«En cuantas reuniones de ‘gabinete de crisis’ asistí sobre una más que necesaria actuación para neutralizar las maniobras independentistas promovidas por y desde el circuito de confianza pujolista, siempre propuse actuaciones de índole judicial-policial», exponía Villarejo en el último escrito enviado a García-Castellón, al que se ofrece para declarar sobre asuntos que darían para abrir «un mínimo de 100» piezas. Una de ellas sería la llamada Operación Cataluña, el asunto que por ahora ni el juez ni los fiscales consideran necesario investigar.