18 pronósticos, con una media de 3,03 puntos por debajo de su resultado final. Las excepciones en este caso son las autonómicas de las Islas Canarias, donde el CIS erró de forma muy clara en el reparto de votos entre PP y Coalición Canaria, y en las últimas elecciones en Cataluña, cuando el CIS benefició claramente a los partidos constitucionalistas y falló por ocho puntos el resultado de los independentistas.

Así, la suma combinada del fallo al alza en la estimación de la izquierda, y el fallo a la baja en el caso de la derecha, arroja una desviación media de 7,4 puntos entre el CIS y las urnas en cuanto a la distribución de votos entre bloques ideológicos.

De la encuesta a la orientación del voto: los gurús demoscópicos también juegan

El CIS, una rareza en las encuestas del 4-M

En el caso del último CIS relativos a las elecciones del 4 de mayo en Madrid, además, esa desviación arroja otra ‘curiosidad’ estadística. Si al 48,8% que Tezanos confiere a la suma de PSOE, Más Madrid y Podemos, se le resta el 4,39% de desviación media referido, el bloque obtendría un resultado del 44,42%. Se da la circunstancia de que el promedio de las últimas 10 encuestas publicadas respecto a estos comicios autonómicos (por SYM, Sigma Dos, Sociométrica, Celeste-Tel, Sociométrica, Invymark y Electomanía) otorga a estos partidos una media del…44,38%.

ENCUESTADORA BLOQUE IZQUIERDA BLOQUE CENTRO-DERECHA VENTAJA DE LA DERECHA
CIS 48.8 49 0.2
MEDIA 10 ÚLTIMAS ENCUESTAS 44.38 54.16 9.78
SYM 44.3 53.7 9.4
SOCIOMÉTRICA 43.4 55.9 12.5
SIGMA DOS 44.1 54.4 10.3
CELESTE TEL 45 54.3 9.3
NC REPORT 44.7 54.3 9.6
INVYMARK 44.2 54.5 10.3
ELECTOMANÍA 45.3 52.8 7.5
SOCIOMÉTRICA 42.1 55.6 13.5
SIGMA DOS 44.3 54.8 10.5
SYM 46.4 51.3 4.9

Porque la encuesta madrileña del CIS es una rareza absoluta dentro del histórico de sondeos de cara a las próximas elecciones autonómicas del 4 de mayo. De los últimos trabajos demoscópicos privados, todos confieren una ventaja clara al bloque de la derecha de casi 10 puntos. Y todos ponen a la suma de PP, Vox y Ciudadanos entre el 51,3% y el 55,9%, muy por encima del 49% del CIS. En el caso de la suma de PSOE, Más Madrid y Podemos, las encuestas privadas colocan al bloque entre el 42,1% y el 46,4%, lejos del 48,8% que vaticina Tezanos.

Sin embargo, sobre la encuesta del CIS de este lunes cuelgan otras dudas. La más clara es la relativa a la estimación de escaños, que Tezanos colocó en un sugerente empate a 68. Sin embargo, aplicando el método D’Hondt a los porcentajes reflejados en el propio barómetro, el resultado sería de 70 a 66 favorable a la izquierda. Más raro si cabe, si se compara con sus encuestas ‘hermanas’.

Los fallos del CIS desde 2018 premian un 4% a la izquierda y quitan el 3% a la derecha

Problemas para estimar a Vox

Más allá de eso, señalado de forma unánime como un error por los expertos, pero defendido por el propio Tezanos, el elemento más llamativo de la encuesta es que Vox se sitúa en el 5,4%, cerca de desaparecer de la Asamblea. El partido conservador quedaría devorado por Isabel Díaz Ayuso, con efectos contraproducentes para la presidenta: eliminaría a los otros dos partidos de su bloque del reparto de escaños y, probablemente, no podría gobernar.

Ahora bien, ninguna otra encuesta ha intuido un resultado tan bajo de la formación de Rocío Monasterio. Y el histórico del CIS con Vox es especialmente malo. De los 18 barómetros preelectorales analizados, Vox ha sido infraestimado en 14. En algunos casos de manera espectacular, como las andaluzas de 2018, cuando la irrupción del partido pilló por sorpresa a todo el mundo (el CIS le pronosticó un 3,2% y logró un 11%), pero también en otras citas más recientes.

Si se atiende a las autonómicas de 2019, Vox obtuvo en global un 41% más de papeletas que las que le estimó el CIS. Aunque el gran error en este sentido se produjo en las últimas elecciones generales, cuando Tezanos colocó al partido en el 7,9% y logró finalmente un 15,1%. Si se atiende a los antecedentes y al resto de encuestas publicadas, es lógico pensar que Vox está actualmente por encima del umbral del 5% para entrar en la Asamblea, de forma cómoda.

Las elecciones del próximo 4 de mayo volverán a poner a prueba la efectividad del CIS y sus predicciones, cada vez más alejadas de los consensos. Con todas las peculiaridades que le son propias al instituto público: trabaja con las muestras más grandes de todos los servicios demoscópicos, pero es la firma que más lejos de la fecha electoral publica sus conclusiones y la que menos puede reflejar los vaivenes de la campaña.

Fuente: Miguel Riaño – El Independiente

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios