Del PP a Bildu convierten la subida de la luz en el debate prioritario del Congreso

Los partidos de la oposición y algunos socios parlamentarios, como los vascos o Compromís, reclaman las comparecencias de la vicepresidenta Ribera y del ministro Garzón y medidas urgentes en el sector.

La repentina subida de la luz en plena ola de frío y temporal de nieve en España ha situado en el mismo frente a PP y Bildu, a Ciudadanos y Compromís. Oposición más frontal y socios puntuales del Ejecutivo: todos ellos sin excepción se han levantado ante el incremento del coste en la factura y lo quieren convertir en asunto prioritario ante el Congreso de los Diputados. El Gobierno tiene que dar la cara, coinciden. 

Empezando por el líder del principal partido de la oposición parlamentaria, Pablo Casado ha destacado que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias prometían que «no iban a dejar a nadie atrás» y «presumían de una transición energética justa». El Grupo Popular ya ha reclamado la urgente en el Congreso de la vicepresidenta cuarta del Ejecutivo y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, y del titular de Consumo, Alberto Garzón. Además, ha emplazado al Ejecutivo a tomar medidas para «impedir que el aumento de precios lastre los bolsillos de los españoles, especialmente dañados por los efectos de la pandemia».

«Los que no iban a dejar a nadie atrás y presumían de una transición energética justa empiezan el año con un 20% de subida del precio de la electricidad en plena ola de frío, afectando a las familias más vulnerables», ha recalcado Casado. 

No sólo ha sido Casado el único que ha esgrimido esta polémica. Más cargos del PP han reclamado explicaciones al Ejecutivo por la subida del precio de la luz. Así, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha señalado que «en la peor ola de frío los españoles están congelados por la subida de la luz, del gas y del impuesto a los carburantes». La portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, ha denunciado la «estafa política del escudo social» cuando «la luz sube un 19,3% y el gas un 22% en plena ola de frío y con la pandemia asolando España». A su juicio, el Gobierno debe dar explicaciones.

En el extremo contrario del arco ideológico, Bildu, uno de los socios presupuestarios del Gobierno, ha exigido medidas urgentes ante la, a su juicio, «inaceptable» subida del 27% y del 22% del precio de la luz y del gas, respectivamente, en pleno temporal de frío y, de entrada, ha solicitado que los ministros de Consumo, Alberto Garzón, y de Transición Ecológica, Teresa Ribera expliquen en el Congreso cómo pondrán fin al «abuso» de las eléctricas. «Ya es hora de poner freno a quienes se lucran con derechos básicos de las personas y empezar a revertir tanta privatización durante décadas. Es hora de actuar», ha asegurado el diputado de la izquierda abertzale Oskar Matute, quien pide al Gobierno «hechos» y no palabras.

Por ello, quiere que Garzón especifique en la comisión del ramo del Congreso qué medidas pondrá en marcha para dar solución a esta situación, así como las acciones de contención de precios a futuro para que un hecho así «no vuelva repetirse. Además, reclama la presencia en sede parlamentaria de Ribera para que precise qué decisiones adoptará para acometer las «necesarias» reformas del sector eléctrico y transitar hacia un modelo democrático, «bajo control público y orientado a proteger las necesidades de la ciudadanía».

Hay más exigencias parlamentarias. El grupo de Ciudadanos (C’s) y la formación Compromís han exigido también este viernes al Gobierno que adopte medidas urgentes para reducir el impacto de la subida de los costes de la electricidad en los consumidores. Ciudadanos ha presentado una batería de preguntas al Gobierno, al que pide que explique qué medidas tiene previsto tomar para evitar que la subida del coste de la electricidad ponga en riesgo la supervivencia de pymes y autónomos españoles. Además, en una proposición no de ley, insta al Gobierno a aplicar un IVA reducido a las facturas de luz y gas natural mientras dure la excepcionalidad provocada por la pandemia del coronavirus, y acabar con la doble imposición de la luz y el gas natural, sacando los impuestos a la electricidad y los hidrocarburos de la base imponible del IVA. Asimismo, reclama una modificación de la tarifa eléctrica para que los consumidores no tengan que soportar costes adicionales no asociados a la electricidad.

Los portavoces de Compromís en el Congreso y el Senado, Joan Baldoví y Carles Mulet, también se han plantado y han señalado que «por mucho bono social (descuento en la factura de la luz para los consumidores vulnerables) existente, si el precio de la energía y el gas se disparan en plena ola de frío, se arroja a miles de economías familiares a la pobreza energética». Ha recordado que hogares con bajo poder adquisitivo necesitan consumir más energía para luchar contra el frío debido a las condiciones de sus inmuebles. Para Compromís, que ha recordado que hace unas semanas el Gobierno anunciaba la congelación de 14.000 millones de euros de costes del sistema eléctrico hasta el 1 de abril de abril de 2021, el Ejecutivo «tiene la capacidad de regular esta subida de precios».

Fuera del ámbito político, la entidad Instituto de Política Social Española, ha dicho que, ante este incremento de la luz, «la única solución sería que el Gobierno se haga cargo de ello» y ha explicado que dos de cada cinco hogares no pueden hacer frente a una «factura desorbitada» como la que va a haber, al tiempo que piden a Pablo Iglesias que cumpla su promesa de no consentir subidas desorbitadas, informa Efe. El Consejo de Ministros acordó el pasado 15 de diciembre iniciar la tramitación de un anteproyecto de ley para crear un fondo con el que sacará de los costes fijos de la factura de la luz la financiación a las renovables –lo que dijo que abaratará el recibo al consumidor al menos un 13% en cinco años– y que se nutrirá con aportaciones de los comercializadores de luz, gas y productos petrolíferos. 

Fuente: La Información

Comparte esta página: