Vox propone «despedir» a 42 diputados

Monasterio plantea eliminar consejerías y altos cargos para ahorrar 15 millones. PP, Cs y PSOE rechazan la iniciativa.

Una de las exigencias que plantea Vox al Gobierno de Ayuso para apoyar los Presupuestos que ahora negocian PP, Cs y Vox es el ajuste del gasto ineficaz. Cree que todo el dinero debe ir a parar a Sanidad, Educación, Dependencia y Emergencia Social. ¿Pero, qué es lo que Vox considera gasto ineficaz? ¿Cómo podrían ahorrarse 15 millones de euros en un momento de crisis, como el actual, por la pandemia?

Los de Monasterio lo han dejado claro en una proposición de Ley que han presentado en la Asamblea de Madrid en la que le hacen las cuentas al Gobierno de Díaz Ayuso aplicando una «sencilla» receta: prescindir de uno de cada tres diputados de la Asamblea, reducir de 13 a 8 el número de consejerías y suprimir viceconsejerías como la que ahora ocupa Antonio Zapatero, responsable de Covid-19 en la Comunidad de Madrid.

Aplicar estos cambios, no obstante, no sería fácil. Supondría la modificación del Estatuto de Autonomía y la Ley 1/1983 de 13 de diciembre del Gobierno y Administración de la Comunidad de Madrid. Pero, más allá de este trámite, ¿a qué se podrían destinar esos 15 millones de euros de ahorro que los de Rocío Monasterio consideran «gasto político superfluo»?

El Grupo parlamentario Vox también tiene la respuesta: «en la contratación de 500 nuevos médicos, 2.800 rentas mínimas de inserción, 3.750 ayudas a la dependencia, 28.500 becas de comedor, 9.500 becas universitarias o más de 13.500 cheques guardería. Y en ayudar a quienes padecen las colas del hambre cada día», expone en la proposición de ley que ha presentado en la Cámara de Vallecas.

La Mesa de la Asamblea vio ayer la propuesta, pero tanto PP, como Cs y PSOE la tumbaron, con lo que no dará lugar a sus tramitación parlamentaria.

Monasterio no ocultaba su malestar en las redes sociales por el hecho de no encontrar apoyo entre los partidos mayoritarios de la Cámara para sus planes de ahorro mientras cuestionaba el anuncio de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso de adelanto de los 1,8 millones de las ayudas de 2021 para la protección de animales de compañía frente a la Covid-19 durante una visita al Centro Integral de Animales de Compañía de la Comunidad, situado en Colmenar Viejo.

La idea, según Ayuso, era adelantar ese dinero para paliar el «gasto extraordinario» que asumieron algunas entidades durante los peores meses del confinamiento al acoger temporalmente animales de personas hospitalizadas o enfermas de Covid-19.

Casi a la misma hora, el vicepresidente, Ignacio Aguado, al que Monasterio se suele referir como «el infiltrado de Sánchez, visitaba una escuela de boxeo y recordaba la necesidad de bajar el IVA de las actividades deportivas del 21 al 10%.

Recortes en la Asamblea

Pero vayamos al detalle del plan de ahorro que plantea Vox y que rechazan los grupos políticos. Si se llevara a cabo supondría tanto como reducir el número de diputados en la Cámara de Vallecas de 132 a 90, «una cifra más que razonable para que la Asamblea siga ejerciendo sus funciones», expone en la iniciativa. Es decir, se elegiría un diputado por cada 75.000 habitantes, como ocurre en Andalucía, y no cada 50.000. La medida permitiría un ahorro de 2.196.000 euros solamente en sueldos y complementos, según sus cuentas.

Todo esto se acompañaría con una reducción de la estructura de Gobierno en 24 miembros entre consejeros, viceconsejeros y estructura administrativa a su cargo, lo que supondría un ahorro estimado de 13 millones de euros anuales.

Los de Monasterio proponen un Gobierno regional en el que haya un presidente y un máximo de ocho consejerías, frente a las trece actuales. Entre los consejeros se podrá nombrar uno o varios vicepresidentes, que deberán ser diputados de la Asamblea. Así, las consejerías pasarían a denominarse: de Gobernación; Economía y Hacienda; Ordenación del Territorio; Medio Ambiente y Vivienda; Salud y Bienestar Social, Obras Públicas y Transportes; Trabajo, Industria y Comercio, Educación y Juventud; Cultura, Deportes y Turismo; y Agricultura y Ganadería.

«Las sociedades prósperas siempre tienen gobiernos e instituciones representativas austeras. Si las familias y empresas están ya tomando duras y difíciles medidas de ajuste, reduciendo gastos superfluos o no imprescindibles, no tiene sentido que los legítimos representantes políticos de los ciudadanos en gobiernos o parlamentos no hagamos lo mismo en lo que se refiere al gasto político superfluo, o simplemente, no esencial», expone el texto de Vox que, finalmente no verá la luz en la Asamblea de Madrid por la oposición de la Mesa de la Cámara.

Fuente: Rocío Cruz – La Razón