Rusia advierte a Twitter: remueve la pornografía infantil o se va del país

Las intenciones del Kremlin podrían venir por otro camino. Rusia también está demandando a Twitter por no eliminar material con el que presuntamente se alienta a los niños a unirse a las protestas contra Vladímir Putin.

Twitter tiene 30 días para eliminar el contenido ilegal, de lo contrario no podrá seguir operando en Rusia. De acuerdo con el Roskomnadzor, el Servicio Federal de Supervisión de las Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información y Medios de Comunicación, el contenido prohibido en el centro del conflicto involucra más de 3000 publicaciones que contienen información sobre suicidios, pornografía infantil y drogas que aparentemente han permanecido en línea desde 2017.

Este miércoles 16 de marzo, el Kremlin defendió las acciones del Servicio Federal de Supervisión de las Telecomunicaciones hacia Twitter como un intento de obligar a la plataforma a seguir la ley rusa, que «claramente viola». ¿Realidad o excusa de Moscú para limitar la libertad de expresión?

Vadim Subbotin, subdirector de Roskomnadzor, dijo que Twitter no estaba reaccionando a las solicitudes del regulador para eliminar contenido ilegal que incluye pornografía infantil. «Twitter no está respondiendo como debería», aseguró.

Hace una semana el Gobierno ruso anunció que la velocidad de Twitter se ralentizaría, si no elimina el contenido ofensivo. Se refiere a la pornografía infantil, la información sobre el suicidio y el contenido relacionado con las drogas.

Facebook tiene el 95 % de las denuncias por exponer pornografía infantil

Aunque Twitter es la red que ahora está bajo la mira de Rusia, Facebook es la plataforma que se destaca por más denuncias de pornografía infantil. En el último año, más de 20.307.216 millones de incidentes fueron reportados relacionados con la pornografía infantil o el tráfico (clasificados como «material de abuso sexual infantil»). Es decir, Facebook representó casi el 95 % de los 21,7 millones de informes en todas las plataformas.

Rusia acusa a Twitter de convocar a niños a la acción política

Las intenciones del Kremlin podrían venir por otro camino. Rusia también está demandando a Twitter por no eliminar material con el que presuntamente se alienta a los niños a unirse a las protestas contra Vladímir Putin.

La red social manifestó su preocupación por la falta de libertad de expresión y aseguró que la censura no es necesaria frente al hecho de que las leyes rusas prohíben específicamente a los niños que asistan a las protestas.

La censura contra Trump encendió las alertas

Las quejas no vienen únicamente por parte del Gobierno de Putin. También el disidente opositor más prominente del país, Alexei Navalny, quien está en prisión, ha manifestado su preocupación por la interferencia de Silicon Valley en la política.

Navalny consideró la remoción de las cuentas de Donald Trump de las principales redes sociales como un «acto inaceptable de censura».

Asimismo, para el Gobierno ruso fue como una «explosión nuclear en el ciberespacio» y un «golpe contra los valores democráticos proclamados por Occidente».

En enero de 2021 Putin acusó a los gigantes de las redes sociales de «controlar la sociedad» y «restringir el derecho a expresar libremente sus puntos de vista».

Para febrero de 2020, en cambio, el presidente Vladimir Putin elevó las multas a los gigantes de las redes sociales acusados de «discriminar» a los medios rusos.

Desde el 30 de diciembre, Putin le otorgó al Roskomnadzor el poder de bloquear las plataformas de redes sociales si se descubre que «discriminan» a los medios rusos.

Existen precedentes de censura previa por parte de Rusia. El gigante de Eurasia ya había prohibido anteriormente el sitio web de redes sociales LinkedIn por no almacenar los datos de los usuarios en servidores rusos. 

Durante dos años, el Kremlin intentó bloquear Telegram. Sin embargo, terminó revocando una decisión de prohibir esta aplicación de mensajería.

La posición de Rusia no se limita a las redes sociales. El embajador ruso en Washington, Anatoly Antonov, abandonó EE. UU. tras los comentarios de Joe Biden, alegando que Vladimir Putin “pagará el precio”.

Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, acusó a Washington de llevar las relaciones con Rusia “a un callejón sin salida”.

Fuente: Mamela Fiallo Flor – PanAm Post