Hermann Tertsch: «Trump no ha dado un golpe de Estado. Ha caído en una trampa»

El eurodiputado de Vox, que se ha convertido en uno de los mayores defensores de las tesis ‘trumpistas’ en los últimos años, habla con ‘Vozpópuli’ tras el asalto al Capitolio en Washington por parte de una turba de seguidores del presidente saliente de EEUU.

Dentro de las filas de Vox, el eurodiputado Hermann Tertsch (Madrid, 1958) se ha convertido en uno de los mayores defensores de las tesis de Donald Trump en los últimos meses. El asalto al Capitolio de EEUU por parte de una turba de trumpistas no ha servido para enfriar sus cumplidos hacia el presidente saliente. Tampoco para rebajar sus acusaciones contra el demócrata Joe Biden, al que considera «un megacorrupto».

El fuego cruzado entre partidos tras el asedio a la sede legislativa americana no cesa. Mientras que Pablo Casado equipara las «justificaciones» de Vox al «rodea el Congreso» de Unidas Podemos y atribuye a Trump el «deber» de «atajar» la crisis institucional de EEUU, los de Abascal evitan responsabilizar al mandatario republicano y aprovechan para arremeter contra las acusaciones del propio Casado y las arengas de Pablo Iglesias.

En una entrevista con ‘Vozpópuli’, Tertsch sitúa el epicentro de la violencia en las protestas callejeras promovidas por la izquierda y en el movimiento Black Lives Matter (BLM). «Condeno el asalto al Capitolio igual que condeno todas las agresiones sistemáticas conducidas por la izquierda y que han llevado a EEUU al borde de una guerra civil», defiende.

-¿Cuál es su lectura de lo ocurrido? ¿Rechaza el asedio al Capitolio?

-Por supuesto que lo condeno, es un desastre. La violencia no está justificada en ningún caso y menos aún si se trata de asaltar un Parlamento. Pero sabemos por qué se ha bajado el listón de la violencia en EEUU. La izquierda, los demócratas y el movimiento Black Lives Matter la han utilizado masivamente para crear un ambiente de miedo y polarización sin que Biden dijese una sola palabra.

Hace dos años, cientos de manifestantes fueron arrestados por asaltar el Senado para protestar contra la designación del juez del Tribunal Supremo Brett Kavanaugh. Aquí se les reían las gracias… Así que yo condeno el asalto al Capitolio igual que condeno todas las agresiones sistemáticas conducidas por la izquierda y que han llevado a EEUU al borde de una guerra civil.

-¿Cree que la policía dejó pasar a la turba de seguidores de Trump como sugiere en Twitter?

-Hay escenas donde se ve perfectamente que los agentes no hacen nada por impedirlo. Yo no nací ayer. Me acuerdo perfectamente de muchas otras manifestaciones delante del Capitolio y de cómo se protege, cosa que no se ha hecho ahora.

-¿Y quién está detrás de esa ‘apertura’ de puertas? ¿A quién beneficia según usted?

-Es evidente a quién ha beneficiado este asalto. Ha servido para dejar sin argumentos a los millones de norteamericanos que creen que les han robado las elecciones y a los representantes dispuestos a promover una investigación sobre las elecciones.

-Pero ya se habían presentado denuncias…

-No se ha hecho de forma ordenada. Se han presentado de forma desordenada y caótica. El equipo de Trump no ha sabido hacerlo, no sé si por ira o por indignación, pero ha sido un desastre. Pero los hechos son los hechos y las reglas se han cambiado en medio del juego. Se convirtió a un delincuente como George Floyd en un héroe para lanzar una campaña de agitación que ha llevado Kamala Harris y que ha callado Joe Biden. Ya veremos si a la mujer asesinada ayer se le hacen los mismos homenajes que a una persona acusada de violencia de género y demás barbaridades…

Se convirtió a un delincuente como George Floyd en un héroe para lanzar una campaña de agitación que ha llevado Kamala Harris»

-Menciona a Biden y a Harris. ¿Trump no tuvo nada que ver en que sus partidarios entrasen ayer en el Capitolio? 

-Sí. Él cayó en una ridícula trampa. Todo estaba encauzado para crear el caos. Dijo que fueran al Capitolio «peacefully» (pacíficamente), cosa que otros no hacen. Pero por supuesto que tiene culpa, sobre todo porque no ha sabido mantener aliados ni alianzas. Trump ha sido el presidente que más agresiones ha sufrido desde la guerra civil y no por bocazas, sino porque se ha creado toda una narrativa que le ha acompañado desde antes de las elecciones. Todo falso y todo montado por los servicios de información norteamericanos con la gente de Obama y Biden.

-¿Por qué llama corrupto a Biden?

-Se sabe de los negocios de Biden con chinos y ucranianos, pero no se dice nada. Es una persona megacorrupta. Todas las pruebas que existen sobre él han sido censuradas sistemáticamente por la prensa mundial. El ‘New York Post’ se hizo eco de sus negocios con China y el resto de medios vetan la información. Ni una palabra sobre su probada corrupción. Trump tiene unos defectos gordísimos, pero no ha dado un golpe de Estado. A Trump le han robado unas elecciones y le han callado la boca con lo del Capitolio.

-¿Y sus seguidores? ¿Dieron un golpe de Estado?

-No. Un golpe de Estado no se da así. Ahí no había ningún preparativo como se ha visto. Si hubo preparativos fue por parte de unos cuantos sospechosos que iban en primera fila con cascos. El resto solo iba a una manifestación y se fueron animando a asaltar el Capitolio, lo que fue un error capital. Fue un asalto, no un golpe de Estado.

A Trump le han robado unas elecciones y le han callado la boca con lo del Capitolio»

-Si no había preparativos, ¿por qué insinúa que estaba orquestado?

-No estaba orquestado por Trump. Pero sí creo que el asalto se produce por gente interesada en ello. Es una trampa que solo favorece a los que querían que en las votaciones de después pasara lo que pasó: ya no hubo senadores dispuestos a presentar recursos a los delegados de los diferentes Estados para que se investigasen las elecciones. Si lo hubiesen hecho les hubiesen acusado de favorecer a los asaltantes.

-Trump ha asumido el final de su mandato. ¿Le parece un ejemplo a seguir como presidente?

-No puede serlo porque es inimitable. Tiene una personalidad absolutamente fuera de lo normal, es un ser extraordinario. Eso es bueno y malo. Ha sido un gran presidente, pero muy peligroso para mucha gente. No ha organizado ni una guerra en cuatro años, es el primero que no organiza guerras en décadas. Eso se traduce en que a muchas personas no les han funcionado sus negocios.

También ha plantado cara a China, que cuenta con una posición de ventajismo y prepotencia que arrolla al resto del mundo. Es una dictadura totalitaria y Trump ha sido el único que ha tenido el coraje de poner pie en pared. Ha dado libertad, ha eliminado regulaciones, ha generado riqueza… Pero a nadie le interesa contarlo.

-¿Reconoce alguna cosa que haya hecho mal?

-Sí, sí. Su carácter es el que es. Se ha deshecho de mucha gente que era buena. Es un personaje muy propio que no acepta consejos y esto te hace equivocarte mucho. Mucha gente le ha querido bien y les ha hecho feos horrorosos. Pero es el personaje más auténtico frente a todos los impostores como Biden que han pasado por la historia de las presidencias norteamericanas.

-¿Cómo va a influir su salida en EEUU?

-Es una mala noticia para libertad. Va a empezar una caza por parte de la izquierda a todo lo que sea derecha, familia, religión, historia y opiniones diversas. Se sienten crecidos y omnipotentes y van a causar muchos problemas a Biden y al sector del dinero que ha apoyado su candidatura. Llega una jauría izquierdista contra la economía. A ver lo que dura. Como está medio gagá, igual le sustituyen pronto por Kamala Harris.

La política conservadora se va a ver brutalmente acosada porque piensan que tienen carta libre»

-¿Y en Europa?

-Esta ofensiva del globalismo socialdemócrata se va a extender a todas partes. También a España y a todos los europeos que creen en la nación, la libertad, los derechos, la historia y la familia. La política conservadora se va a ver brutalmente acosada porque piensan que tienen carta libre. Es el momento de hacer un pogromo contra los conservadores de verdad, no contra los Egeas y Casados…

-A propósito de Casado… El líder del PP ha insinuado que la posición de Vox frente al asalto al Capitolio de EEUU es equiparable a la de Podemos cuando defendió rodear el Congreso. ¿Tiene razón?

-Casado nos importa bien poco ya. Creo que pronto será página pasada en el PP. Él y su grupo tienen poca trayectoria. Creo que solo se preocupan de su sillón y en ello están. Son parte del consenso que nos ha traído a Sánchez, Casado y la ruina a nuestro país. Se han cubierto de gloria, así que más les valdría estar un poco más callados.

Fuente: Marina Alías – VozPópuli