El PSOE señala a Podemos por la filtración de los viajes de Ábalos

El equipo negociador escuchó advertencias cuando comenzaron los primeros roces por la polémica ley de Vivienda que Pablo Iglesias quiere que limite los precios del alquiler.

Las revelaciones sobre la forma de pago de la estancia del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, junto a su familia un fin de semana en las Islas Canarias, tras un acto oficial en viernes, han vuelto a poner al número tres del PSOE en el disparadero. En la parte socialista del Gobierno “no creen en las casualidades” y señalan a su socio Podemos.

Unas informaciones periodísticas que van a obligar a uno de los más estrechos colaboradores de Pedro Sánchez a dar explicaciones en el Parlamento.

El viaje se realizó el pasado 20 de noviembre para que el ministro Ábalos, junto con el de titular de Seguridad Social, José Luis Escrivá, visitase el muelle de Arguineguín, en Gran Canaria, y examinar las consecuencias de la presión migratoria. Al día siguiente, sábado, estuvo en Tenerife visitando las obras de la ampliación del aeropuerto.

Ábalos afirmó que él pagó los gastos

Pero aprovechando el fin de semana, José Luis Ábalos prorrogó su estancia en el archipiélago y se alojó con su familia en un resort de lujo Gran Meliá Palacio de Isora, donde el coste por noche oscila entre los 300 y 1.000 euros, lo que levantó ya entonces una enorme polvareda en plena segunda ola del Covid y por las dudas sobre quién había costeado esa estancia privada.

En una reciente respuesta parlamentaria, el Ministerio de Transportes quiso dejar claro que el Gobierno gastó 7.150,34 euros en sufragar los gastos de la visita oficial, incluyendo el viaje y hospedaje de la delegación y los escoltas, pero no abonó los gastos de la familia del ministro, que ya había afirmado que corrieron de su cuenta.

Nuevas revelaciones tres meses después

Sin embargo, el diario ABC publicó este lunes que la factura de hotel de la familia de Ábalos la pagó en metálico Koldo García Izaguirre, un asesor personal del ministro, de quien fue escolta hace años y una de cuyas funciones, según este medio, es administrar los gastos del también número tres del PSOE en sus desplazamientos. Después Ábalos le devolvió supuestamente el dinero adelantado.

Unas nuevas revelaciones que han acorralado en los últimos días a José Luis Ábalos. La oposición en bloque (PP, Ciudadanos y Vox) ha pedido cuentas al ministro por el viaje pagado supuestamente por su escolta.

Podemos guarda silencio sobre Ábalos

En cambio, fuentes del Gobierno y del PSOE, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, admiten que no se ha pasado por alto el “silencio” que guarda su socio de Gobierno, Unidas Podemos, sobre esta polémica.

Ningún ministro ni dirigente destacado de Podemos se ha pronunciado sobre los gastos de los viajes de Ábalos. Un “silencio” que ha levantado las sospechas en Ferraz y en la parte socialista del Gobierno, coincidiendo con las tensas negociaciones para aprobar la Ley de Vivienda, que Pablo Iglesias quiere que regule el precio de los alquileres.

En medio de unas tensas negociaciones

La Ley de Vivienda se ha convertido en la línea roja de la batalla que mantienen PSOE y Unidas Podemos, y Pablo Iglesias ha insistido en que, en este frente, no está dispuesto a ceder ni un milímetro en sus exigencias y en su empeño de desautorizar al ministro competente en la materia, José Luis Ábalos.

De ahí que altos cargos socialistas admitan a ECD que no se fían de que “Podemos no haya utilizado ahora todas las armas a su alcance para presionar al ministro, que se ha plantado firmemente ante una propuesta que se considera completamente intervencionista”.

“Lo de los viajes de Ábalos aún no está claro”

Es más, en fuentes próximas a la negociación revelan que algunos de los interlocutores de Podemos que participan en la concreción de este proyecto de ley ha llegado a sugerir de forma discreta, en varios momentos tensos de las conversaciones, que “el asunto de los viajes de Ábalos a Canarias aún no está claro…”.

En el PSOE creen que Podemos ha cumplido ahora su amenaza para rebajar el poder de influencia del ministro de Transportes en la normativa si se ve acorralado por el escándalo.

Fuente: J.A.F. – El Confidencial Digital