Autónomos: Podemos quiere que coticen 6.000 millones más al año para salvar las pensiones

El documento remitido a Bruselas, pide «implantar gradualmente un nuevo sistema de cotización en el RETA»

El actual sistema de pensiones en España es insostenible según todas las instancias públicas y privadas, españolas y europeas, desde hace años. Después de años de bloqueo, el Pacto de Toledo alcanzó un acuerdo en el Congreso el pasado 10 de noviembre, que le exige al Gobierno, a través de 21 recomendaciones, que aborde su «reforma».

Unidas Podemos propone «destopar las cotizaciones más altas» -es decir, «que paguen los ricos»- y «reformar el régimen de autónomos» -o sea, que paguen más los que se autoemplean-. Concretamente, pretende sacar de los trabajadores autónomos 6.000 millones de euros más al año, «el 0,5% del PIB».

«El Español» ha tenido acceso en exclusiva al documento enviado por Moncloa a Bruselas. Las instituciones europeas exigen a cada Estado miembro una serie de «fichas» con todas las reformas y modernizaciones concretas de la economía nacional que se pretende abordar con el fondo Next Generation EU, negociado en el histórico Consejo Europeo del pasado mes de julio. Ése del que regresó Pedro Sánchez un martes por la mañana, tras «cinco jornadas de trabajo incansable, día y noche», entre aplausos de sus ministros.

Encabezamiento de la ficha 30 enviada a la Comisión Europea: Reformas en el ámbito laboral y de pensiones.

Encabezamiento de la ficha 30 enviada a la Comisión Europea: Reformas en el ámbito laboral y de pensiones. E.E.

El texto, fechado el 18 de enero, -«fue enviado en la tarde noche del lunes», explicaban a este diario fuentes de Presidencia-, se titula Plan de recuperación, transformación y resiliencia: reformas en el ámbito laboral y de pensiones. Y la parte de pensiones, explica en siete folios las nueve reformas que pretende abordar el Ejecutivo en los próximos seis años, el plazo de entrega de los 140.000 millones de euros a los que aspira España.

José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social, redactó un informe completo sobre esta reforma que incluía la ampliación de 25 a 35 años para el cálculo de las pensiones.

Con este cambio, calculaba Escrivá que el Estado se puede ahorrar un 6,3% anual de gasto. Pero para Pablo Iglesias, eso es un «recorte intolerable» que arriesga incluso la «ruptura del Gobierno de coalición». Con este planteamiento, los morados lograron que el texto enviado a Bruselas eliminara a última hora la concreción. Aunque sí mantiene el plan de ampliar el periodo de cotización, como ya informó este periódico.

La guerra y sus batallas

La guerra interna dentro del Gobierno por la reforma de las pensiones está llena de batallas, cada una en su terreno. La que más ha trascendido en los medios es la protagonizada por Escrivá, con broncas públicas en las que cargaba contra toda el ala de Unidas Podemos para no decir el nombre de su auténtico rival, Iglesias. 

Sugirió el ministro socialista que desde el mismo Ejecutivo alguien buscaba «desviar la atención» con algo «que no ha existido y que no va a existir». Fuentes de Unidas Podemos atribuyeron esta reacción a que Sánchez y Nadia Calviño lo habían «dejado solo y desautorizado».

Pero el vicepresidente segundo, experto en la dialéctica de la polémica, habla en estos asuntos por boca de su secretario de Estado de Derechos Sociales y secretario económico de Podemos, Nacho Álvarez.

El planteamiento de Álvarez está incluido en las Propuestas para garantizar el sistema público de pensiones con las que concurrieron los morados a las elecciones de 2019. Y el brazo económico de Iglesias lo explica así: «Frente a la vía del recorte, garantizar la sostenibilidad y la indexación es posible aumentando ingresos: destope de cotizaciones más altas (aportaría 0,6% del PIB) y reforma del régimen de autónomos (0,5% del PIB)». Además, plantea la «eliminación de los gastos ‘impropios’ del sistema (1.5% del PIB)».

La semana pasada, una vez que trascendió que el documento enviado por Moncloa a la Comisión Europea había difuminado su reforma estrella, Álvarez utilizó su cuenta de Twitter para plantar su bandera, dar por conquistado el territorio, y anunciar su nueva ofensiva: si de Unidas Podemos depende, serán los autónomos los que tengan que poner más cada año para el sostenimiento del sistema de pensiones. Concretamente 6.000 millones de euros más al año en cotizaciones.

Los autónomos y, claro está, «los ricos». Que ese mantra nunca se le olvida al ala morada del Gobierno.

En todo caso, la reforma del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) también está incluido en el papel remitido por Moncloa a Bruselas. Concretamente, la Reforma 6. Nuevo sistema de cotización a la Seguridad Social de los trabajadores autónomos por sus ingresos reales. Y el mismo documento abunda en el planteamiento de los morados, argumentando que «se ha de corregir la distorsión generada por la facultad de elección de la base de cotización que supone una merma de recursos para el sistema«.

El trasfondo de la bronca 

Unidas Podemos también aboga por que los autónomos coticen en función de lo que cobran. Pero Moncloa se basa en que «la facultad de elección de la base de cotización» provoca como resultado que «casi el 85% del colectivo lo haga por la base mínima» y que eso se traduce en que «un 36% de los pensionistas del RETA no alcanza la pensión mínima».

Sin embargo, los de Iglesias lo que alegan es que «debemos incrementar los ingresos de la Seguridad Social» y contraponen su propuesta a la de Escrivá de ampliar el periodo de cálculo. «Eso reduciría las pensiones (para eso se recomienda)», apunta el economista jefe de Podemos.

Álvarez, de hecho, juega con los verbos al decir que «reformar no quiere decir siempre recortar»… y, sin embargo, en ese mismo verbo, reformaresconde su propuesta de «subir la cotización» en 6.000 millones anuales a los autónomos.

Además, los de Iglesias arremeten contra la propuesta del equipo económico del PSOE, con Calviño a la cabeza, afirmando que «no está en el Pacto de Toledo». Fuentes del lado socialista del Gobierno afirman justo lo contrario: «La recomendación número 5 del acuerdo del Pacto de Toledo lo dice expresamente», aseguran.

Ese punto del acuerdo parlamentario, bajo el título Adecuación de las bases y periodos de cotización, efectivamente, dice textualmente: «Evaluación de la ampliación de la progresiva del período de cálculo de la base reguladora de las pensiones». Y añade, expresamente: «Evaluación de la ampliación del periodo cotizado exigible, por Ley, para alcanzar una pensión del cien por cien de la base reguladora».  

Le toca a Bruselas

La Unión Europea lleva más de una década advirtiendo a España de que su sistema de pensiones no es sostenible y que merece una revisión para abordar su sostenibilidad. Lo refleja la Comisión Europea, cada año, en su documento de recomendaciones de política económica. Un informe que este año 2021 ha convertido las recomendaciones en «condiciones», como admiten fuentes del mismo Ministerio de Inclusión y Seguridad Social, para acceder a las ayudas para la reconstrucción.

Con este envío, que se retrasó más de un mes respecto a los anteriores por la lucha interna dentro del Gobierno en los campos laboral y de pensiones, se cumple el primer requisito exigido por la Comisión de Ursula von der Leyen para acceder a las ayudas.

Ahora, falta el visto bueno de Bruselas a cada una de las 30 «fichas» y que la Unidad de Seguimiento del Plan de Recuperación, que dirige Manuel de la Rocha en Moncloa, vaya remitiendo cada uno de los planes para que éstos reciban el ok de la UE y se libren los fondos proyecto por proyecto.

Fuente: Alberto D. Prieto – El Español