El PSOE confirma que la «ley Celaá» se aprobará hoy

El Senado rechaza los vetos a la «ley Celaá» y el PSOE confirma que el texto será aprobado hoy: «Sale limpio, las enmiendas presentadas a la norma son muy malas»

Este míercoles se debate en el Senado el proyecto de ley educativo que hoy mismo podría convertirse en ley orgánica y derogar la Lomce, más conocida como «ley Wert»

A la Lomloe, más conocida como « ley Celaá», solo le queda un trámite en el Senado: someterse otra vez a votación, esta vez en el Pleno de la Cámara Alta. El debate se está produciendo de las 9 de la mañana con la presencia de la ministra de Educación, Isabel Celaá en primera fila.

El texto que se vota este miércoles contiene todas las polémicas enmiendas que se han ido aprobado en las últimas semanas: la que ataca al castellano y lo elimina como lengua vehicular de la enseñanza y oficial del Estado; la que elimina a la concertada como garante del derecho a la educación; la que facilita la promoción de curso o la que incluye la asignatura de «Cultura de las religiones» para hacer frente a la Religión.

Durante el Pleno, primero, han tenido lugar los vetos a la ley (es decir, el rechazo al texto por completo), presentados por Grupo Mixto (UPN), Cs y PP. Todos fueron rechazados. El primero, por 150 «noes», 110 «síes» y dos abstenciones; el segundo por 150 «noes», 111 «síes» y 1 abstención. El del PP por 151 «noes», 110 «síes» y 1 abstención.

Posteriormente, se votarán las enmiendas (es decir, modificaciones al texto de cada grupo parlamentario) y se intentará nuevamente, aunque las posibilidades son prácticamente nulas, de que se aprueben tanto estas como las enmiendas transaccionales (es decir, las que son fruto del acuerdo de varios partidos) y que fueron rechazadas el pasado viernes. La idea de modificar el texto es forzar su regreso al Congreso donde la norma está justa de votos.

Para intentar retrasar la tramitación de la ley y hacerla volver al Congreso, el PP y Cs elaboraron una estrategia «in extremis» con partidos tan distantes ideológicamente como Junts per Catalunya o Más Madrid introduciendo un cambio «inocuo» ideológicamente en la norma (se propuso introducir Ética, además de Filosofía, Latín y Griego en 4º de la ESO o Cultura Clásica en algún curso de 1º a 3º) con el que intentaban seducir al PNV, capaz de romper la mayoría simple para aprobar enmiendas y devolver la «ley Celaá» a la Cámara Baja. Pero todo fue rechazado el pasado viernes. Lo volverán a intentar este miércoles.

En cualquier caso, el PSOE ha transmitido a ABC este mismo miércoles que el texto «sale limpio»; «las enmiendas son malas» y que si se les hubiera escapado algo, lo hubieran contemplado pero no es el caso. Si el texto sale adelante en el Pleno sin cambios se convertirá hoy mismo en ley y se publicará en el Boletín Oficial del Estado antes del 30 de diciembre.

«¿Conciben la libertad más allá de la suya para imponer lo que les venga en gana?»

Para aprobarse, se necesita la mayoría simple de la Cámara. En un intenso debate, el senador del PP, Pablo Ruz, acusó al PSOE de ser «destructores». «Esta ley desprecia todo lo bueno que sustenta a una nación justa y civilizada, ustedes son unos destructores». Un enérgico Jesús Vazquez, también del PP, dijo que la Lomloe «aniquila el derecho de las familias a actuar como familia, propicia la desigualdad y vulnera la equidad. ¿Conciben ustedes la libertad más allá de la suya para imponer lo que les venga en gana?».

Por su parte, Lorena Roldán, de Cs, calificó a la ley de un «auténtico atropello que ustedes han querido cometer además con nocturnidad y alevosía». Agregó que «por primera vez en la Democracia, el PSOE y sus socios han vetado las comparecencias para evitarse que los expertos les dijeran a la cara lo que piensan de esta ley». También los acusó de vender «la educación de nuestros hijos por un puñado de votos con una enmienda que borra el español como lengua vehicular».

La abstención de JxC: pide defender el catalán y rechaza el ataque a la concertada

El PSOE ha respondido con fuerza, a través de José María Oleada, que ha señalado, ante las críticas de que la ley impide la libertad de elección de los padres, que «es la «ley Wert» la que no permite decidir a los padres, son los centros los que dicen quién entra y quién no». Respecto al castellano preguntó a la Cámara si había alguien que pensaba que el castellano está en peligro en nuestro país, lo que arrancó los aplausos de sus compañeros de partido y los abucheos de la oposición.

La senadora de Junts per Catalunya, Assumpció Castellví anunció que su partido se va a abstener porque si bien quieren derogar la Lomce, a su juicio, la Lomloe tiene dos líneas rojas, una relacionada con la escasa, a su juicio, defensa del catalán: «La ley no blinda al catalán» y, por otro lado, criticó el ataque a la concertada que hace la norma: «Se pone en riesgo un pilar fundamental de nuestro sistema educativo la cooperación entre la iniciativa pública y la privada concertada».

La comparecencia más esperada

Una de las comparecencias más esperadas fue la de Rosa María Peral, del PNV, partido que era capaz de romper con la mayoría que sacará adelante la norma (de ahí que el PP intentara convercerlos con las enmiendas pactadas con Junts o Más Madrid). Peral dijo que «la Lomloe reconoce la libertad de enseñanza, no arrincona a la educación especial porque promueve la mejora de este alumnado, no dejad de lado la exclencia y no excluye al castellano. Nos da la oportunidad de seguir avanzando porque hay un reconocimiento expreso de una lengua oficial propia en las comunindades donde el estatuto lo reconoce». Añadió que «estamos para defender los intereses de la sociedad vasca yno vamos a perder la oportunidad de derogar la Lomce».

«Tribunal de fachas»

Adelina Escandell, de ERC, que dejó claro ya en la Ponencia de la semana pasada que también apoyaría la norma, acusó al PP de ser «nostálgicos del pasado franquista». ERC, como el PNV en el Senado, tuvo la llave para frenar la norma en el Congreso pero no lo hizo. Mireia Cortés, también de ERC se refirió al TSJC, que acaba de hacer pública una sentencia que obliga a la Generalitat a impartir al menos el 25% de las clases en castellano como «tribunal de fachas».

El senador de VOX, José Manuel Marín, dijo, aludiendo al PSOE, que los españoles estamos asistiendo a un silenciamiento dramático tanto del papel de la familia como de los padres con respecto a los hijos y viceversa. «Esta claro que este silenciamiento es porque esta declaración del artículo 27.3 de la Constitución supone el verdadero obstaculo para que puedan prosperar sus pretensiones totalitarias y sectarias», ha añadido.

Además, ha aclarado que Vox no quiere prohibir que se hable catalan, euskera, o gallego: «Nos parece que es una riqueza cultural de Espana; lo que queremos es que las familias que tienen como primera lengua el español, reciban clases en su lengua materna, y no en una lengua impostada para construir una patria artificial».

Fuente: Josefina G. Stegmann – ABC