La debacle de los grandes medios de comunicación estadounidenses

CNN, The New York Times y una larga lista de organizaciones de noticias, periodistas y presentadores se encargaron de hundir su credibilidad en medio de un océano de escándalos.

Nada peor para los medios de comunicación que convertirse en noticia debido a un error cometido por alguno de sus representantes. Sin mencionar polémicas que escalen a la magnitud de acusaciones de acoso sexual, corrupción, noticias falsas y un etcétera literalmente incendiario.

La cadena Fox News realizó un recuento de algunos de los escándalos mediáticos que empañaron la reputación de algunos de los medios y personalidades más emblemáticas de EEUU. Citamos algunos:

La farsa de la cuarentena por COVID-19 de Cuomo

El presentador de CNN Chris Cuomo, una de las primeras personas de alto perfil en dar positivo por coronavirus, tenía mala fama. Se lo tildó de hipócrita, ya que el ancla de «Cuomo Prime Time» pedía regularmente que otros usaran máscara, subrayando su importancia y condenando a todo aquel que no la usara, pero rara vez acataba sus propias palabras.

En abril, fue acusado de armar un show televisado al montar una escena en la que «salía» dramáticamente del sótano de su elegante casa en los Hamptons, donde se estaba recuperando -encerrado y aislado- del coronavirus.

El problema es que luego se hizo público que una semana antes de su «reingreso a la sociedad» tuvo un altercado con un ciclista en plena vía pública, violando las pautas de cuarentena aplicadas por su hermano Andrew Cuomo, el gobernador de Nueva York. Tanto Cuomo como la cadena CNN se convirtieron en un chiste internacional.

Las protestas «pacíficas»

Saqueos. Violencia. Caos. Durante las protestas realizadas en diferentes ciudades, la cobertura engañosa de los principales medios de comunicación fue el equivalente a mostrar espejismos. A lo largo de 2020, los medios hicieron todo lo posible para pintar protestas a veces violentas en todo el país como manifestaciones «pacíficas».

En mayo, el presentador de MSNBC Ali Velshi, que informaba en vivo los sucesos desde Minneapolis tras la muerte de George Floyd, dijo a los televidentes que la situación «no era en general violenta»… Irónico, considerando que estaba de pie frente a un edificio en llamas. Por su parte, ABC News fue objeto de burlas en julio por describir como «pacífica» una protesta de California en la que manifestantes prendieron fuego a un juzgado, destrozaron una comisaría y dispararon fuegos artificiales a los agentes de policía.

La presentadora de «CBS Evening News«, Norah O’Donnell, incluso dijo que las protestas «en su mayoría pacíficas» costarían entre 1000 y 2000 millones de dólares, como resultado de los daños causados ​​por saqueos e incendios.

Pero quizás el ejemplo más increíble ocurrió cuando el corresponsal nacional de CNN, Omar Jiménez, informaba en vivo en agosto sobre los disturbios que habían tenido lugar en Kenosha, Wisconsin, luego del tiroteo de Jacob Blake. El reportero de CNN estaba literalmente parado frente a un incendio causado por los protestantes, pero el generador de caracteres mostraba en la pantalla: «Fuego en las protestas, pero en su mayoría son pacíficas».

New York Times, al paredón

Los empleados del New York Times, uno de los medios de comunicación con mayor audiencia en Estados Unidos, se quejaron por el artículo de opinión del senador Tom Cotton sobre los disturbios generados luego del asesinato de George Floyd.

El artículo, titulado «Envíe las tropas», pedía al gobierno que desplegase tropas como último recurso para ayudar a sofocar los disturbios y los saqueos.

La publicación provocó una revuelta entre los periodistas del medio, y algunos dijeron que ponía en peligro a los empleados negros de la empresa. Se desató una batalla interna que desencadenó la renuncia del entonces editor de la página de opinión, James Bennet, quien admitió no haber leído el artículo antes de su publicación.

Bola dura

Por último, y no menos memorable, el episodio que involucró a Chris Matthews. La figura principal del programa «Hardball» era el hombre fuerte de MSNBC… hasta que la periodista Laura Bassett afirmara en un artículo de opinión publicado en la revista GQ, que Matthews usó un lenguaje sexista cuando ella visitó el estudio de MSNBC para aparecer en su programa. El presentador habló con la gerencia de NBC y se tomó la decisión de acelerar su «retiro inmediato».

En su despedida al aire, Matthews dijo: «Los cumplidos por la apariencia de una mujer que algunos hombres, incluyéndome a mí, alguna vez pensaron incorrectamente que estaban bien, no estaban bien, ni antes ni ciertamente hoy. Y por hacer tales comentarios en el pasado, lo siento». Y luego… adiós.

Fuente: Carlos Flores – PanAm Post