Hacia la guerra civil en U.S.A.

«China sabe y declara abiertamente  que Estados Unidos ya no es ejemplo de democracia, esa supuesta “sagrada palabra” que los demagogos utilizan como arma para señalar a los demás países como  “ejes del mal”; algo que han inventado los oligarcas estadounidenses como un arma, de las muchas disponibles,  para la guerra»

El caos más absoluto se apodera de Estados Unidos y mientras el “imperio”  americano se derrumba, China prepara  el escenario adecuado para ocupar la cúspide de la hegemonía mundial.

No será tan rápido como cuentan algunos ridículos  envidiosos cuando critican a la «superpotencia» americana;  y tampoco será una caída en el fango de la historia como ya celebran los terroristas musulmanes presagiando  “vía libre”  para seguir matando cristianos y judíos en el Oriente Medio… o en cualquier parte del mundo, si se tercia… Eso es así, porque eso está ocurriendo.

Los odiadores exclusivistas que habitan entre la élite  de la Unión Europea deberían estar temblando porque la mafia del llamado Nuevo Orden Mundial también ha tomado los resortes Europa y ha colocado a la peor ralea socialdemócrata  alemana al frente de un desmoronamiento tan preparado y tan efectivo como el de los Estados Unidos.

La “traición” europea  ya ha dejado absorto al equipo de Joe Biden que ni siquiera ha tenido tiempo de poner mesa y mantel… mientras Bruselas negocia y firma, abiertamente, contratos de tal envergadura política que deja a la OTAN con el trasero al aire en cuestiones de seguridad.

No le han dado ni un minuto de espera al nuevo equipo de la Casa Blanca, aprovechando que está prácticamente vacía y con los últimos habitantes “rendidos” y amarrados a su desgracia…

El cacareado programa de Joe Biden sobre volver a la “amistad inquebrantable” con la Unión Europea,  se ha ido al traste porque China ya tiene en el bolsillo las firmas de Alemania y de las principales potencias económica europeas.

Una apremiante preparación de la defensa militar europea frente a Rusia, era la primera urgencia de Joe Biden para volver como “el bueno” de la película cuando el “monstruo”  creado por el imperio mediático socialdemócrata ha sido  “eliminado” para siempre de la élite estadounidense…

Téngase en cuenta -además-  que el aparato de propaganda del  llamado Democratic Party  (The Washington Post  y The New York Times) piensan incluso exterminarlos socialmente, a Trump y a toda su familia. Es decir, que “desaparezcan” si es posible, de los Estados Unidos.

Es algo que ha quedado meridianamente  claro a la gerontocracia de izquierda de Capitol Hill, encabezada por el Clan Clinton-Obama, auténticos  “dioses” para la extrema izquierda.

Por supuesto, Nancy Pelosi se apunta al linchamiento, Presidenta de la Cámara de Representantes, aboga abiertamente por la expulsión inmediata de Donald Trump de la Casa Blanca; Mitch McConnell, empujó a Donald Trump a las ruedas del autobús…

Y  Mike Pence, su vicepresidente, se quitó de en medio para que la sangre no lo salpicara.

Al contrario de lo creíamos, casi todos, la Unión Europea está aprovechando, el desprecio, la soledad absoluta, y el linchamiento social del actual presidente,  para “desconectarse” totalmente de Estados Unidos.

Bueno… es una estrategia alemana, pero ¿Se saldrá Berlín con la suya?

El aparente caos estadounidense le ha venido de perlas a Angela Merkel, al presidente francés Emmanuel Macron y a todos los jerifaltes de la burocracia bruselense.

Ante el estado de “indefensión” de Europa, cosa evidente en el terreno militar,  y las carencias evidentes en todas las fuerzas armadas estadounidenses repartidas por el mundo, el equipo de Joe Biden contaba con la alianza inquebrantable de Bruselas…

Pero se ha quebrado… de momento y muy rápido, que se hace tarde.  Lo advertimos desde hace muchos años.

Mientras tanto, al estupefacto Joe Biden le indican sus asesores que, en preparación de que surjan otros Pearl Harbor  que enturbien la paz aparente en los mares de china, se sugiere a Bruselas tomar urgentemente en serio la defensa.

En las actuales circunstancias, Washington, trataría de desplegar  una inteligente y honesta “foreign policy”  con la Rusia de Vladímir Putin… Es difícil tratar con el Kremlin en estos momentos, pero si los rusos vuelven la espalda,  todavía hay fuerza y estrategia en el US Army para hacer que los rusos paguen un precio alto por sus ”gamberradas” e intromisiones en Europa.

Ahora las únicas cartas de la baraja parecen estar en manos de los banqueros chinos, y todos los expertos en economía de guerra occidentales (por llamarlo de alguna manera)  sugieren, a pesar de ello,  que se puede contener a Beijing militarmente con una buena coalición…

Los que eran aliados de Washington para contener a China militarmente, ya no se fían para nada del “circo” montado en Washington… Aunque algunas de esas coaliciones, ya están funcionando en el Indo-Pacífico.

Se debe entender que China, digan lo que digan sus atrevidos y locos generales, está rodeada de potencias con armas nucleares  (Pakistán, India, Rusia, North Korea, U.S.A.) y media docena más  de aliados de Washington que conseguirían las bombas nucleares de inmediato (Japón, Australia, South Korea, Taiwan, Nueva Zelanda, Canadá).

