Ábalos mintió cuando dijo que su Ministerio no había tenido nada que ver en el rescate de Plus Ultra

Uno de los tres informes que la SEPI utilizó para justificar la ayuda a la aerolínea hispano-venezolana fue elaborado por una agencia dependiente del ministro de Transportes

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, no dijo toda la verdad cuando hace unos días negó cualquier participación de su Ministerio en el rescate de la aerolínea Plus Ultra, aprobado por el Gobierno el pasado 9 de marzo y motivo de un enorme escándalo tras las revelaciones publicadas por Vozpópuli. Según publicó este martes el diario ‘El País’, uno de los tres informes que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) utilizó para justificar la concesión de 53 millones de euros fue elaborado por la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA), organismo dependiente del Ministerio de Ábalos.

Si bien es verdad que no hubo ningún representante del ministro en la reunión clave en la que se decidió la concesión del préstamo a Plus Ultra, y donde sí estuvieron presentes emisarios de los departamentos de Economía, Hacienda, Industria y Transición Ecológica, su Ministerio sí participó en la elaboración de uno de los tres informes manejados. Esos dosieres fueron preparados por la AESA y las consultoras Daiwa Corporate Advisory y Deloitte.

Estas tres entidades independientes analizaron la situación anterior a la pandemia provocada por la covid-19 y el impacto económico posterior a que se iniciara la crisis sanitaria. Además, también estudiaron la capacidad que tendría Plus Ultra para devolver las ayudas recibidas y el plan de viabilidad presentado por la aerolínea (PWC asesoró para su elaboración).

En base a esta información, las tres entidades consideraron que Plus Ultra cumplía con los requisitos de acceso al fondo de apoyo a la solvencia de empresas estratégicas y se mostraron favorables para proporcionar una ayuda de 53 millones de euros a Plus Ultra (el doble de dinero que Air Europa ha recibido por cada euro facturado), ratificada por el Gobierno en el Consejo de Ministros que se celebró el 9 de mayo.

Vox anuncia una querella contra el Gobierno por malversación y prevaricación por el rescate a Plus Ultra

El ministro Ábalos se desmarca

Tras el revuelo causado a raíz de las informaciones publicadas por este periódico, el ministro de Transportes y secretario general del PSOE, José Luis Ábalos, se apresuró a desvincularse públicamente del rescate de Plus Ultra el pasado 15 de marzo.

Ábalos aseguró que su Ministerio “no ha tenido nada que ver”, contraponiendo esta posición con la que sí tuvo su departamento ministerial con el rescate de Air Europa, a la que calificó como compañía estratégica española.

 “El Ministerio no ha tenido nada que ver y por lo tanto no le puedo dar muchas explicaciones”, precisó el ministro. “Imagino que ha sido aprobado por el gestor del fondo del programa -de rescate de empresas de la SEPI- y que tiene todos los requisitos legales para ello“, argumentó para acto seguido insistir en que “no puede decir más” porque no lo conoce a pesar de que se trate de aviones.

No obstante, contrapuso este rescate con el de Air Europa, en el que sí intervino su Departamento ministerial, según precisó: “Es verdad que Air Europa sí mereció una implicación del Ministerio siendo compañía española de bandera indiscutible, afectaba al sector estratégico y contribuía de manera importante al had de Barajas”.

Sin embargo, aseguró que en este caso se trata de una “compañía muy pequeña” y entiende que su rescate se ha tramitado de acuerdo con los requisitos del fondo de rescate de la SEPI. Y recalcó que imagina que si está firmado por el fondo, sus integrantes lo habrán hecho de acuerdo a los requisitos que se exigen por la responsabilidad que contraen.

Un rescate dudoso

El rescate a Plus Ultra se encuentra, en efecto, en el ojo del huracán. Por un lado, por el hecho de que al menos el 47% de la compañía es propiedad de empresarios venezolanos cercanos al chavismo y vinculados con sociedades ‘pantalla’ en destinos ‘opacos’ como Barbados y Aruba, tal y como destapó Vozpópuli. Además, uno de los fundadores españoles de la aerolínea, González Enfadaque, fue condenado en 2020 a 11 meses de cárcel por delitos fiscales.

También se ha cuestionado el carácter estratégico de la aerolínea para España y el tejido productivo nacional o regional. Este periódico desveló que antes de la crisis del coronavirus, el peso de Plus Ultra en la conectividad aérea de España era ínfimo. En 2019, justo antes de la pandemia, la aerolínea apenas operó 823 vuelos, el 0,03% del total. En consecuencia, ocupaba el puesto número 166 en el ranking por tráfico en España.

Con el coronavirus, su situación empeoró. En febrero, un mes antes de ser rescatada, no operó ni un solo vuelo, según las estadísticas de Aena. De hecho, este periódico también ha revelado que Plus Ultra sólo tenía un avión cuando recibió la ayuda del Gobierno.

El Gobierno ha justificado la concesión de esta ayuda asegurando que la aerolínea “tiene rutas establecidas con algunos países de América Latina que son fundamentales para la conectividad del país”. En concreto, la aerolínea conecta España con Venezuela, Perú y Ecuador.

Sin embargo, hay que recordar que hay otras aerolíneas españolas como Air Europa o Iberia que también conectan España con una lista cada vez más amplia de países latinoamericanos. De hecho, la también rescatada Air Europa operó 165.838 vuelos en 2019 en los aeropuertos españoles, acaparando el 6,9% de la cuota de mercado.

En cuanto a los empleos, Hacienda asegura que “la compañía emplea a 345 trabajadores directos, considerando los puestos de trabajo indirectos generados por su actividad superiores a los 2.500 empleos”. No obstante, en las cuentas de 2019 la empresa declaraba una media de 255 empleados a lo largo del ejercicio.

Fuente: Ana Carvajal – VozPópuli

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios