De Cospedal a Villalonga: los nombres de la agenda de Villarejo, al descubierto

Recoge miles de apuntes y notas sobre la guerra de comisarios, la operación Cataluña, los encuentros con Corinna o el caso de la doctora Pinto.

Entre los años 2011 y 2017 José Manuel Villarejo transcribió al detalle todos los contactos que mantuvo con la élite empresarial, política y económica del país. Día a día iba anotando en su agenda personal los nombres de aquellas personas con las que tuvo relación en el marco de sus encargos privados o de sus actividades como espía que ahora salen al descubierto. Así, recoge anotaciones que implican desde la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal al expresidente de Telefónica Juan Villalonga, con quien habría mantenido, siempre según su agenda, un encuentro en París que contó con la presencia de Corinna Larsen. 

«Contesta mi SMS con otro muy afectuoso. Le aviso del café». Con esta nota, el comisario guardó sus impresiones de Cospedal. El mensaje lo escribió el 3 de noviembre de 2016, justo un año antes de su detención en el marco de esta trama por supuesta organización criminal. Para entonces ya había terminado la conocida como operación Kitchen con la que sustrajeron a Luis Bárcenas un material que tenía oculto y que podía poner contra las cuerdas al PP en plena investigación por la caja ‘B’. Una operativo en el que Anticorrupción implicó a Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro, hasta el punto de pedir su imputación, rechazada por el magistrado que investiga estos hechos. No obstante, el nombre de la exministra de Defensa aparece también en otro de sus cuadernos, a los que ha tenido acceso La Información, con referencias a los cambios en la cúpula policial. 

«Nuevo J. Superior UDEF», reza el escrito que seguía el nombre de Cospedal acompañado de la transcripción «llamar mañana». La reflexión la guardó el 17 de julio de 2017, apenas semanas antes de que el Ministerio del Interior que dirigía Juan Ignacio Zoido nombrara a Fernando Moré como nuevo jefe de la Unidad Económica y Fiscal de la Policía Nacional. Se trata de un cuerpo que actúa como Policía Judicial en algunas de las principales causas de corrupción como la trama Gürtel, Papeles de Bárcenas o, más recientemente, la causa contra Podemos por supuesta financiación ilegal. De hecho, los cuadernos incluyen muchas alusiones a la brigada parapolicial en la que se habría apoyado para desarrollar los encargos de espionaje privados. De este modo, hay anotaciones sobre ‘Marcel’ (Marcelino Martín Blas, exjefe de Asuntos Internos); al exDAO Eugenio Pino o al inspector José Ángel Fuentes Gago, a quien le atribuye el informe falso PISA contra Podemos.

Llega a la Audiencia Nacional, la comida de Florentino Pérez con Delgado, Garzón y Ferreras

«Hay que aniquilar a Rubén»

Todos ellos están imputados en la causa por el espionaje a Luis Bárcenas, cuyo nombre también aparece entre estos papeles. En concreto, al lado del de un periodista y con la anotación: «Datos de L.B (que tiene él)». Llama la atención que la inscripción fue de las últimas que hizo antes de que estallara el caso Tándem. Para entonces ya había terminado la operación Kitchen (que se prolongó entre 2013 y 2015) contra el extesorero del PP. Con todo, muchas de las referencias a la excúpula policial guardan relación con el caso del Pequeño Nicolás. Esta misma semana, la Audiencia Provincial de Madrid ha imputado al exDAO Eugenio Pino y su sucesor Florencio Vallbona además de Fuentes Gago y más mandos policiales por supuesto acoso al inspector de Policía Rubén López.  

Los manuscritos ahora analizados por la Audiencia Nacional aluden a esta supuesta presión al agente de Asuntos Internos que participó en la investigación contra Francisco Nicolás y Villarejo. Así, en octubre de 2017 recogió una reunión con ‘Oli’. Este es el mote con el que se refería a José Luis Olivera, un comisario cercano a Villarejo. «Plantea que hay que aniquilar a Rubén y a Marcel», reza el apunte. En otro, que escribe en relación a Fuentes Gago, precisa: «Dice que va a ir a tope contra Marcel y Rubén«. Los comentarios coinciden en tiempo con la conocida como guerra de comisarios que se desató precisamente a tenor de la investigación desde Asuntos Internos por los engaños de Francisco Nicolás.  

La cercanía con Corinna

Mismos nombres aparecen en referencia a otro asunto que también se investiga en el caso Tándem: el de la doctora Pinto. Este mismo viernes declaró Villarejo sobre su intervención en este supuesto caso de acoso a la dermatóloga por su enfrentamiento con Javier López Madrid. El comisario dijo que avisó del tema al Ministerio del Interior y que el CNI también estaba al tanto porque el empresario es una persona muy cercana a la Casa Real. La doctora, por su parte, siempre ha denunciado coacciones y hasta fue víctima de un apuñalamiento en 2014 que atribuyó a Villarejo. En las agendas anota alusiones a periodista que cubrían este caso. «Está preocupado porque espera un ataque en el tema Pinto», escribe sobre uno de ellos. También demuestra que controló muy de cerca al comisario Jaime Barrado, destituido por decidirse a investigar la pila de denuncias que había interpuesto Pinto en la comisaría de Chamartín. «Seguir adelante. Prueba falsa», dijo sobre él.

En lo que respecta a sus reuniones, Villarejo anotó alusiones al «ministro» sin especificar quién. Entre la lista de personas incluye al banquero Isidro Fainé (pese a que este viernes dijo en sede judicial que no le conocía) o el presidente del Grupo Planeta Mauricio Casals, recientemente imputado en la causa también por un supuesto encargo de espionaje. De hecho, el empresario aparece en muchas ocasiones en estos cuadernos ligado a reuniones con miembros del Ejecutivo cuyo nombre oculta. Igualmente, hace alusión a Corinna Larsen y el expresidente de Telefónica Juan Villalonga. «Quiere verse mañana. Trae datos de Corinna para organizar«, escribió en una nota de 2016. También recoge mensajes de la empresaria alemana con la que entabló relaciones por encargo del CNI, según expuso Villarejo en su juicio contra Félix Sanz Roldán. La Audiencia Nacional también investigó un posible encargo de la alemana pero cerró la pieza por falta de pruebas.

Fuente: Gema Huesca – La Información