El cónsul de España en Rabat fulminado por decir que «la caja B del PSOE está en Venezuela»

El cónsul de España en Rabat fulminado por decir que «la caja B del PSOE está en Venezuela»
Fernando Villalonga durante la entrevista el pasado 9 de octubre.
Comparte esta página:

Una entrevista que Fernando Villalonga dio el 9 de octubre provocó malestar en la ministra de Exteriores. El diplomático arremetió contra Biden y dijo que la política exterior del Gobierno ha hecho que España sea un «paria internacional».

La dimisión por motivos personales del cónsul en Rabat, Fernando Villalonga, se produjo tras constatar la indignación que había producido en el Ministerio de Asuntos Exteriores su entrevista del pasado 9 de octubre sobre las elecciones en Estados Unidos en ‘Estado de Alarma’, el canal del periodista Javier Negre, según pudo saber Vozpópuli de fuentes próximas al diplomático.

La intervención televisiva de Villalonga se produjo diez días antes de que su nombramiento en la capital de Marruecos apareciese en el BOE, de modo que formalmente aún no tenía la condición de cónsul cuando habló en este canal que emite por Internet, aunque sí se le había comunicado ya que iba a ser destinado a la capital marroquí. 

El equipo de Arancha González Laya tuvo conocimiento hace unos días de las polémicas declaraciones de Villalonga y le trasladó que la ministra «había perdido la confianza» en él. El diplomático alegó al principio que había hablado en su propio nombre, no en el del Ministerio, pero finalmente presentó su renuncia, según las citadas fuentes. 

Villalonga cargó durante 40 minutos en el programa ‘El Periscopio’ contra Joe Biden, el Partido Demócrata, el globalismo, multimillonarios como Bill Gates o George Soros, el «gran capital» -del que citó al Banco Santander– por querer «gobiernos mundiales en los que la democracia no brille», así como contra la política exterior española, de la que dijo que es una «desgracia nacional» que ha llevado al país a ser considerado un «paria internacional«.

En este punto, subrayó que «la caja B del PSOE está en Venezuela» desde los tiempos de Felipe González, siendo el ‘Delcygate’ su último episodio, sugiriendo de esta forma que el partido de Pedro Sánchez recibió dinero de la ‘mano derecha’ de Nicolás Maduro. «La caja B del PSOE siempre ha estado en Venezuela, en las épocas de González, Zapatero y ahora Ábalos con la vicepresidente venezolana. Esa ha sido la financiación y la caja B del PSOE», dijo al respecto Villalonga.

«Los más antinorteamericanos»

El cónsul afirmó que España se está apartando de sus socios europeos, de la OTAN y del vínculo atlántico con EEUU, poniéndose «del lado de la banda revolucionaria» en la actualidad. «Somos los más antinorteamericanos de todos. España ha abandonado completamente su política exterior, que se reduce a Cuba, Venezuela, a la anterior Bolivia» de Evo Morales, pues en el momento de la emisión del programa -9 de octubre- aún se desconocía el resultado de las presidenciales en el país andino que ganó Luis Arce.

Villalonga insistió en que el Ejecutivo español lleva a cabo «una política contra EEUU» y que nuestro país «no es un socio fiable» a ojos de Washington. Tras vaticinar que era «muy probable» que Donald Trump ganase las elecciones del 3 de noviembre, advirtió de que EEUU se enfrentaba a «una confrontación de la izquierda y del globalismo internacional contra los principios de los padres fundadores».

El diplomático señaló que el movimiento de protesta Black Lives Matter ha generado «violencia callejera» y «kale borroka«, en línea con un Partido Demócrata de Joe Biden «que ha roto las reglas de juego, que se ha lanzado a una revolución cultural que quiere minar las bases de los Estados Unidos».

Agentes federales de los Estados Unidos y la policía local durante enfrentamientos con manifestantes de Black Lives Matter en el centro de Portland, Oregon.
 
Agentes federales de los Estados Unidos y la policía local durante enfrentamientos con manifestantes de Black Lives Matter en el centro de Portland, Oregon. EFE

«¿Cómo? Poniendo a la minoría blanca y cuestionando la legitimidad del propio sistema con unos pecadillos. Es como en España cuando algunos partidos políticos ponen en cuestión la Transición por Franco. Allí se pone en cuestión el sistema democrático diciendo que los padres fundadores fueron esclavistas. Con eso, se cargan la legitimidad de todo el sistema», aseguró Villalonga, para quien los demócratas «se han echado al monte, poniendo de rodillas a la minoría blanca«.

«Quieren un nuevo régimen basado en grupos con un régimen autoritario. Es como la democracia orgánica que hemos vivido (en la España de Franco) con la familia, etc. En este caso serían las minorías las que tendrían cuotas de poder: la minoría blanca, la minoría negra, los homosexuales, las mujeres, etc.. Eso es lo que se está jugando» con los comicios presidenciales entre Trump y Biden, insistió el diplomático español.

La caja B del PSOE siempre ha estado en Venezuela, en las épocas de González, Zapatero y ahora Ábalos con la vicepresidente venezolana. Esa ha sido la financiación y la caja B del PSOE», dijo Villalonga

Del presidente saliente dijo no compartir su «verborrea«, pero añadió que representa «los valores tradicionales y de la democracia occidental frente a esa nueva revolución que mina la democracia en Estados Unidos» pues el Partido Demócrata ha pasado, a su juicio, «de ser un partido de Estado a ser un partido revolucionario» de la mano de magnates como Gates, Soros y «ese globalismo que controla los medios de comunicación».

Este lenguaje es muy parecido al que Santiago Abascal utilizó en la moción de censura presentada por Vox y que fue duramente criticado por Pablo Casado en su réplica. Curiosamente, debajo de la imagen de Villalonga en la entrevista televisiva aparecía la dirección de Twitter de Hermann Tertsch, uno de los eurodiputados de Vox en la Eurocámara. 

Además, en opinión del diplomático español, la OTAN «va a desparecer», pues solo defiende a algunos países de Rusia cuando «la amenaza viene de China». También pidió poner límites al multilateralismo antes de arremeter contra el mundo empresarial. 

«Se junta el gran capital, que es Soros, que siempre saca beneficio. No quiero pasarme cuatro pueblos, ¿pero cuál es la postura del Banco Santander en todos estos momentos? Está jugando al globalismo», dijo de la entidad financiera que dirige Patricia Botín.

Joe Biden
 
Joe Biden Europa Press

«A las empresas les molestan ya las democracias nacionales y quieren gobiernos mundiales en los que la democracia no brille. Apuestan por el caos. En el caos general mandan el poder del dinero, las grandes multinacionales, manda Google, manda Gates. Detrás de las guerras hay países que sacan beneficio. Las empresas atacan la base de la estabilidad, de lo que ha sido la democracia norteamericana durante muchísimo tiempo», resumió Villalonga.

Por todo ello, el cónsul planteó de nuevo la dicotomía entre Trump o Biden. «¿Queremos una democracia y una sociedad de personas libres e iguales?», se preguntó en alusión al primero. «¿O una sociedad de cuotas de negros, de blancos, de latinoamericanos, de marroquíes que se repartan el poder y que se gobierne después autocráticamente?», dijo del segundo, pocos días antes de ser nombrado cónsul español en Rabat.

Pasado diplomático y empresarial

Villalonga fue secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica entre 1996 y 2000 durante el primer Gobierno de José María Aznar, y embajador en Brasil entre 2017 y 2018 con Mariano Rajoy. También fue consejero de la Generalitat valenciana durante el mandato de Eduardo Zaplana y diputado por el Partido Popular en el Congreso. En la actualidad, está afiliado a la formación de Casado.

Según la reseña de la web de Exteriores, Villalonga ingresó en la Carrera Diplomática en diciembre de 1985 y es licenciado en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid. Entre ese año y 1987, ocupó la segunda jefatura en las embajadas de Irak e Indonesia. En 1990 fue nombrado subdirector general para África y Medio Oriente y en 1992, consejero cultural en la Embajada de España en Buenos Aires.

También fue cónsul general de España en Nueva York entre 2008 y 2012. En el ámbito privado, fue director corporativo de la Fundación Telefónica entre 2001 y 2004 y desde ese año, durante cuatro más, director del estudio de arquitectura de Santiago Calatrava, con sede en Zúrich.

Fuente: Antonio Rodriguez – VozPópuli

Comparte esta página: