Pensión rica, pensión pobre: el hachazo de Escrivá se cebaría con los jubilados

La ampliación a 35 años del periodo de cálculo para establecer la prestación no baja de una drástica reducción de 100 euros incluso en las pagas más bajas. En las más altas, el recorte se eleva a más de 200.

Beasain (13.881 habitantes) y Olaberria (953), sedes de dos grandes empresas como CAF y ArcelorMittal, son los dos pueblos de Gipuzkoa cuyos jubilados, 2.600 entre ambas localidades, cobran la pensión media más alta en la provincia, lo que equivale a decir que en estos dos pueblos industriales del corazón de Euskadi se encuentran los jubilados cuya pensión media es la más alta de España con 1.547 y 1.532 euros respectivamente. Si la pensión de estos jubilados se hubiera calculado con 35 años de cotización y no con los 23 actuales, tal y como ha planteado en un borrador el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, cobrarían un 12% menos, según el informe que encargó la propia Seguridad Social a la consultora Labour Asociados en el año 2007, como explicó La Información este pasado 16 de diciembre.

De haberse calculado en su día sus pensiones con la medida planteada por Escrivá, la pensión media de los jubilados de Beasain pasaría a ser de 1.362 y la de los de Olaberria de 1.348. Un ‘mordisco’ de 185 y 184 euros respectivamente. Con el cómputo que pretende el ministro serían las pensiones más altas, lógicamente, las que más sufrirían el recorte, aunque también seguirían siendo las mayores. Hay que tener en cuenta que en estas localidades industriales las pensiones son mayores debido a que en la industria los sueldos y por tanto las cotizaciones la Seguridad Social son más altos que en otros sectores como la agricultura o los servicios.

En resumen, según un informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), cuando la presidía el propio Escrivá se calculaba que elevar la carrera de cotización considerada para el cómputo de la pensión desde los 25 años hasta los 35 años en 2027 contendría el gasto en pensiones en 0,5 puntos de PIB en 2048.

Aitor vive en uno de los pueblos citados anteriormente, Beasain. Trabaja en una gran empresa, la CAF desde «los 22 años», por lo que lleva ya «casi 43 años cotizando». Pretende jubilarse en octubre del año 2021, exactamente cuando cumpla 65 años. «Por los años cotizados podía haberme jubilado antes, pero me encuentro bien de salud y por ello he querido esperar hasta la edad ‘oficial’», cuenta con cierto orgullo. Explica este trabajador que «por los cálculos que me han hecho» cobrará una pensión «cercana a los 1.900 euros», que complementará con otros más de 200 euros mensuales que percibirá por las aportaciones que han realizado a la EPSV Geroa, a medias entre el trabajador y la empresa, desde el año 2001. 

«A mí no me tocará el nuevo cálculo que dice el ministro, pero si me tocara….» Cobraría 1.672 euros, unos 228 mensuales menos que calculando su pensión con los últimos 23 años de cotización. «Reconozco que nosotros, quienes hemos trabajado en la industria y con un buen sueldo, somos casi unos privilegiados, pero también nos merecemos la pensión que tendremos. Hemos cotizado muchos años, mucho dinero, y mantenido un puesto de trabajo. Nadie nos regala nada. Cobramos por lo que hemos cotizado durante más de media vida. Yo soy eso que se dice en fútbol ‘one club man’, un hombre de una sola fábrica. Algo que se da muy poco ahora. No me parece serio, es más, creo que es algo ‘vergonzoso’ que ahora se quiera ampliar el número de años para computar nuestra pensión y así recortarla, que es lo que busca esta medida. Y repito, si esta medida del ministro se lleva a cabo los más perjudicados serán, como siempre, quienes menos cobran. Aquellos que iban a tener una pensiones de miseria las tendrán ya de miseria elevada al cubo. Repito, me parece una vergüenza y un robo«.

Y en el ‘edén’ de las pensiones, en Euskadi, en Gipuzkoa, también hay personas que cobran pensiones muy bajas, «de miseria». En concreto en aquellos pueblos que hace décadas apenas estaban industrializados y eran dependientes en buena medida de la agricultura. En Gipuzkoa hay cinco municipios en los que la pensión media se sitúa por debajo de los 1.000 euros. Y entre ellos, el municipio donde sus pensionistas, en este caso apenas llegan a 25, perciben la pensión media más baja de la provincia es Larraul (250 habitantes), apenas a 29 kilómetros de Beasain, con solo 841 euros. Si a uno de estos 25 pensionistas de Larraul se les hubiera aplicado el cálculo que pretende el ministro, estarían cobrando de media 740 euros, 101 menos que actualmente. En algunos supuestos menos incluso a la pensión mínima.

Y es que la cuantía mínima a percibir por un pensionista en España depende de sus circunstancias personales (si tiene cónyuge a cargo, si tiene cónyuge pero no a su cargo o si es unidad económica personal) y de la edad a la que accede (65 años y más o menos de 65 años). Estas circunstancias hacen variar la pensión mínima de jubilación desde los 604,4 euros mensuales hasta los 843,4 euros al mes.

Pedro Martínez vive en Jaén, tiene 42 años y dos hijos de 14 y 12 años. Jaén es, según el informe sobre las pensiones contributivas publicado por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, la quinta provincia de España con una pensión media más baja con 953,68 euros. Por detrás de Jaén solo se encuentran Ourense, con apenas 818,40 euros, Lugo (867,72), Almería (945,02) y Cáceres (948,49). «Llevo trabajando en el campo, en diversas explotaciones, desde los 20 años y tengo la suerte de que apenas he estado algún mes en paro todos estos años, pero siempre cobrando el salario mínimo. ¡Y gracias a que éste ha subido mucho estos años!», dice Pedro. «Cuando empecé a trabajar estaba en 400 euros y ahora en 950. Cuando me jubile en 2045, con 67 años, ¿qué cobraré si me hacen el cálculo desde 2012», ese año el salario mínimo estaba en 641 euros, «en vez de desde 2022 cuando el SMI puede estar en más de 1.000 euros? ¿700-800 euros de 2045? Una miseria no, lo siguiente».

Los casi 10 millones de pensionistas que hay en España suponen actualmente un gasto mensual para las arcas del estado de 9.950 millones de euros (7.145 de ellas en pensiones de jubilación o 1.713 en pensiones de viudedad). Así las cosas, si actualmente computaran para el cálculo de la pensión la cotización de 35 años la Seguridad Social se ahorraría cerca de 1.200 millones de euros al mes. Según sus propios datos de noviembre, la pensión media de jubilación contributiva se sitúa en 1.169 euros y la de viudedad en 728,18 euros al mes.

Con éstos números y teniendo en cuenta el informe encargado por el Gobierno Zapatero en 2007, con el ‘mordisco’ de Escrivá la pensión media se situaría ahora mismo en España en 1.039 euros mensuales (130 menos que ahora), mientras que los que más cobran, los vascos, percibirían 1262,28 y los extremeños 850,08. La brecha sería de 412,20 euros de media, pero quienes percibieran las pensiones más bajas acrecentarían su pobreza.

Pero no solo existe una profunda brecha entre territorios, sino también en cuanto a regímenes. En España, el 71,8% de las pensiones de jubilación pertenecen al régimen general, con una pensión media de 1.313,24 euros, mientras que 1,31 millones de trabajadores autónomos jubilados tienen una pensión media de 780,30 euros, un 68% inferior a la del régimen general.

José María es autónomo madrileño. Durante más de 25 años ha regentado un bar, aunque los tres últimos años ha trabajado por cuenta ajena, «cobrando, eso sí, el salario mínimo». Durante sus años como autónomo, como muchos de ellos, cotizó lo mínimo en este régimen (actualmente 286,15 euros mensuales en 2020) y «la pensión que me dicen que me quedará cuando me jubile, a los 65, en abril de 2021, es ‘para llorar’: doce pagas de 789 euros». Si su prestación se hubiera calculado según la propuesta de Escrivá de los 35 años (que ha recibido las críticas de sindicatos, sus socios en el gobierno de Podemos y de buena parte del PSOE), apenas llegaría a cobrar 695 euros. «¿Y dónde me meto yo con ese dinero?». 

Fuente: Iñaki Etxarri – La Información