Para salir del paso ante la tragedia en la que puede desembocar el declive de Estados Unidos, se trata de hacer ver a China que una guerra con Washington  sería enormemente costosa y ruinosa para la estabilidad en el territorio chino; todos los war games  de último diseño en algoritmos, ofrecidos para ver, para el emperador Xi Jinping,  indican dos cosas fundamentales:

  1. a) Una inesperada guerra abierta con los Estados Unidos la perdería China a día de hoy…
  2. b) El otro punto es que deja bien claro, además, que la única salida que tiene China para ganar territorio es hacerlo en sus fronteras con Rusia y países adyacentes.

U.S.A.  tiene la casa sin barrer…

Nunca ha sido el crimen más verdad que cuando los asesinos socialistas roban unas elecciones, porque están ejercitando a la perfección no solo la ruptura y el derrumbe de una nación sino que muestran un solo camino a los horrorizados ciudadanos:

El ejemplo práctico lo tenemos en Venezuela…

Sin embargo, en U.S.A. , la plutocracia mediática, multimillonarios de las redes sociales e ideólogos del Strategist New America, capitaneados por el “genio” de control y manipulación de masas,  Peter W. Singer, tienen el poder, el dinero y la fuerza militar adecuada para liderar el llamado Nuevo Orden Mundial.

En pocas palabras, lo tienen todo. ¿Qué harán los chinos?

Como es natural, el resto del planeta, las múltiples creencias y religiones, y centenares de países variados, “demasiada gente” para la ecología  -según estos genios de la gobernanza-  que conforma, el planeta exhausto en el que vivimos, han dicho:

«Aquí mandamos nosotros y el que no esté de acuerdo, que se joda»

La  terrible y macabra oscuridad de lo desconocido se avecina desde Estados Unidos y la Unión Europea.  No… no se trata de una teoría de la conspiración, no se trata de ningún cuento chino.

A la espera de implantar su dictadura que difícilmente se puede ya encubrir, Washington se ha hundido en un pantano del que difícilmente podrá salir.

La dictadura socialista ya la saborean los mafiosos y la aplauden los grandes cómplices,  manipuladores mediáticos del mundo entero… China lo tiene demasiado fácil…

Si acaso usted se cree muy listo, espere y compruebe con el tiempo… La chusma, el rebaño, las masas o como usted quiera llamarlo, no tienen porqué intervenir en algo tan importante como la gobernanza, la forma de vida en el planeta, o la supervivencia en este mundo… Estaría bueno…

La credibilidad de los estadounidenses, es ninguna.

Aseguran mis entrañables amigos, periodistas de los suburbios en Washington,  que los multimillonarios de los grupos mediáticos estadounidenses se preparan para financiar un poderoso ejército que los coloque en el poder para siempre…

Eso,  y solo eso,  es lo que quiere conseguir la mafia instalada en el Democratic Party.

Naturalmente, les da igual que usted lo llame como quiera   (nazis, fascistas, dictadores, gentuza maloliente, bellacos o asesinos profesionales) porque ellos son los que mandan y todo lo demás es teatro…

Ellos dicen lo que es verdad  y lo que es mentira

Su poder es omnímodo y le advierten que el lenguaje “legal”  y el “adecuado”, o políticamente correcto,  es el que dictaminan las redes sociales; esos poderosos plutócratas son los dueños del mundo, así de claro:

La oligarquía estadounidense de hoy se llama Democratic Party,  y el hecho de que exista, por el momento, el Partido Republicano, es algo intrascendente; pero yo, como soy sobradamente educado, les aseguro que hoy, demócratas y republicanos, son la misma cosa…

Es por eso que los oligarcas mediáticos serán, a partir de ahora, quienes coloquen los adjetivos calificativos para señalar a los demás…

Pórtese bien, querido lector, porque si no lo hace, bueno… no se asuste.

La última encuesta, la más reciente de Gallup sobre la credibilidad de los periódicos y de la prensa escrita de siempre como, The New York Times ó The Washington Post, es ninguna…

En relación a los otros medios digitales del Nuevo Orden Mundial, se encontró que los estadounidenses,  que supuestamente confían en el llamado Cuarto Poder,  ni siquiera  llega al 9 por ciento.

Ha sido revelador, tras 4 años de ensañamiento con el “monstruo” generado por la élite dominante… al menos para la gente decente… La turba de linchadores no se detiene ni aunque el engendro “pintado por Obama”   se vaya de la Casa Blanca.

Y si se le ocurre decir, querido lector, que la mafia demócrata ha engañado, manipulado y robado las elecciones, le dirán algo muy sencillo y muy claro:

«El único ladrón es usted, y si vuelve a decir eso, bloquearemos todas sus cuentas de las redes sociales, le borraremos el blog; le quitaremos todo el dinero de su cuenta corriente, apagaremos la luz de su casa, la calefacción,  y le cortaremos el agua. Finalmente, publicaremos que usted es un puto monstruo, y que debería morirse cuanto antes.

Desgraciado !

China sabe y declara abiertamente que Estados Unidos ya no es un ejemplo de democracia, esa supuesta sagrada palabra que los demagogos utilizan como arma para señalar a los demás países como  “ejes del mal”;  algo que han inventado los oligarcas estadounidenses como un arma, de las muchas disponibles,  para la guerra.

Xi Jinping  observa, desde ahora, con otros ojos…   Cada vez están más seguros en Beijing de que ha llegado el momento sublime del Partido Comunista Chino.  Lo tienen más fácil que nunca.  Miles de espías infiltrados casi están “certificando”  que es cuestión de poco tiempo el colapso de Washington.

La guerra civil parece inevitable, la desilusión y la tragedia,  se vive en todos los Estados Unidos de América.

La república estadounidense ya está rota.

Artículo-opinión de Alfonso M. Becker