El Gobierno de coalición de Sánchez e Iglesias se tambalea ante las elecciones catalanas del 14-F

-Con los indultos a los golpistas de fondo-

Podemos, Cs y JxCAT pueden ser los tres grandes perdedores de la cita electoral catalana.

Afirmó Sánchez en su último monólogo del pasado fin de año: ‘este es un Gobierno de coalición que tiene ánimo de perdurar en el tiempo’. De lo que se deduce que al Gobierno de coalición le quedan dos cortes de pelo dado que Sánchez nunca dice la verdad y suele hacer lo contrario de todo lo que promete.

Naturalmente, Iglesias lo sabe como también es consciente que Podemos no cesa de caer en todas las encuestas después de los reiterados fracasos en las elecciones autonómicas vascas y gallegas. Y ahora teme un pésimo resultado en lo comicios catalanes del 14 de febrero. Lo que, de producirse, le llevaría a radicalizar sus posiciones sobre la reforma laboral, las pensiones y el SMI. Y a oponerse al proyecto de ley de modernización de la monarquía.

Lo que abonaría el terreno para la ruptura del Gobierno de coalición, máxime si tras las elecciones catalanas Podemos acaba apoyando un gobierno de los soberanistas de ERC, JxCAT y CUP en favor de la independencia, lo que se convertiría en un obstáculo insalvable para permanecer en el Gobierno de España.

Para Sánchez, una vez logrados los PGE de 2021, la ruptura de la coalición no supone ningún trauma porque considera que podría seguir gobernando en minoría.

Salvo que Podemos y los soberanistas se abstuvieran en una moción de censura del PP de Casado con los apoyos de Vox, Cs y algunas minorías hasta conseguir los 155 escaños, frente a unos 135 que sí podría sumar Sánchez y los 60 que pasarían a la abstención.

De esa manera, Iglesias se vengaría de Sánchez empuñando la bandera de la República, aunque semejante opción es muy difícil de imaginar mientras se esperan los indultos a los golpistas catalanes del ‘procés’ que para ERC son fundamentales para sacar de la cárcel a su líder, Oriol Junqueras.

Unas elecciones catalanas decisivas

De ahí que las elecciones de Cataluña, cuya campaña electoral se iniciará el 1 de febrero -lo que aplazará las deliberaciones del Tribunal Supremo sobre los indultos hasta después de estos comicios- se hayan convertido en pieza decisiva para la formación del nuevo Gobierno catalán y para el presente y el futuro del Gobierno nacional de coalición de Sánchez.

No obstante, si Sánchez rompe la coalición con Iglesias puede incluso lograr un acuerdo de estabilidad parlamentaria con Cs y PP con varios pactos de Estado relativos a la Ley de la Monarquía, la reforma laboral, las pensiones, el SMI, el reparto y control de los fondos de la UE y la batalla final contra el virus en pos de la esperada victoria sobre la pandemia.

Lo que nos lleva a la conclusión de que tras, las elecciones catalanas, los mapas políticos español y el autonómico catalán quedarán abiertos y con muchas variantes de alianzas y pactos de gobernabilidad en Cataluña y en el conjunto de España.

Lo que en cierta manera dependerá del resultado electoral catalán. En el que, por otra parte Carles Puigdemont puede ser el gran derrotado por ERC. Y puede que también por el PSC, tras la profunda crisis del PDeCAT que acabó roto en tres partidos: lo que aún queda del PDeCAT; los catalanistas de Marta Pascal del Partido Nacionalista Catalán (PNC) y JxCat de Carles Puigdemont, que conducirá la ahora imputada por corrupción Laura Borrás.

Mientras, en la izquierda soberanista catalana ERC y la CUP esperan robar votos a En Comú Podem (Iglesias y Colau). Y el PSC, que ahora lidera el ministro Salvador Illa, también pretende restarle apoyos a los de Podemos por su izquierda y a Cs por el centro.

Partido este último convertido en el caladero de votos del PSC y del PP tras la crisis nacional de este partido y la catalana, después de la fuga de Lorena Roldán, su número dos en Cataluña, al PP. Un caladero abierto donde incluso Vox pescará sufragios para su desembarco en el parlamento catalán, que después de las elecciones del 14 se puede quedar tan fracturado como lo está el Congreso de los Diputados nacional.

Fuente: Rafael Halcón – República

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios