Podemos revuelto por el patrimonio de Iglesias y Montero : crecen las sospechas de otra caja b

El dinero ahorrado por los líderes del partido levanta dudas sobre el pago de las donaciones. Algunos miembros de Podemos sospechan que existe otra caja b que sirve a la cúpula para enriquecerse.

La publicación en el BOE del patrimonio de todos los miembros del Ejecutivo, incluidos Pablo Iglesias e Irene Montero, ha revuelto por dentro el partido morado. Las cifras arrojan un ahorro neto de más de 100.000 euros cada uno, además del valor de la hipoteca que comparten de su vivienda y dos fondos de pensión que también generan mucha sorpresa y que elevan ese patrimonio por encima de los 300.000 euros. Las dudas que varios miembros de Podemos comparten es cómo pudieron ahorrar tanto con las donaciones y el sistema de sueldos limitados. Y crecen las sospechas sobre cajas b alternativas.

Los datos del BOE no podían publicarse en un momento peor. Con la campaña para las autonómicas de Madrid que acaba de arrancar, Iglesias deberá ahora enfrentarse a unos datos sobre su patrimonio que inevitablemente asustan a sus fieles más cercanos. “Estas cosas hacen mucho daño”, reconocen en Unidas Podemos, para comentar en caliente las cifras publicadas el pasado viernes. El temor, en concreto, es que estos datos puedan influir en la campaña electoral del 4 de mayo y decanten el voto del elector de “frontera” entre Más Madrid y Podemos.

Según el documento oficial, Iglesias y Montero tienen ahorros por más de 100.000 euros cada uno, además de otros centenares de miles de euros en bienes inmuebles (que incluyen la hipoteca del chalet de Galapagar) y otros 187.000 euros por fondos de pensión y seguro de vida. Figuran entre los miembros más ricos del Consejo de Ministros, y aunque en el entorno de Iglesias sostienen que estas cifras no responden a la realidad porque se contabiliza el valor del chalet de Galapagar, cuando todavía deben pagar la hipoteca, en el partido morado muchos fruncen el ceño.

Iglesias y Montero “han hecho negocio”

“Es cierto que la casa no es suya hasta que paguen la hipoteca, pero está claro que han hecho negocio con la política”, ataca un miembro del partido alejado durante una de las purgas que azotaron la formación desde 2017. “Los números cantan”, señala, y afirma que sin esa trayectoria política hubiera sido más difícil recibir el préstamo bancario para pagar el chalet.

En cuanto al ahorro, los miembros de Podemos destacan la cuantía declarada por Irene Montero. Según los datos del partido, en 2017 la número dos de Podemos declaraba unos 16.000 euros en varias cuentas bancarias. El aumento exponencial de esta cifra genera dudas, aunque recibió recientemente una herencia. Iglesias también tiene un ahorro parecido, pero en este caso el líder morado siempre ha apuntado a sus trabajos de entrevistador y a la publicación de libros.  

El ex hombre fuerte de Podemos en Madrid, Ramón Espinar, también ha difundido en las redes sociales sus reflexiones sobre los datos del BOE. “Nadie piensa que haya nada raro, por supuesto. Pero explicar estos incrementos patrimoniales en fundamental para poder exigir a los demás transparencia”. En opinión de Espinar el partido debe hacer un esfuerzo de “transparencia”: “Así que ofenderse mucho por pedirle a los nuestros que expliquen grandes incrementos de patrimonio es sectario y miope”, concluyó Espinar.

Otros miembros y dirigentes de Podemos consultados por este diario van más allá del exsecretario del partido en Madrid. Algunos se preguntan cómo puede incrementarse tanto el patrimonio de los líderes del partido si los estatutos obligan a cobrar un máximo de tres salarios mínimos mensuales y donar a la formación el excedente. Antes de la reforma del Gobierno (aprobada por Pedro Sánchez, con la presión de Podemos) la suma de tres salarios mínimos ascendía a poco más de 2.100 euros mensuales. Ahora supera los 2.700 euros, y según los miembros del partido es “imposible” con esas cifras alcanzar hipotecas tan caras y ahorrar más de 100.000 euros.

Acto de campaña electoral de Podemos en Madrid en 2019/ Europa Press

Dos cajas b

Vuelve así la sospecha sobre la caja b del partido, tal y como han denunciado el exabogado y otros representantes de Podemos. E incluso que exista otra caja, todavía por descubrir. Hasta ahora todas las sospechas han apuntado a la Caja de Resistencia, una cuenta paralela de Podemos en el banco Caja de Ingenieros (el mismo que otorgó la hipoteca a los líderes morados) en la que se dirigían las donaciones y se financiaban proyectos sociales, que ahora está investigando la Justicia.

Como adelantó este diario, hubo unos 500.000 euros para cursos de formación que despertaron la atención de la exabogada de Podemos y encargada de vigilar sobre el cumplimento normativo del partido antes de su cese. La exabogada Mónica Carmona manifestó sus dudas al juez que investiga el caso Neurona, quien ahora ha abierto una pieza sobre ese desembolso que, a través de la fundación del partido, acababan en proyectos controlados por Rafa Mayoral, uno de los miembros destacados del partido.

En el entramado de empresas y negocios vinculados a Podemos siempre han destacado los nombres de Mayoral, Juan Carlos Monedero y Juanma del Olmo. Irene Montero y Pablo Iglesias habían logrado mantenerse al margen de ese capítulo del partido, pero el patrimonio publicado en el BOE ha hecho estallar la polémica. Las miradas de algunos miembros del partido se dirigen así a los 187.500 euros que el BOE señala como “seguros de vida y planes de pensión” de Iglesias y Montero.

En el partido morado sostienen que los altos cargos no pueden firmar planes de pensión, y algunos afirman que esa cifra se debe al seguro sobre la hipoteca del chalet de Galapagar. Pero muchos ya no se creen esa versión: “Es imposible ahorrar esas cifras con tres salarios mínimos”, zanjan.  

Fuente: Luca Costantini – VozPópuli

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios