Pedro Sánchez rehúye el primer cara a cara con Pablo Iglesias en televisión tras un año de Gobierno

El presidente del Ejecutivo ha preferido no participar en un programa de ‘La Sexta’ que quería grabar una charla entre ambos líderes un año después del ‘pacto del abrazo’.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha rechazado participar en un programa de televisión que quería celebrar un debate abierto entre él y su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, en el primer aniversario de la coalición. Iglesias había dado su visto bueno, y acabó grabando en solitario una entrevista que estaba pensada como charla entre dos líderes políticos.

Este domingo el canal de televisión La Sexta emitirá un programa en el que el vicepresidente hará un balance después de su entrada en el Ejecutivo. Los miembros de la emisora esperaban poder tener tanto a Iglesias como a Sánchez alrededor de una mesa para que pudieran expresar libremente su punto de vista sobre los hitos y los errores del Ejecutivo. Pero el equipo de Sánchez rehusó ese tipo de formato.

Desde su llegada a La Moncloa, Sánchez intenta limitar sus exposiciones públicas. Prefiere moverse con puestas en escena muy encorsetadas, como la llegada bajando de un coche a una reunión ministerial o a una cumbre europea; o utilizando el avión presidencial. Su participación en los medios es tan reducida que en el primer año de Gobierno, y en plena pandemia, el vicepresidente Iglesias ha concedido más entrevistas que Sánchez a los medios nacionales y a los internacionales.

Es sabido en el entorno del presidente que sus habilidades retóricas pueden sufrir ante Iglesias, más experto y preparado en el cuerpo a cuerpo en los medios. Es por ello que, de momento, el primer intento de las televisiones comerciales para ofrecer un debate entre el presidente y el líder de Unidas Podemos ha caído en saco roto.

De la charla a una entrevista

De ello ha quedado una larga entrevista a Iglesias, rodada en Madrid el martes y cuyo contenido ya ha sido adelantado en las redes sociales. Se trata del programa Salvados, liderado por el periodista y presentador Fernando González Gonzo, en el que el vicepresidente hace reflexiones como que se ha dado cuenta de que “estar en el Gobierno no es estar en el poder», lo que ha generado cierto revuelo.

Iglesias también insistirá en el programa en algunas de sus propuestas para el nuevo curso, como la de atajar el repunte del precio de la luz. Se trata de un punto muy delicado para Podemos, porque el partido se enfrenta a una hemeroteca difícil de gestionar. Los morados acusaron con dureza al PP de las subidas de las tarifas en los años anteriores, y ahora se están mostrando incapaces de resolver el problema. Iglesias está dispuesto a desafiar personalmente a Sánchez en este punto.  

La última entrevista televisiva de Sánchez fue la de Telecinco, durante el telediario de la tarde del 9 de diciembre. En ella, Sánchez intentó apagar la polémica del apoyo a los Presupuestos de Bildu y ERC. El presidente sostuvo en prime time que la posición del PP obligaba al PSOE a escorarse a la izquierda, pero que aun así su Gobierno no puede considerarse como una amenaza a la Constitución o un Ejecutivo “bolchevique”. Pese a ello, ahora ha preferido evitar dejarlo también claro a su socio de Gobierno en un encuentro televisado, que, al igual que el arranque de la primera coalición, hubiera representado un acontecimiento inédito en España. 

Fuente: Luca Costantini – VozPópuli