Habrá toque de queda en toda España hasta el verano

Las autonomías se preparan para mantener la restricción de movilidad nocturna. La medida exige prorrogar el estado de alarma pero el Gobierno les ha transmitido su voluntad de hacerlo.

La cuarta ola del coronavirus ha comenzado a asomar en España y está obligando a las autoridades sanitarias a reaccionar. Ante la leve subida de contagios y el posible cambio de tendencia, el Gobierno y las comunidades autónomas avanzan hacia la aprobación de medidas comunes, aplicables en todo el país, con el fin de mantener controlada la pandemia.

Desde el pasado miércoles se ha venido experimentando una leve subida en los contagios que no se registraba desde finales de enero. Ese día, las comunidades autónomas notificaron al Ministerio de Sanidad 6.092 nuevos casos, 3.064 de ellos en las 24 horas anteriores.

Este jueves, se registraron 6.216 nuevos contagios y 117 muertes. Por segundo día consecutivo la incidencia volvió a subir y se sitúa en 128,17 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 127,80 del día anterior. Un ligerísimo incremento, de menos de un punto, pero que supone un estancamiento en la bajada de los contagios. En las pasadas dos semanas se ha registrado un total de 60.150 positivos.

Toque de queda hasta el verano

Ante el riesgo de un inminente repunte, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas al Consejo Interterritorial de Salud, el Ministerio de Sanidad y las autonomías han comenzado a debatir la necesidad de extender el toque de queda a nivel nacional después de Semana Santa, e incluso mantenerlo al menos hasta principios del verano.

El actual estado de alarma, que vence el próximo 9 de mayo, establece un toque de queda entre las 23:00 y las 6:00, aunque permite que las autonomías modifiquen este margen entre las 22:00 y la medianoche o entre las 05:00 y las 07:00.

Según ha podido saber ECD, la mayoría de las comunidades autónomas están dispuestas a mantener la restricción de movilidad nocturna en sus territorios, con una hora de arranque que oscile entre las once y las doce de la noche. Pero recuerdan que la medida requiere prorrogar el estado de alarma a principios de mayo.

El Gobierno no ha descartado por ahora ese escenario, lo que daría a las autonomías el paraguas jurídico para alargar el toque de queda más allá del 9 de mayo.

Abierto a prorrogar el estado de alarma

Hay que destacar que, efectivamente, el Ejecutivo no descarta decretar un nuevo estado de alarma cuando finalice la vigencia del actual.

El Ministerio de Sanidad se ha mostrado partidario de una prórroga porque se ha marcado el objetivo de que la incidencia acumulada baje hasta los 25 casos por cada 100.000 habitantes. Una meta que ven complicada de lograr hasta principios de mayo con el actual ritmo de vacunación por la falta de dosis disponibles.

En cambio, en Moncloa prefieren ser cautos en cuanto a aventurar una decisión concreta. Pero admiten en privado que ese escenario ya se ha comenzado a contemplar y lo condicionan a la repercusión que pueda tener en España una cuarta ola. Pero se advierte: “la cuarta ola justificaría la prolongación del estado de alarma”, explican.

Evitar las reuniones en los domicilios

Según las fuentes consultadas, las autonomías buscan mantener el toque de queda para poder prohibir al menos las reuniones nocturnas en espacios públicos y privados, salvo de los convivientes. Hay que recordar que Sanidad ha destacado que el 80% de los contagios en las últimas semanas se han registrado en domicilios y recintos cerrados.

También se establecerán otros “motivos excepcionales” que permitan la movilidad nocturna. Se citan los casos de asistencia y cuidado a mayores, enfermos, dependientes o personas con discapacidad, por causa de fuerza mayor o situación de necesidad o por cuestiones laborales.

Cierres perimetrales hasta el 9 de mayo

Por si fuera poco, fuentes próximas al Consejo Interterritorial aseguran a ECD que otra de las principales medidas, que cuenta con un importante consenso entre las autonomías, es la disposición a mantener los cierres perimetrales de todas las regiones. La decisión se aplicaría al menos durante toda la vigencia del actual estado de alarma, que vence el próximo 9 de mayo, con el objetivo de doblegar la curva y poder salvar después el turismo en verano.

Si sale adelante la propuesta, estarán prohibidos todos los viajes por España hasta esas fechas, después del cierre ya acordado para este puente de San José en las autonomías donde este viernes 19 de marzo es festivo, y en Semana Santa en todo el país, excepto en Canarias y Baleares.

Hay que recordar que el actual decreto de estado de alarma deja abierta la posibilidad de restringir el movimiento entre comunidades, pero deben ser los presidentes autonómicos quienes tomen la decisión de cerrar o no sus regiones. En el Consejo Interterritorial se cuenta de antemano con el rechazo de Madrid a esta propuesta, máxime con Isabel Díaz Ayuso inmersa en plena campaña electoral.

Fuente: José Antonio Frauca – El Confidencial Digital