El juez investiga una alerta del Sepblac por un pago de Neurona a Monedero de 18.000€

La UDEF ha estado analizando la operación en secreto durante los últimos meses en una pieza separada de la causa sobre la presunta financiación ilegal de Podemos.

El juez del caso Neurona investiga un pago a Juan Carlos Monedero desde una filial de la agencia de comunicación contratada por Podemos para su campaña de las elecciones generales de abril de 2019. La transferencia generó una alerta del Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) por su aparente falta de motivación y las dudas sobre su legalidad. El expediente acabó siendo enviado a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional, que ha estado analizando la operación en secreto durante los últimos meses en una pieza separada de la causa sobre la presunta financiación ilegal de Podemos.

Las pesquisas apuntan ya a que el pago estaría relacionado con los más de 425.000 euros que el partido de Pablo Iglesias abonó a Neurona a lo largo de 2019 por supuestas labores de consultoría, según han informado a El Confidencial fuentes próximas al caso. La transferencia a Monedero se habría producido antes de que el partido empezara a trabajar con la empresa de origen mexicano y ascendió aproximadamente a 18.000 euros. El dirigente alegó que el ingreso respondía a unos servicios de formación que había prestado para una sociedad de Neurona. Sin embargo, no habría aportado documentación para acreditar que efectivamente realizó ese trabajo ni que este supuso la cuantía percibida.

El hallazgo se suma a otros indicios que atribuyen a Monedero un papel clave en los pagos de Podemos a Neurona. Pese a que el contrato de la formación con esta agencia especificaba que debía prestar servicios de comunicación y publicidad para sus campañas de las generales de abril de 2019 y otras posteriores, como las autonómicas de mayo del mismo año, el juez de plaza de Castilla que instruye el caso sospecha que la agencia no llegó a prestar ningún servicio. En sus autos sostiene que ambas partes simularon presuntamente varias facturas y al menos un contrato para justificar la transferencia de fondos públicos electorales hacia México. De los más de 425.000 euros que Podemos abonó a Neurona, 308.254 fueron automáticamente trasvasados a una tercera empresa de ese país, Creative Advice Interactive, por motivos que se desconocen.

El procedimiento arrancó tras una denuncia del exresponsable de los servicios jurídicos del partido, José Manuel Calvente, que alertó precisamente de la estrecha relación de Monedero con el propietario de Neurona, César Hernández. En su escrito, Calvente señaló que el político habría actuado presuntamente como «intermediario y comisionista».

Monedero participó activamente en la creación de Podemos y ejerció hasta abril de 2015 el cargo de secretario de Programa, que en la práctica suponía ser el número tres de su organigrama. Sin embargo, dimitió de sus responsabilidades en el partido tras descubrirse que en 2013 había recibido 425.000 euros de Venezuela a través de una sociedad instrumental para no declarar esos ingresos al tipo impositivo del IRPF. Con todo, Monedero nunca llegó a irse del todo y, en julio de 2020, tras cinco años fuera de la estructura de la organización, fue elegido por Iglesias para dirigir la fundación de Podemos, el Instituto 25-M.

 

Hace solo unos días, el instructor tuvo acceso a un nuevo dato que apuntala la presunta relación de Monedero con la caja B de Podemos. La abogada del partido y ex responsable de Cumplimiento Normativo remitió un informe al juzgado en el que detallaba diferentes irregularidades que había descubierto durante el ejercicio de su cargo. Entre ellos indicaba que, tras revisar las carpetas de su ordenador, localizó una anotación que hacía referencia a que el contrato con Neurona Comunidad SL y con una segunda agencia de comunicación, ABD Europa, habían sido creados por un tal ‘Eric’. «Le identificamos como un empleado de Podemos amigo del señor Juan Carlos Monedero llamado Eric Alfredo Guerrero Márquez —alias ‘el Colibrí’— y así consta en los metadatos del archivo PDF».

Carmona aportó los tres contratos con la identificación señalada. El primero de ellos, un borrador, establecía una prestación de servicios con Neurona por importe de 363.000 euros. En los otros dos, se contrataba a ABD Europa por 334.371,67 y 48.523,50 euros. Los tres archivos fueron confeccionados entre febrero y mayo de 2019. A la vista de la documentación, el juez Escalonilla ha tomado como primera medida citar a Guerrero como testigo el próximo 9 de marzo.

Otros vínculos

Neurona tiene su base en América Latina y suele trabajar para partidos de izquierdas. Ha usado en los últimos años el nombre de Juan Carlos Monedero para captar clientes. La investigación también ha detectado otras vinculaciones del entorno de Neurona con el fundador de Podemos. Los dos empresarios que figuran como administradores de la mercantil en México, Germán Cobos y Eduardo López Hernández, coincidieron con Monedero en una red internacional que recientemente firmaba un documento bautizado como ‘Postcovid19: una alternativa democrática’.

Según indicó Calvente en su denuncia, la contratación de Neurona para la campaña «no era en sí misma el fin de dicha operación, sino que respondía a otra finalidad distinta, que podía ser la de financiar a partidos extranjeros, a la previa financiación ilegal del propio Podemos a través de microcréditos, o incluso para compensar las cantidades obtenidas a través de una red de financiación ilegal para la propia constitución de dicho partido político en el año 2014 y la promoción de sus miembros a los cargos directivos que actualmente ostentan».

En diciembre de 2019, cuando El Confidencial informó sobre el pago de 363.000 euros a Neurona para la campaña de las generales del 28-A, Monedero negó ser directivo o accionista de la misma, pero admitió haber colaborado con esta al igual que hace con otras consultoras. «Nunca he formado parte de la dirección de Neurona ni de ninguna consultora», indicó entonces. «Pertenezco al consejo asesor de muchas revistas, me llaman de mil consultoras de aquí y de fuera para pedirme opinión en estudios. Eso en la academia se llama tener reputación. Y algunos quieren presentarlo como algo sospechoso».

Monedero, que recientemente anunció que está abierto a liderar una candidatura a la alcaldía de Madrid, concretó hace unos meses en una entrevista a la televisión Canarias7 que trabajó hace dos años con Neurona y no volvió a trabajar con ellos. «Y la presentan como la consultora de Monedero. Forma parte de la estrategia para dejar un poso: ¡qué más da que se haya demostrado que no defraudé a Hacienda, que no había caja B!, si al final hay gente que se lo cree», añadió.

Por el momento, ni el juez, ni el Tribunal de Cuentas ni la Fiscalía consideran que Podemos haya demostrado que esos abonos respondieran a servicios reales. Hasta ahora, las diligencias afectan a uno de los principales colaboradores de Monedero, Juanma del Olmo, director de Estrategia y Comunicación de la Vicepresidencia Segunda del Gobierno que ocupa Iglesias y máximo responsable de las campañas electorales. También están imputados el propio partido como persona jurídica y otros cargos de la formación.

Fuente: José María Olmo/Beatriz Parera/Pablo Gabilondo – El Confidencial

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios