Dos alcaldes del PSOE se vacunan contra el Covid porque «sobraban dosis»

Los alcaldes del PSOE de El Verger, Ximo Coll, y de Els Poblets, Carolina Vives, se han saltado las normas del sistema nacional de vacunación contra el Covid y ambos –que además son matrimonio– han recibido ya la primera dosis de la vacuna. Los dos ediles del PSOE valenciano dicen que «sobraban dosis» y prefirieron ponérselas antes de que se «tiraran a la basura».

La picaresca con administración de la vacuna del coronavirus llega hasta altos cargos del PSOE valenciano. En concreto, dos alcaldes socialistas han reconocido que ha aprovechado que había dosis de sobra para vacunarse contra el virus.

Así lo ha reconocido el alcalde de El Verger, Ximo Coll, que junto a su mujer, también alcaldesa socialista pero de Els Poblets, se saltaron la estrategia de vacunación, ya que no pertenecen ni al grupo de personas mayores de residencias ni al grupo de personal sanitario.

La oposición en El Verger cree que ha habido un «abuso del cargo» ya que ambos primeros ediles la han recibido antes que otros grupos de riesgo mientras que desde la agrupación provincial socialista descartan «mala fe».

El alcalde ha asegurado que él «no ha pedido nada» y sostiene que fue la «mejor opción» para «no tirar las dosis» de la vacuna que le habían dicho sobraban. Asimismo, Coll ha declarado que no se siente un «privilegiado» porque «hay vacuna para todos» y ha justificado la decisión, dado que está al frente de numerosas Concejalías, entre ellas la de los Mayores, lo que significa que tiene «contacto directo y diario con mucha gente».

«Me llamaron del consultorio y me explicaron que había sanitarios que no deseaban o no podían recibir la vacuna, por lo que nos llamaron a nosotros y allí acudimos con la Policía Local y la Guardia Civil», ha detallado Coll. El alcalde de El Verger ha confirmado que el Jefe de la Policía Local del pequeño municipio también recibió la vacuna.

«Llevo meses yendo a casas de gente de riesgo que no puede salir a la calle, trabajando en el Ayuntamiento y en contacto directo con muchas personas; sobraban siete dosis, no las vamos a tirar a la basura», ha recalcado el alcalde.

Igualmente, ha tachado de una «maniobra malévola» por parte de la oposición que intente polemizar con dicha situación. «Insisto en que no soy un privilegiado, en este pueblo de 4.600 habitantes nadie se va a quedar sin vacunar», ha sostenido.

Los hechos han generado polémica en las localidades de la Marina Alta –ambas son colindantes– y donde la oposición criticado la acción. Por su parte, el PSPV, al que pertenecen ambos primeros ediles, reconoce que la situación «podría haberse evitado» pero destaca que «no ha habido mala fe».

El portavoz de Compromís en El Verger, Basili Salort, ha explicado que conocieron esta vacunación en la Junta de Portavoces, a través del propio alcalde, y sostiene que ha habido «un abuso del cargo» por parte de Ximo Coll y Carolina Vives.

«Han pasado por encima de los grupos de vacunación establecidos, todo por interés propio; sus argumentos no son válidos y nos parece un abuso del cargo y estudiamos pedir la dimisión», ha declarado.

Por su parte, la portavoz del Partido Popular en la misma localidad, Adela Moncho, ha reconocido que después de que circulara un rumor «muy fuerte» por el pueblo al respecto, el alcalde lo confirmó en la Junta de Portavoces a preguntas de los ‘populares’.

«Es un escándalo y asqueroso cuando aún hay gente esperando para recibir la vacuna, me parece que esto es ya ‘sálvense quien pueda’», ha añadido Moncho.

Por último, el PSPV considera que «no ha habido mala fe» en lo ocurrido pero sí reconoce que «se podría haber evitado todo el revuelo». «Tenemos que ser responsables y dar una imagen, se hubiera podido evitar toda esta repercusión, aunque insistimos en que no hay mala fe, pero entendemos que haya gente molesta», han indicado fuentes de la agrupación provincial.

Fuente: OKDiario

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios