Ignacio Garriga: «Hay que cerrar TV3, el Diplocat y el Defensor el primer día»

El candidato de Vox a la presidencia a la Generalitat habla sobre las elecciones catalanas. Su meta es entrar en el Parlament y poner fin a lo que define como «la red clientelar mafiosa del separatismo»

Ignacio Garriga afronta su candidatura a la presidencia a la Generalitat con ganas de combatir el entramado del separatismo, pero también a lo que denomina como «el discurso ideológico del consenso progre«. Y en ese saco mete a todo el arco parlamentario: «Desde la extrema izquierda de Unidas Podemos hasta Ciudadanos y Partido Popular».

Se afilió a Vox en 2014 y desde entonces no ha dejado de escalar posiciones. Al año siguiente fue candidato a la alcaldía de su Sant Cugat natal, aunque le salió rana.Las elecciones de abril de 2019 le catapultaron al Congreso de los Diputados. Fue uno de los 24 primeros en pisar las instituciones y se convirtió en portavoz adjunto de su grupo parlamentario. En noviembre repitió escaño por Barcelona, solo que esta vez ya eran 52 parlamentarios.

Ahora se erige como defensor del «tercer proyecto constitucionalista» que se presenta a los catalanes. «PP y Cs abandonaron, pero puedo decir con mayúsculas que a la tercera va la vencida y que nosotros hemos venido para quedarnos», explica a Vozpópuli. Nacido en 1987 y odontólogo de profesión, es el miembro más joven del Comité Ejecutivo Nacional. Pero su edad no le impidió ser el elegido para defender los motivos que llevaron a Santiago Abascal a registrar la moción de censura contra Pedro Sánchez.Algunos elogiaron más su discurso que el de su jefe. «No entro a valorar eso. Después de Ortega Lara, que es el presidente de honor, Abascal es el mejor de todos nosotros y lo hizo fantásticamente bien», zanja.

«Mi proyección en Vox podía haber sido otra, pero quizá se fijó en mí por las ganas que tengo en defender la libertad. Hoy estoy yo y mañana será otra persona: lo más importante es el proyecto», reconoce. Lleva la política en las venas y se lo debe a su madre, Clotilde Vaz de Concicao, que falleció el pasado 20 de septiembre. «Me ha dejado la mejor herencia que podía: ese espíritu inquieto por intentar cambiar a mejor las cosas», asegura.

Pregunta. ¿Cree que el Govern terminará retrasando las elecciones previstas para el 14F?

Respuesta. No lo creo. Pere Aragonés ya ha dicho que el día 22 firmará el decreto de convocatoria. Ellos quieren retrasarlas porque las encuestas les dan malos resultados, aunque ponen de excusa el virus, que se ha convertido en su coartada para cualquier cosa.

P. Vox no tiene mucha implantación territorial en Cataluña. ¿Unos meses de más les servirían para ganar terreno?

R. No tenemos representación institucional, pero territorial la tenemos en todos los rincones. Estoy convencido de que hoy en día somos el partido con más afiliados en Cataluña, en comparación con PP y Ciudadanos. Tenemos una buena estructura de gente, estamos bien instalados y organizados.

P. ¿Cuántos afiliados tienen en la región?

R. Te puedo decir que la eclosión máxima fue el año pasado y que el ritmo tras la moción de censura contra Sánchez se ha disparado. A mí las encuestas me dan igual, no entro a valorarlas, pero sí puedo decir que cuando salgo a la calle hay una gran cantidad de gente que se nos acerca con ilusión. La revolución de los balcones que se inició en octubre de 2017 tras el golpe de estado ve claramente a Vox como un referente y una salvación para la situación dramática que estamos viviendo.

P. Entonces, ¿no está teniendo dificultades para armar las listas? ¿Es fácil presentar ‘organigrama’?

R. Para nada. Tenemos gente sobradamente capaz, dispuesta y con ganas. Ningún problema en ese sentido.

P. En Galicia y País Vasco ‘tiraron’ de los equipos provinciales. ¿Harán lo mismo en Cataluña o planean algún fichaje estrella?

R. Yo creo que con nuestra fuerza y convicción no se necesitan fichajes sonados como puedan necesitar otros partidos políticos que han caído en el descrédito. Nosotros incorporaremos a gente de muy alto perfil en todos los ámbitos, en el sector sanitario, jurídico, empresarial… Será una lista muy profesional porque somos conscientes del papel tan importante que va a tener Vox en la siguiente legislatura tras el 14F.

P. ¿Cuál será ese rol?

R. Vamos a liderar un discurso que durante décadas no se ha pronunciado en Cataluña. Vamos a denunciar el silencio y la complicidad de todos los partidos políticos en torno a la inmigración ilegal, la inseguridad, la red clientelar mafiosa que tiene montada el separatismo… Cataluña lidera el número de chiringuitos políticos de toda España, tiene tantos como la suma de siete comunidades autónomas juntas.

Lidera el ranking de cantidad de dinero que se destina a medios de comunicación para manipular y generar odio. Vox va irrumpir con fuerza porque denuncia la falta de libertad y el proyecto totalitario que están sufriendo los catalanes. Es normal que nos vean como la alternativa.

P. ¿Por qué en la campaña catalana sí apuestan por utilizar símbolos autonómicos como la ‘senyera’ o la lengua cooficial?

R. No es nada raro, se habla catalán y español con absoluta naturalidad. Yo lo hago con absoluta naturalidad. Lo que pasa es que el separatismo se ha apropiado de la lengua catalana y de la senyera, que está secuestrada por la bandera de la estelada.

Vox va a llegar a las instituciones para recuperar esa Cataluña que el separatismo nos ha arrebatado con la complicidad del resto de partidos políticos. También para recuperar la identidad cristiana propia de nuestra civilización y nuestra lengua con absoluta naturalidad, defendiendo la libertad y no la imposición. Vamos a defender la libertad de poder elegir la educación de los hijos y de poderte expresar en la lengua que te dé la real gana. En Cataluña no existe ni siquiera la libertad de poder expresar públicamente lo que piensas.

Ignacio Garriga.

Ignacio Garriga. VP

P. Usted creció y estudió allí. Habla y escribe español y catalán igual de bien, ¿cree que el uso del castellano es ‘residual’ como señala el fallo del TSJC?

R. Yo he tenido la suerte de estudiar en un colegio concertado y en casa se hablaba castellano, pero en los colegios públicos, y en otros muchos concertados, no se garantiza. El español en la educación en Cataluña está absolutamente marginado. A algunos les suena a chino. No hay padre que pueda escolarizar a su hijo en español. Es lamentable.

Hay que recordar que el separatismo aprobó la ‘imposición lingüística’, nada de inmersión lingüística, por culpa del Gobierno de Aznar, que no recurrió al TC. Los sucesivos gobiernos lo han permitido durante años. Nosotros defendemos la libertad. Hay muchísimos colegios donde no se habla español, salvo la asignatura de castellano. Pero tenemos que oír a tertulianos a sueldo y a periodistas convenidos decir que es mentira.

P. Todas las encuestas pronostican su entrada en el Parlament. El CIS catalán habla de hasta ocho diputados. ¿Está Vox preparado para dar un campanazo similar al de Andalucía?

R. Vox está perfectamente preparado y capacitado para dar respuesta a la emergencia social, económica y sanitaria que afecta a Cataluña.  Estamos dispuestos a liderar la alternativa para proyectar la esperanza que ha perdido el conjunto de los catalanes. No sé si serán ocho, cinco o tres los escaños.

No es nuestra prioridad, nuestra prioridad es defender un proyecto frente al totalitarismo separatista y la dictadura del pensamiento único de la izquierda. Somos el único dique de contención. Aunque en campaña veremos como todos esos que se arrogan el constitucionalismo volverán a vender la moto. La coherencia y unidad de Vox en todos los territorios es algo que no tienen los demás. El PP, por ejemplo, tiene a Feijóo, que podría pasar por un JxCAT en Galicia.

P. ¿Se ven capaces de protagonizar un ‘sorpasso’ al PP?

R. No entro a valorar sorpassos porque mi único enemigo es el separatismo y la izquierda. Estas elecciones no las planteamos como una lucha entre los que defienden España. Tengo muy claro que me dirijo al conjunto de los catalanes para denunciar y proyecto separatista totalitario y a la izquierda totalitaria. No sé si lo va a haber, lo que me preocupa es la asfixia que está sufriendo Cataluña.

No entro a valorar ‘sorpassos’, mi único enemigo es el separatismo. Estas elecciones no son una lucha entre los que defienden España

P. ¿Y convertirse en primera fuerza parlamentaria? ¿Cuáles son sus expectativas a la hora de adelantar a Ciudadanos?

R. Ciudadanos lo hizo bien en su día, pero abandonó a los catalanes y jugó con sus esperanzas. Ese partido que llegó a liderar el constitucionalismo y que ganó las elecciones de manera insólita ahora se abraza a Sánchez, cuyos socios son los separatistas. Ellos tendrán que explicar a los catalanes este giro.

Es lógico que si la gente ve cómo un partido les abandona, una vez más, vean en Vox la esperanza para salir del atolladero en el que nos han metido los separatistas. Aquellos que ven necesario un proyecto que defienda la libertad y la presencia del Estado en Cataluña verán en Vox la única alternativa. Hemos demostrado que sin estar en las instituciones catalanas somos los únicos que hemos dado la batalla contra el separatismo y hemos llevado a los responsables del golpe de estado al banquillo y a la cárcel. Ahora podremos hacerlo desde el Parlament.

P. ¿Es Cataluña un terreno más favorable para entenderse con PP y Ciudadanos que el Congreso? ¿Se trasladará allí la ‘guerra’ entre Casado y Abascal?

R. No es una cuestión de personas, sino de mensajes. El PP ha asumido la agenda ideológica de la izquierda. Entiendo que si han decidido atacar a Vox lo hará tanto Casado como Fernández como Feijóo. Pero se equivocan de enemigo y, ante esa irresponsabilidad, nosotros seguiremos apoyando pactos puntuales en los gobiernos autonómicos frente a los ataques enfervorecidos. Nos preocupan más los españoles que las pataletas del señor Casado.

Tenemos ideas claras e innegociables como denunciar la inmigración irregular, devolver la seguridad a los barrios, defender la escolaridad en español y dar la batalla ideológica frente al feminismo enloquecido y el ecologismo desbocado. Tenemos unas líneas inquebrantables y ellos tendrán que elegir.

P. ¿Cuál es su plan para TV3?

R. Hay que cerrarla el primer día. Lo primero que voy a hacer si entro en el Parlament es pedir una auditoría de todas las cuentas de la Generalidad para demostrar cómo han malversado fondos a raudales a costa del infierno fiscal que han construido. Cataluña es la comunidad con mas impuestos propios y no hay otro motivo que tener que financiar el golpe de estado, los chiringuitos separatistas y TV3.

Tiene un coste superior a 300 millones de euros, una auténtica animalada. Es un altavoz del separatismo para generar odio y confrontación entre catalanes y españoles. No tiene sentido que con el sudor y esfuerzo de los catalanes se financien chiringuitos del separatismo. Quiero destinar ese dinero a las personas que más están sufriendo la emergencia social y sanitaria.

Muchos hosteleros van a cerrar, pero la respuesta del Govern es abrir embajadas en el extranjero y destinar dinero a la ‘NASA catalana’

P. ¿Está abierto a convertirla en un ente más plural en lugar de cerrarla?

R. Hay que eliminar duplicidades y recortar el gasto político ideológico para destinarlo a las necesidades reales de los catalanes. Cuando nosotros decimos que queremos desmontar el estado autonómico nos reprochan que nos presentamos a las autonomías… Sí, yo me presento al Parlament, pero para decir desde la tribuna de oradores algo que ningún partido ha dicho en 40 años de democracia. Hay que eliminar estructuras y paraestructuras autonómicas desde el primer momento, entre otras, TV3, Diplocat y el Defensor del Pueblo en Cataluña.

La Generalidad está en quiebra porque arrastramos el drama del despilfarro de financiar su proyecto ideológico totalitario, pero si hacemos esos recortes no estará en quiebra.

P. La semana pasada se reunieron con los hosteleros, uno de los sectores más afectados por la pandemia ¿les ven como un nicho de votos?

R. Nosotros tenemos soluciones a sus problemas. Hay que tomar medidas para garantizar la salud, pero también la economía. Los hosteleros y los pequeños y medianos empresarios y comerciantes han sufrido la incapacidad de la gestión de los separatistas, que solo saben gestionar proyectos ideológicos.

El panorama es desolador, muchos van a cerrar sus negocios, pero la respuesta del Govern es abrir embajadas en el extranjero y destinar dinero a la ‘NASA catalana’. Son inútiles e irresponsables. Podían haber recortado en gasto político y haberlo empleado en ayudas directas a estos sectores, a realizar test masivos, al rastreo… Eso supone millones de euros. La mejor solución para los hosteleros es echarles del gobierno porque solo saben malversar fondos.

Fuente: Marina Alías – VozPópuli

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios