Casado anuncia que el PP deja su sede de Génova en medio del juicio de la caja B

El líder de los ‘populares’ anuncia que abrirán un departamento de ‘compliance’ y admite que afrontan un calendario judicial muy complicado para el partido. Culpa a la Fiscalía o al CIS del mal resultado en Cataluña.

El PP cambiará de sede. El líder del partido, Pablo Casado, ha anunciado que abandonarán el edificio de la calle Génova de Madrid, en la que está el que ha sido el cuartel general de los ‘populares’ durante los últimos años. Una decisión muy relevante que se produce por las dudas que existen sobre la legalidad de la reforma del edificio, las cuales están siendo investigadas por la Justicia, como ha recordado Casado. También coincide con el comienzo del juicio contra Luis Bárcenas por la caja B del partido. El cual está marcado por el escrito que el extesorero envió a la Fiscalía Anticorrupción, en el que acusaba a Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal de conocer la contabilidad paralela. Además, el anuncio llega dos días después del fiasco en las elecciones catalanas, donde han perdido un escaño y apenas superaron el 3% de votos que permite el acceso al Parlament.

Casado ha anunciado esta mudanza en el Comité de Dirección que se ha celebrado este martes, el cual estaba pensado para hacer balance de los resultados del 14-F. Pero el presidente de la formación ha aprovechado para repasar todos los asuntos en los que están inmersos o que les han salpicado, como esas denuncias de Bárcenas señalando a la cúpula que precedió a la actual como conocedora de prácticas alejadas de la legalidad. Este es uno de los motivos que han precipitado un cambio de sede que se venía barruntando desde hacía varios meses. Un movimiento con el que buscan dejar atrás etapas anteriores, ya que «no podemos seguir pagando facturas del pasado», ha explicado el jefe de filas ‘popular’. «Debemos apostar por una regeneración justa sin actitudes inquisitoriales, pero con claridad y firmeza ante la opinión publica», ha apuntado.

La decisión sobre el edificio de Génova, sobre el que Casado no ha profundizado ni ha dado pistas de a dónde se trasladarán, no ha sido la única que ha comunicado a sus ‘barones’ en la reunión que ha mantenido con ellos. Otro cambio relevante será la creación de un departamento de ‘compliance’ que revise la actividad del partido. La finalidad del mismo será establecer «mecanismos de transparencia, rendición de cuentas y un canal anónimo de denuncias con absolutas garantías, a semejanza de lo que sucede en las grandes empresas», ha señalado el líder del PP. «Creo que es el demarraje que necesita el partido para llegar a nuestra meta cuanto antes», ha apuntado. 

Todos estos movimientos han sido introducidos mediante un repaso de los problemas judiciales que tienen por delante. Casado ha insistido en que todas las investigaciones o sospechas actuales no se pueden achacar ni a él si a equipo. Por lo que ha querido diferenciar su gestión de las anteriores al marcar distancia con lo que ocurrió en las etapas de quienes le precedieron, lideradas por el propio Rajoy y antes por José María Aznar. En las cuales, Bárcenas estuvo presente con puestos muy relevante. Según ha explicado, «las hipotecas en política no son hereditarias, no lo han sido para ningún otro partido y no deben serlo para el nuestro». «Hay que dejar de preocuparnos por nuestro pasado y ocuparnos del futuro que proponemos para los españoles», ha añadido el presidente del PP. 

Otra de las novedades que ha anunciado es la convocatoria de una convención nacional del partido el próximo otoño. Allí, ha señalado que trabajarán en «un documento político estratégico como convocatoria abierta para los españoles». Para el que contarán con «representantes de la sociedad civil, distintos sectores y captando talento dentro y fuera del PP». «Queremos que vuelvan los que se han marchado, queremos que vengan muchos más que nunca habían estado, queremos que no se vaya nadie, porque aquí se está creando el mejor futuro para España», ha reclamado Casado, que ha reiterado su apuesta por «ampliar nuestra base electoral en el centro político». 

Responsabiliza a la Fiscalía o al CIS del desgaste

Sobre las elecciones catalanas, el jefe de filas de los ‘populares’ ha admitido que los resultados han sido totalmente negativos para sus intereses electorales, después de que perdieran un escaño y no consiguieran el objetivo de formar grupo parlamentario. Pero según Casado, esto ha sido consecuencia de los ataques que han recibido durante la campaña. De los cuales ha responsabilizado a la Fiscalía, a Bárcenas o a instituciones como el CIS. «Nunca antes se había visto tal despliegue de ataques en plena campaña electoral y la tergiversación de nuestras declaraciones, ni la implicación de la Fiscalía General del Estado, el CIS y los medios públicos al servicio de un partido», ha denunciado. 

Fuente: Jesús Travieso – La Información 

Comparte esta página: