Iglesias pide «elementos de control» para la prensa tras culparla del auge de Vox

El vicepresidente segundo olvida la capacidad sancionadora de la Justicia y la libre elección de los ciudadanos.

Feroz ataque del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, a los medios de comunicación desde la tribuna de oradores del Congreso. El secretario general de Unidas Podemos ha acusado a la prensa española de desarrollar su actividad sin «ningún elemento de control democrático», ocultando los límites constitucionales que presiden la libertad de información, la capacidad sancionadora de los tribunales de justicia y la propia libertad de elección de los ciudadanos para decidir el medio de comunicación por el que desean informarse.

Iglesias ha sido interpelado por el diputado de Ciudadanos, Guillermo Díaz, que le ha recriminado el señalamiento que los miembros de Podemos hacen de los profesionales de la información cuando sus noticias son críticas.

Y ha sido en este cara a cara cuando Iglesias ha sostenido que «una de las causas principales del auge de la extrema derecha no es lo que han hecho los partidos políticos, es la normalización de las agendas de la extrema derecha en los poderes mediáticos». «Si se habla de determinados temas, claro que se pone la pista de aterrizaje para que determinadas fuerzas políticas tengan éxito», ha continuado.

A partir de aquí ha recordado que los medios de comunicación son un «poder real, el cuarto poder la gente lo reconoce» para señalar que la diferencia entre el poder mediático, el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial es la ausencia de controles democráticos sobre los medios.

«Al fin y al cabo, usted y yo nos sentamos aquí porque nos han votado millones de ciudadanos. Al fin y al cabo la manera en la que se elige un gobierno o como desde la soberanía popular con mecanismos llenos de defectos y llenos de problemas se condicionan los órganos de gobierno del Poder Judicial, al menos hay una suerte de fundamento democrático» continuó antes de preguntarse «¿cuáles son los dispositivos de control de la ciudadanía sobre un poder tan inmenso?».

Fuente: Ana I. Sánchez – ABC