La Sanidad privada se ofrece a vacunar gratis ante el letargo del Ministerio de Sanidad

Pone a disposición de la Administración 458 hospitales, 12.000 centros médicos y 270.000 profesionales.

Las clínicas y centros sanitarios privados que hay en España se han puesto a disposición de Sanidad para acelerar con su ayuda la ralentizada vacunación contra la Covid-19. Según los datos difundidos por Sanidad, las administraciones sanitarias apenas han logrado poner 139.339 de las 743.925 dosis recibidas, un 18,7% del totalEl Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), en donde se agrupan, ha manifestado “la disponibilidad absoluta del sector sanitario privado en todas las comunidades autónomas para agilizar el ritmo de vacunación que requiere la pandemia y lograr una más rápida inmunidad, sin incrementar los costes del sistema sanitario, dado que la sanidad privada no factura nada por la vacunación”.

Illa ignora la ayuda de Ejército y Sanidad privada con la vacuna

Esta ayuda gratuita no es baladí. La Sanidad de titularidad privada cuenta con 458 hospitales en toda España, más de 12.000 centros médicos y cerca de 270.000 profesionales. “Contemplar una logística dinámica que sume voluntades y esfuerzos para todo el proceso es clave, evitando que las vacunas disponibles estén a la espera de ser administradas al segmento de población previamente establecido y permitiendo avanzar en otros grupos de población para lograr el objetivo de inmunización en el tiempo más breve posible”. Más dura ha sido la Alianza de la Sanidad Privada (Aspe), que ha hecho un llamamiento para agilizar el proceso de vacunación mediante la incorporación del conjunto de centros sanitarios privados a la estrategia de vacunación. La patronal ha alertado de la “discriminación” que algunas autonomías están llevando a cabo en relación con el suministro de vacunas de los grupos de población prioritarios y de riesgo. Según señala, Galicia, La Comunidad Valenciana han rechazado vacunar a los profesionales de la Sanidad privada, “algo incomprensible” y que “contradice las indicaciones del propio Ministerio de Sanidad”.

Fuente: Sergio Alonso – La Razón