La Fiscalía recula en siete días y ya no pide a Podemos sus chats con Anticorrupción

El ministerio público envía un escrito al exabogado Calvente para dejar sin efecto el requerimiento de la semana pasada en el que exigía «con la mayor brevedad posible» visionar los chats de Podemos con el fiscal Stampa.

La Fiscalía Superior de Madrid da marcha atrás en su intención de analizar a fondo los chats internos de Podemos para aclarar si hubo una filtración de secretos por parte del fiscal Ignacio Stampa en el caso Tándem. Hace tan solo una semana, la Fiscalía pidió al exabogado de Podemos, José Manuel Calvente, una copia de todos los chats internos. Pero, de manera sorpresiva, el ministerio fiscal ha reculado y, según ha podido saber de fuentes de Podemos y desvela este lunes Vozpópuli, ha enviado una carta al exabogado para anular su requerimiento

La semana pasada, el fiscal superior de Madrid, Jesús Caballero Klink, pidió por escrito a Calvente entregar todo el material del que dispone para aclarar si durante el desarrollo del caso Tándem miembros de la Fiscalía Anticorrupción pudieron ofrecer a Podemos detalles de la investigación y facilitar su estrategia procesal y política. 

Estas diligencias de investigación se incoaron en julio de 2020 y parten de la denuncia presentada por Vox en Anticorrupción contra el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias; la que fuera su asesora Dina Bousselham; la abogada que en principio representó a ambos en una pieza del caso VillarejoMarta Flor; y el fiscal Stampa.

Caballero Klink reactivó una investigación, pese a que su número dosCarlos Ruiz de Alegría, había pedido la clausura de esta parte al no observar indicios de delito de revelación de secretos por parte del fiscal Stampa y su compañero Miguel Serrano. Cuando Calvente declaró como testigo, aludió a que en los citados chats se hablaba de las impresiones sobre sus reuniones con los fiscales y con periodistas.

Ahora, sin embargo, la Fiscalía Superior de Madrid ha reconsiderado su petición al abogado Calvente. Y de momento congela su requerimiento, que hace tan solo pocos días exigió «con la mayor brevedad posible». Según ha sabido este diario, la propia Fiscalía ha preferido «dejar sin efecto» su petición de la semana pasada. 

«Determinar y esclarecer los hechos»

La decisión de la Fiscalía es, cuanto menos, sorprendente. Algunos en el partido morado apuntan al interés de Moncloa de evitar que salgan a la luz más detalles de los chats internos de la formación. Aunque en Podemos muchos temen que la fiscal general Dolores Delgado quiere aumentar la presión sobre el partido morado, otros confían en el efecto mitigador del equipo de Sánchez, quien estratégicamente prefiere no debilitar a su socio de gobierno en un asunto tan delicado.

Según algunos chats que han trascendido a nivel de opinión pública, la abogada de Podemos presumía de tener una relación íntima con el fiscal, a quien apodaba con el nombre de Ironman. La Fiscalía de Madrid, que asumió parte de la denuncia, recordó en su momento que su objetivo era «determinar, esclarecer y concretar los hechos denunciados». Mientras tanto, el fiscal Stampa fue apartado de Anticorrupción.

La sombra de Sánchez  

Podemos acudió a las elecciones generales de 2019 ofreciendo una imagen de víctimas de las «cloacas policiales». Y Vox sostiene que «al parecer, todo obedece a una estrategia política debidamente orquestada por Iglesias, de la que Podemos se beneficiaria de la causa contra Villarejo, estando, entonces (2015), próximas las elecciones».

PSOE y Podemos están inaugurando una política de cierta colaboración en los ámbitos judiciales. Con respecto, por ejemplo, a la comisión parlamentaria sobre el caso Kitchen, Podemos ha decidido recular en su intención de llamar a declarar al excomisario Villarejo.

Los socialistas no querían que Villarejo acudiera, y Unidas Podemos ha decidido apoyar su petición. Como desveló Vozpópuli, Podemos quiere evitar dar un «altavoz» al excomisario y sobre todo impedir que hablara de los chats internos del partido, que interesan mucho al Partido Popular para convertir la comisión del Congreso en un bumerán contra el partido morado.

Fuente: Luca Costantini – VozPópuli