Íñigo Errejón impone una lista cerrada y sin primarias e incendia las bases de Más Madrid

La dirección de Más Madrid, capitaneada por Mónica García, decide blindar la lista electoral sin votación de los inscritos. No se informó a los órganos internos, que recibieron la lista como un hecho consumado.

Más Madrid, el partido lanzado por Manuela Carmena e Íñigo Errejón hace tan solo dos años para superar a Unidas Podemos y afianzar un modelo autónomo de izquierda alternativa al PSOE, ha decidido ir a las urnas de los comicios del 4 de mayo con una lista blindada y sin primarias. La dirección del partido, capitaneada por la candidata Mónica García, y respaldada por Íñigo Errejón, ha impedido a los inscritos decantar el orden de los candidatos. Los militantes tan solo han podido respaldar o rechazar la lista cerrada. Este hecho ha creado un notable malestar entre las filas del partido a lo largo de estos días y deja abierta más de una duda sobre el cumplimiento de los reglamentos internos.

Más Madrid tomó en tan solo una semana dos importantes decisiones sin apelar a la militancia. La primera fue la de rechazar la oferta de Pablo Iglesias de buscar una fórmula para llegar a las elecciones de mayo con una candidatura conjunta. El ‘no’ de Más Madrid tardó tan solo 24 horas en llegar, y, como adelantó este diario, hubo unanimidad entre los primeras espadas de la formación, desde Tania Sánchez hasta Errejón, pasando por Mónica García y Rita Maestre.

La segunda importante decisión a puerta cerrada fue la de la lista electoral. También en este caso, Más Madrid evitó interpelar a las bases. Redactó deprisa y corriendo una lista y la ofreció a sus cuadros sin ningún tipo de debate. Únicamente apeló a que el adelanto electoral convocado por la presidenta Isabel Díaz Ayuso obligaba a evitar unas primarias que podían durar un mes.

Errejón, García y “mayoría a la búlgara”

La decisión, no obstante, ha agitado las bases de la formación. En primer lugar porque, si bien se actuó con rapidez para atender a la campaña electoral, la dirección no apostó por la continuidad con la lista de 2019. Es decir, que modificó de manera unilateral el orden de sus representantes. Y en segundo lugar porque presentó todo ese proceso como un hecho consumado e ignorando uno de sus pilares constitutivos sobre la codecisión entre militantes y dirigentes. Tan solo ofreció a los militantes respaldar o rechazar la lista en bloque, así como la alianza con Equo, en un plazo de pocas horas. El resultado fue de mayoría a la búlgara: más del 90% a favor de los nombres propuestos por Mónica García.

Más Madrid respalda la lista de Mónica García para las elecciones
La candidata de Más Madrid, Mónica García, en la Asamblea regional. EP

Malestar en los órganos sectoriales

El pasado sábado, el colectivo de jóvenes de Más Madrid envió un escrito en el que cuestionó la decisión de la dirección de Más Madrid. En el documento, al que ha tenido acceso Vozpópuli, las juventudes del partido hablan de “profunda desilusión” por la falta de “primarias abiertas”, y señalan “una evidente violación del Documento organizativo y estatuario que se votó hace meses”.

El malestar no se limita la sección juvenil. Internamente el partido está dividido. Varios órganos sectoriales de Más Madrid han estado debatiendo en estos días sobre el asunto, y cargos intermedios han mostrado su disconformidad con la decisión de Mónica García. Algunos cargos electos han intentado apagar las llamas de la polémica, pero sin éxito, puesto que además de la falta de primarias se ha cuestionado la escasez de información. Hasta la mesa de coordinación del partido supo que la lista estaba cerrada cuando la decisión ya estaba tomada.

Para algunos sectores de Más Madrid la actuación de Errejón y García es “inexcusable”. Entre otras cosas porque el partido tendrá casi toda su dirección autonómica representada en la Asamblea de Madrid, lo que puede derivar en un incumplimiento de los estatutos. El artículo 16 del reglamento electoral de Más Madrid (de junio de 2020) establece que “el órgano de dirección autonómico no tendrá más de un 25% de personas que sean cargos públicos elegidos”. Tras las elecciones, el grueso de la dirección de Más Madrid será concejal o diputado autonómico.

Afianzar el partido

En la lista electoral, la dirección promueve a la historiadora Manuela Bergerot Uncal, actualmente coportavoz regional de Más Madrid, que ocupa la tercera posición. Pablo Gómez Perpinyà, actual coportavoz en la Asamblea y hombre de máxima confianza de Mónica García y Rita Maestre, ocupa el segundo puesto, subiendo seis peldaños desde las autonómicas de 2019. Se afianzan otros dirigentes, todos considerados fieles de Mónica García, y miembros de una dirección autonómica que busca independizarse incluso de Errejón, quien para algunos en Más Madrid tiene un papel simbólico.

Otros dirigentes relevantes del partido bajan, en cambio, en la lista electoral. Este es por ejemplo el caso de Tania Sánchez, que ocupará el puesto número 17; Eduardo Fernández Rubiño, en el 14 y Hugo Martínez Abarca, en el 16. Fuentes de Más Madrid sostienen que estos cambios se pactaron con los afectados, que se han decantado por la construcción del partido para afianzar el verdadero proyecto de Más Madrid de cara a los próximos años: convertirse en el sustituto natural de Unidas Podemos y ocupar todo el espacio político a la izquierda del PSOE.

Fuente: Luca Costantini – VozPópuli

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios