El Gobierno rescata una aerolínea ‘venezolana’ conectada con el chavismo

El 47% de las acciones de Plus Ultra pertenecen a la sociedad Snip Aviation, presidida por el venezolano Rodolfo José Reyes Rojas, cercano a la órbita de Nicolás Maduro.

Sorpresa y estupor es lo que se respira en el sector aéreo, tras confirmarse la ayuda pública de 53 millones de euros a la aerolínea Plus Ultra a través del fondo de rescate de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Esta compañía opera vuelos de larga distancia entre España (desde Madrid y Tenerife) y tres países de Latinoamérica (Ecuador, Perú y Venezuela).

Este instrumento está destinado a apoyar a empresas “estratégicas” para el tejido productivo nacional o regional por “su sensible impacto social y económico, su relevancia para la seguridad, la salud de las personas, las infraestructuras, las comunicaciones o su contribución al buen funcionamiento de los mercados, entre otros motivos”, según explica la SEPI.

Sin embargo, fuentes del sector consultadas por Vozpópuli dudan de su carácter estratégico “desde cualquier punto de vista” y creen que hay otras aerolíneas “pasándolo mal” con un peso más importante en el mercado aéreo. También recuerdan que hay otras compañías que cubren las mismas rutas que Plus Ultra, por lo que “su desaparición no supondría un problema” en términos de conectividad.

Las mismas fuentes revelan además que casi la mitad de las acciones de Plus Ultra pertenecen a la sociedad Snip Aviation S.L., presidida por el venezolano Rodolfo José Reyes Rojas. Se trata de un empresario cercano a la órbita del presidente Nicolás Maduro, que ha estado en el punto de mira de la Asamblea Nacional Venezolana por un posible caso de corrupción.

Menos del 1% del tráfico en España

El Ministerio de Hacienda, al que está adscrito el fondo, hace referencia a que “el transporte aéreo en España constituye un sector estratégico por su contribución al turismo, uno de los principales motores económicos del país”. No obstante, según las estadísticas de Aena, Plus Ultra aporta menos del 1% de las conexiones aéreas.

En concreto, la compañía registrada en España operó un total de 823 vuelos en los aeropuertos españoles en 2019. Esto la situaba en la posición 166 por tráfico, muy por detrás de otras aerolíneas también españolas como Iberia, Vueling, Air Europa (que también ha sido rescatada con 475 millones) o Evelop, que contribuyen a garantizar la conectividad en el corto, medio y largo radio.

En 2019, antes de que la covid-19 estallara en Europa, se produjeron 2,36 millones de operaciones en la red de Aena. De esta forma, si se tiene en cuenta esta cifra, Plus Ultra apenas representó el 0,03% del total. Un dato que demuestra su “escaso peso en el mercado y el minúsculo efecto que tendría su desaparición”, según las fuentes del sector consultadas por este periódico.

Con el coronavirus, su situación empeoró. En enero de 2021, el último mes del que Aena ha ofrecido datos, la aerolínea sólo operó dos vuelos en los aeropuertos españoles. Sin embargo, el Ministerio de Hacienda defiende en un comunicado que Plus Ultra es una aerolínea estratégica y “de nicho”.

Según dice, “el tipo de cliente de Plus Ultra es distinto al de otros competidores, centrándose principalmente en residentes en España u otros destinos que viajan principalmente a visitar familiares o por ocio, además de también turismo”. “Su oferta, por tanto, cubre un ámbito de servicios en el mercado complementario a los servicios que proporcionan las compañías de mayor tamaño”, añade.

En pérdidas desde su creación

La sociedad a través de la cual opera la aerolínea, Plus Ultra Líneas Aéreas S.A., acumula pérdidas desde su nacimiento en 2011, según las cuentas depositadas en el registro mercantil y consultadas a través de la herramienta Insight View. En el último ejercicio previo a la pandemia, el de 2019, la aerolínea facturó 63,5 millones de euros pero registró un resultado negativo de 2,11 millones.

En 2018 los números rojos ascendieron a 6,7 millonesEntre 2015 -cuando la compañía logró la licencia para operar- y 2017, también registró pérdidas, aunque en ningún caso superaron el millón de euros. Fuentes cercanas a la operación argumentan que en 2019 la aerolínea “no estaba en crisis y tuvo pérdidas porque está en proceso de crecimiento y opera con precios competitivos”.

Además, Hacienda asegura que “la compañía emplea a 345 trabajadores directos, considerando los puestos de trabajo indirectos generados por su actividad superiores a los 2.500 empleos”. No obstante, en las cuentas de 2019 la empresa declaraba una media de 268 empleados a lo largo del ejercicio.

El 47% del capital, en manos venezolanas

La sociedad Plus Ultra Líneas Aéreas S.A. fue fundada en 2011 por Julio Martínez Sola y Fernando González Enfedaque, dos ejecutivos españoles que, antes de impulsar esta aerolínea, formaron parte de la quebrada Air Madrid. El último fue condenado en febrero de 2020 a once meses y 29 días de prisión por delitos fiscales, según publicó El Correo.

Posteriormente, en 2017, irrumpieron en la empresa varios empresarios venezolanos a través de una sociedad llamada Snip Aviation. De hecho, según consta en las cuentas, esta sociedad prestó 600.000 euros el 30 de noviembre de 2018, una deuda que a cierre de 2019 la aerolínea había pagado.

El 47,23% de Plus Ultra está en manos actualmente de Snip Aviation. Según las cuentas de 2019 a las que ha podido acceder este periódico a través de Insight View, esta sociedad está respaldada por la firma de tres venezolanos. Como presidente figura Rodolfo José Reyes Rojas. Como vocal, Raif El Arigie Harbie; y como apoderado, Roberto Roselli Mieles.

Actualmente, Roberto Roselli es el consejero delegado de la aerolínea. “Estamos muy contentos de compartir esta noticia porque llevamos meses trabajando activamente y es un hito muy importante de cara a la viabilidad y al futuro de nuestra empresa”, aseguraba este martes en referencia al rescate, en un comunicado difundido por la Plus Ultra.

“El haber llegado a este punto ha sido fruto del esfuerzo y de la profesionalidad de todo el equipo de Plus Ultra Líneas Aéreas. Queremos dar las gracias al Consejo de Ministros y a todos los implicados por la resolución a la que han llegado, que nos permitirá seguir adelante y materializar nuestro plan estratégico a futuro”, añade Roselli.

Vínculos con el chavismo

Los propietarios y los directivos de la compañía nunca han escondido sus buenas relaciones con el Gobierno venezolano. Durante un discurso en 2018, el actual presidente de la aerolínea, el español Fernando García Mansodaba las “gracias” públicamente a Nicolás Maduro tras la inauguración de la ruta directa entre Madrid y Caracas. “Sin su ayuda hubiese sido casi imposible realizar el proyecto”, aseguró entonces.

Plus Ultra, una empresa ligada a Delcy Rodríguez y a la mujer de Maduro

Los accionistas venezolanos de Plus Ultra –Reyes Rojas, El Arigie Harbie y Roselli Mieles– están vinculados empresarialmente con Camilo Ibrahim. Este magnate venezolano de origen árabe guarda buena relación con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, y la esposa de Maduro, Cilia Flores. Así lo aseguran fuentes que citan a empresarios del país suramericano y a funcionarios del área de contrataciones públicas del Gobierno chavista.

Los cuatro empresarios conforman el consejo de administración de al menos una sociedad, Alimentos Los Páramos S.L.. Esta se registró el pasado 31 de diciembre de 2020 en el registro mercantil con el objeto social de “comercialización al por mayor y al por menor de todo tipo de alimentos y, en especial, de café en grano, molido, trillada o en cualquier otra forma, así como la fabricación, manipulación, envasado y tostado de todo tipo de café”, según ha podido comprobar este periódico.

Además, Rodolfo José Reyes Rojas y Camilo Ibrahim fueron citados en 2018 por la Asamblea Nacional Venezolana por “presunta corrupción” dentro de programas de ayuda social, de la mano del colombiano-libanés Alex Saab. El Gobierno estadounidense ha señalado a Saab como principal “testaferro” de Maduro en el lavado de dólares y adjudicación fraudulenta de millonarios contratos oficiales.

En concreto, según sospecha Washington, Saab habría liderado una trama de contratos sobre materiales de viviendas prefabricadas “sociales” importados de Colombia y Ecuador que nunca llegaron a montarse o lo hicieron con sobrecostes, tal y como publica la BBC.

Fuente: Beatriz Triguero/Joaquín Hernández – VozPópuli

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios