Vox augura un éxito el 14-F en Cataluña debido al incremento en su número de afiliados

Los de Santiago Abascal preparan su entrada en el Parlament, pero evitan hablar de ‘sorpasso’ al Partido Popular. Según los últimos datos registrados por la formación, los afiliados crecen a un ritmo de 50 socios al mes en la región desde el verano.

Vox vela armas para el 14-F. La conquista de las urnas catalanas es su próximo objetivo y primero de 2021. La moción de censura contra Pedro Sánchez supuso el pistoletazo de salida a la carrera de las elecciones. Conscientes de que su iniciativa no saldría adelante, los de Santiago Abascal quisieron aprovechar la ocasión para denunciar la gestión del Gobierno y, de paso, catapultar a Ignacio Garriga, diputado que recientemente había sido designado candidato a presidir la Generalitat.

La moción resultó fallida, pero el odontólogo catalán fue el encargado de defender los motivos que habían llevado a su partido a pedir la cabeza de Sánchez. Millones de españoles pudieron escuchar su discurso. Desde entonces, ni Abascal ni el resto de dirigentes que forman la cúpula de Vox han dejado de viajar a Cataluña para participar en diversos actos.

El objetivo es entrar en el Parlament y, aunque evitan hablar del ‘sorpasso’ al Partido Popular que pronostican algunas encuestas, fuentes del partido reconocen que las expectativas de lograr al menos cinco diputados son altas. Poco amigos de los sondeos, los de Vox dicen basarse en dos indicadores: el aumento de afiliados y la acogida en las calles.

Según datos registrados por la formación a los que ha accedido VozpópuliVox cuenta con 3.418 afiliados en toda la comunidad. En los últimos seis meses, es decir, desde verano, han sumado una media de 50 carnets al mes. Aunque no se distribuyen igual por todas las provincias, siendo Barcelona la que más adeptos acapara.

Entre las medidas que plantean en la comunidad, destaca «recuperar las instituciones«. Según el partido liderado por Abascal, «el golpe de Estado continúa activo en Cataluña» y su idea es denunciar desde la Generalidad «a Quim Torra y al resto de golpistas por sus delitos contra la unidad de la nación».

Imanes e inmigración ilegal

La inmigración ilegal será otro de los ejes centrales del discurso de Vox en Cataluña y a nivel nacional. Adquirió peso en los últimos meses de 2020 tras la crisis migratoria de Canarias y lo hará en la campaña electoral.

Vox pretende realizar cambios legislativos para la expulsión inmediata de los inmigrantes ilegales. También quiere impedir las subvenciones y cortar cualquier tipo de financiación pública a las ONG a las que considera «colaboradoras necesarias en el tráfico de seres humanos».

La idea del partido es clausurar los centros de menas y perseguir la ocupación y los narcopisos. Además quieren cerrar «mezquitas fundamentalistas» y expulsar del país «a los imanes que propaguen el integrismo, el menosprecio a la mujer o la yihad».

Otras propuestas pasan por recuperar el derecho a la educación en español y la elección del centro educativo y eliminar el gasto político ideológico, lo que implica, según explicó Garriga en una entrevista a Vozpópuli, el cierre inminente de TV3, Diplocat y duplicidades administrativas. En el plano económico, Vox se ha fijado como meta la reducción de impuestos, incluidos los tramos de IRPF.

Cabe recordar que la última convocatoria de elecciones en Cataluña tuvo lugar en 2017, después de la aplicación del artículo 155 de la Constitución tras la declaración unilateral de independencia y de la celebración del referéndum ilegal. Inés Arrimadas salió triunfante.

Consigna: no hablar de ‘sorpasso’

Este 14-F, Vox, que hasta ahora no ha conseguido representación institucional en Cataluña, se medirá con el PP y Ciudadanos para abanderar la bandera constitucionalista. Son los primeros comicios desde que Casado escenificase su ruptura con Abascal. La consigna del partido es contener la euforia y no airear el asunto del posible sorpasso.

«Estas elecciones no las planteamos como una lucha entre los que defienden España. Tengo muy claro que me dirijo al conjunto de los catalanes para denunciar el proyecto separatista totalitario y a la izquierda totalitaria», declaró Garriga a instancias de este medio.

«Cataluña es parte esencial de España y lo ha sido siempre. Como Galicia, Extremadura o Murcia. El separatismo se ha inventado una farsa propagandística que no se corresponde ni con la historia de la región ni con el sentir de los catalanes. Su único objetivo ha sido siempre dividirnos y acabar con la diversidad de la región. Hemos venido a reivindicar a la Cataluña orgullosa de su pertenencia a España y la libertad de millones de catalanes oprimidos por el separatismo y la ofensiva ideológica de la izquierda», argumentan.

Fuente: Marina Alías – VozPópuli