La italiana acusada de atacar la furgoneta de la Guardia Urbana

La prensa italiana apunta que se trata de Sara Casiccia, de 35 años, turinesa y afincada en Barcelona desde hace ya varios años. Forma parte de un grupo de 8 personas de la misma índole ideológica que los Mossos ya han detenido.

La acusada de intentar incendiar una furgoneta de la Guardia Urbana con un agente dentro el pasado sábado ya tiene nombre: Sara Casiccia. Se trata de una italiana, de 35 años, originaria de Turín y que lleva ya varios años residiendo en Barcelona. Según el diario italiano «La Repubblica», es una anarquista dedicada a la producción audiovisual, centrada principalmente en el circo y en la escena «underground».

Casiccia pertenece al grupo de seis italianos detenidos por los Mossos d’Esquadra, junto a un español y un francés. De los ocho detenidos, 5 son hombres y 3 son mujeres. El mismo medio italiano da otros nombres que forman parte del grupo: Alberto Frisetti, Luca Callegarini y Ermanno Cagnassone.

El grupo anarquista organizó actos vandálicos de forma organizada y están acusados de delitos de pertinencia a grupo criminal, delito de tentativa de homicidio y los delitos de desorden público y daños, según Mossos d’Esquadra.

Todos ellos actuaron de forma conjunta quemando la furgoneta y provocaron daños a entidades bancarias, tiendas y a mobiliario urbano, según el cuerpo policial catalán. Actuaban «siempre en grupo», algunos realizaban la acción y el resto la protegían y daban cobertura y la vía de salida para evitar su detención.   

El grupo anarquista siempre tomaba precauciones y medidas de seguridad. También aprovechaban la gran cantidad de gente  para  promover los actos violentos, según Mossos d’Esquadra. El mismo sábado, el cuerpo policial de la Generalitat desplegaron un dispositivo específico con el objetivo de detener al grupo de 8 anarquistas.

Después de su detención, ayer por la mañana, los Mossos realizaron dos entradas y registros en unas naves ocupadas en Canet de Mar y Mataró, por orden judicial. El objetivo era recoger pruebas e indicios. El mismo cuerpo policial no descarta más detenidos. 

Fuente: La Vanguardia