Varios ‘menas’ son grabados mientras roban un local junto al hotel donde viven en Canarias

Los empresarios hosteleros del municipio Gran Canario de Mogán están absolutamente indefensos ante la oleada de robos que están sufriendo en las últimas semanas.

El número exacto de personas que el domingo 24 de enero constaba en las bases de datos oficiales sobre la llegada de inmigrantes ilegales desde el 1 de enero de 2021 a las costas canarias es de 1.653 personas. Este dato al que tiene acceso OKDIARIO esconde una realidad que ya está siendo insoportable para quienes la padecen in situ, los propios habitantes de Canarias, concretamente los del sur de la isla de Gran Canaria. La población general ha percibido un aumento de la inseguridad ciudadana, en palabras del propio delegado del Gobierno en las IslasAnselmo Pestana, sin embargo, vídeos como el que aparece en esta noticia, demuestran que esa “sensación” es más bien una realidad. Varios ‘menas’ (inmigrantes menores no acompañados) y al menos un adulto han sido grabados por la cámara de seguridad de un restaurante entrando varias veces a robar en la misma noche. Y este vídeo es sólo uno de los casos que se están denunciando a diario en la zona.

La situación en localidades como Mogán se está viendo agravada en los últimos meses hasta extremos difíciles de comprender y que ponen en peligro incluso la supervivencia de negocios y modos de ganarse la vida que hasta hace relativamente poco parecían seguros. Desde que las cifras de la inmigración ilegal se han disparado en las islas Canarias dos fenómenos se han conjugado para destrozar el día a día de muchos canarios, sobre todo vecinos del sur de Gran Canaria, sobre todo hosteleros y en el caso que nos ocupa sobre todo de Mogán. En esta zona el desplome del turismo como consecuencia de la pandemia del Covid ha obligado a que muchos comercios y locales de hostelería hayan tenido que echar el cierre de manera indefinida. Un ejemplo claro lo forman aquellos restaurantes, merenderos y chiringuitos que se encuentra enclavados justo al lado de complejos hoteleros de la zona. Si no hay turistas los hoteles cierran y si los hoteles cierran no tiene sentido mantener los locales abiertos para que sólo generen gastos. Ahora esos hoteles alojan a inmigrantes ilegales adultos y a ‘menas’.

Tres robos en una noche

Eso es lo que han hecho muchos negocios y uno de ellos está en la zona de Puerto Rico, en Mogán. El hotel del que se suelen nutrir en cuanto a clientes lleva meses sin turistas así que han tenido que cerrar sus puertas al público. Lo único que han hecho es conservar productos no perecederos almacenados y las cámaras de seguridad conectadas. Pero que el hotel no tenga turistas no significa que esté vacío. El hotel cercano al local que grabó la secuencia a la que ha tenido acceso OKDIARIO es uno de los destinados para el alojamiento de inmigrantes ilegales. Y eso es lo que se ve en el vídeo. Un grupo de personas cuyo aspecto concuerda con el de algunos ‘huéspedes’ de ese hotel, en su mayoría ‘menas’. De hecho, la detención de unos de los autores de los robos confirmó este extremo. Y, sí, “robos”, en plural, porque en una sola noche este mismo local ha sido asaltado hasta en tres ocasiones diferentes. Y lo de este local en concreto es solamente un ejemplo ya que fuentes de la Guardia Civil en Canarias confirman a este periódico que se están empezando a levantar actas muy similares en diferentes puntos del sur de Gran Canaria. El modus operandi siempre es el mismo. Vigilan el local, confirman que está cerrado al público y rompen barreras de acceso como toldos o ventanas para introducirse en su interior.

Una vez dentro tratan de moverse de manera sigilosa para evitar la activación de la alarma a esquivando los sensores de movimiento, pero en ocasiones, como en el vídeo que acompaña este artículo, no son los suficiente sigilosos y una potente luz delata la activación de la alarma. ¿Y el botín? Pues lo que haya, pero lo normal es que entren buscando botellas de alcohol bien para consumo propio bien para revenderla en los hoteles donde están alojados o entre los inmigrantes ilegales que habitan los asentamientos que van apareciendo en distintas partes del sur de la isla.

Al menos la juventud de los ‘menas’ lleva aparejada la falta de pericia en estos asaltos lo que está suponiendo que dejen indicios suficientes como para ser detenidos por la Guardia Civil. A través de las huellas dactilares se ha llegado a la detención de al menos uno de los autores de estos robos y ya se encuentra en la cárcel al haber sido reincidente en los delitos con robos con fuerza en locales desde que llegó a Canarias de forma ilegal. Los empresarios piden ayuda en forma del despliegue de más agentes de la Guardia Civil. Aseguran que estos robos protagonizados en su mayoría por ‘menas’ están socavando la paciencia y los escasos recursos que le quedan al sector. Y es que si a los hoteleros canarios ya los machacó la pandemia, la falta de turismo y que el consumo de ocio languidece día a día, lo que les faltaba ahora es que sus negocios, aun cerrados, se conviertan en objetivo de los ladrones.

Fuente: Alfonso Egea – OKDiario

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios