Empresa señalada de «fraude» electoral en EEUU habría sido financiada por Venezuela

Empresa señalada de «fraude» electoral en EEUU habría sido financiada por Venezuela
Rudy Giuliani dijo que tres fuentes le informaron que «el financiamiento para Dominion vino de Venezuela». (Twitter)
Comparte esta página:

Abogado del presidente Trump, Rudy Giuliani, asegura que Dominion es propiedad de Smartmatic, una compañía conformada en 2004 por tres venezolanos cercanos al chavismo.

El exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, quien es el actual abogado del presidente estadounidense, Donald Trump, habló este jueves sobre las irregularidades en los estados clave ocurrida en las elecciones presidenciales. Giuliani señaló a la compañía Dominion Voting System de ser «hackeable» para poder cambiar los votos. Y agregó un detalle: está empresa sería propiedad de Smartmatic, vinculada a la dictadura venezolana.

Durante una entrevista con el periodista Lou Dobbs, en el canal Fox Business, el abogado indicó que estas irregularidades fueron denunciadas en 2019 por la secretaria de estado en Texas, quien se negó a utilizar el sistema de votación «Suite 5.5».

Sin embargo, los demás estados hicieron caso omiso a esta advertencia. Dominion participó en 28 estados para las elecciones presidenciales. Allí se incluyen los territorios en disputa actualmente, es decir, Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin.

Las acusaciones de Giuliani subieron de tono al hablar de los orígenes de Dominion Voting System y su presunta vinculación con Smartmatic, una de las empresas de votación automatizada más cuestionadas por su cercanía con el círculo de Hugo Chávez.

En ese orden, Giuliani explicó que «Dominion es una compañía propiedad de otra compañía llamada Smartmatic, a través de una empresa intermediaria llamada Indra».

Esta última compañía a la que se refiere Giuliani sería Indra Sistemas, S.A., más conocida como Indra. Se trata de una empresa multinacional española que ofrece servicios de consultoría sobre transporte, defensa, energía, telecomunicaciones, entre otros.

De hecho, Giuliani no dudó en indicar durante su entrevista que «los votos van hacia Barcelona, España».

«Smartmatic se fundó en 2004. La conformaron tres venezolanos, quienes eran muy cercanos al dictador Hugo Chávez. Está creada para arreglar elecciones. Esa es la compañía que posee a Dominion. Aunque Dominion es canadiense, todo su software es de Smartmatic», recalcó.

En otra entrevista ofrecida para la misma cadena, en este caso con la periodista María Bartiromo, Giuliani agregó que tres fuentes le informaron que «el financiamiento para Dominion vino de Venezuela».

Smartmatic está en el ojo público

La empresa Smartmatic está en el ojo público en Estados Unidos por haber estado presente en estados claves para las elecciones y haber operado durante años en cuestionados comicios en Venezuela.

La empresa, que provee máquinas y tecnología, comercializó sus servicios en Estados Unidos desde 2006. Para 2015 ya mantenía y configuraba 58 000 máquinas de conteo y de votación que habían sido vendidas a 307 jurisdicciones del país.

Los estados que contrataron sus servicios fueron Arizona, Colorado, Distrito de Columbia, Florida, Illinois, Luisiana, Michigan, Misuri, Nueva Jersey, Nevada, Oregón, Pensilvania, Virginia, Washington y Wisconsin.

Los republicanos muestran las pruebas con las que irán a la Corte Suprema: «Vamos a ganar»

Además, desarrolló y manufacturó el dispositivo para consolidar data proveniente de distintas máquinas de votación, imprimir reportes y transmitir conteos a centros de totalización.

Teniendo como base estos hechos, el abogado de Trump apuntó a un hecho de vital importancia. «Estamos usando una compañía extranjera que es propiedad de venezolanos que eran cercanos a Chávez y ahora cercanos a Maduro. Además, tienen una historia de ser una compañía que fue fundada para arreglar elecciones. Tienen un terrible historial y son (las máquinas) extremadamente hackeables«.

Cuando Smartmatic comenzó sus operaciones durante 2004 en Venezuela, el régimen chavista la catalogaba como una tecnología de punta que agilizaría el proceso electoral con resultados supuestamente transparentes.

Ahora, en las elecciones presidenciales de 2020, Smartmatic también participó en el condado más poblado de la Unión Americana: Los Ángeles. Una jurisdicción con 5,2 millones de votantes registrados y 5000 lugares de votación.

En su sitio web, Smartmatic afirma que instaló 31 100 máquinas de votación, que representan la mayor adquisición electoral en Norteamérica. A su vez, la empresa también mercadeó la integración, ingeniería y fabricación del nuevo sistema de votación.

La decisión fue de la junta de Supervisores del condado de Los Ángeles para desarrollar su “Solución de Votación para Todos” (VSAP por su sigla en inglés).

El papel de Dominion Voting Systems

La empresa multinacional actúa en Estados Unidos de la mano con Dominion Voting Systems. Esta compró la tecnología de la empresa a través de su filial Sequoia, indica American Thinker.

Dominion ha recibido críticas por irregularidades y fue señalada este jueves por el presidente Donald Trump. «Dominion eliminó 2,7 millones de votos de Trump a nivel nacional. El análisis de datos encontró que 221 000 votos de Pensilvania fueron cambiados de Trump a Biden. 941 000 se eliminaron. Los estados que utilizaron el sistema de votación Dominion cambiaron 435 000 votos de Trump a Biden», escribió en su cuenta de Twitter.

Por su parte, Dominion niega los vínculos con Smartmatic, aunque en un momento le permitió comercializar su misma tecnología en el extranjero en lugares donde Dominion no hacía negocios, completa la nota de American Thinker.

Las fallas de Dominion que fueron ignoradas

La lista de fallas detectadas en el sistema de Dominion es larga. De hecho, el periodista Lou Dobbs mostró un reporte de 2019 emitido por la secretaría de Estado en Texas que aludía una serie de irregularidades con la denominada «Dominion’s democracy suite 5.5A machine». Se trata de uno de los modelos usados en estos comicios, por ejemplo, en Pensilvania.

Entre los problemas de la maquina de votación destacaba en el informe «la incapacidad de verificar y retener una boleta del partido, mientras no se votara».

Otra falla que detectó el sistema de gestión electoral de Dominion es que era propenso a errores. Esta situación dificultaba el dominio de las jurisdicciones.

«El escáner y el tabulador estaban sujetos a atascos de papel y para eliminar esos atascos, se tuvieron que romper los sellos protectores. Esto permitió a los trabajadores electorales engañar las elecciones de los votantes», reflejaba el reporte relatado por Dobbs.

Finalmente, la secretaría de Estado de Texas negó el uso de este sistema de votación, luego de dar su apreciación sobre el tema.

Giuliani cuestionó que otros estados continuaran con la implementación de Dominion como plataforma para los comicios presidenciales. «Si en Texas se tomó la decisión correcta, ¿qué estaba haciendo Georgia contratando a esta compañía? Pues, el lobista para Dominion fue el exfuncionario del gabinete del gobernador», advirtió.

Las advertencias de Giuliani

Como abogado de Trump, Giuliani ha sido uno de los principales voceros de las irregularidades con los votos tras las elecciones. Recientemente declaró que unos 650 000 votos se habrían contado de manera ilegal en Pensilvania.

Explicó que «casi ninguna» de las papeletas fue observada por miembros del Partido Republicano y rechazó la supuesta falta de pruebas que indican algunos medios de comunicación respecto a las afirmaciones del partido.

Desde que concluyeron las votaciones, Giuliani ha hecho seguimiento del conteo de votos junto a Donald Trump, obteniendo puntos a favor en estados como Georgia, donde la Justicia ordenó el recuento manual de cinco millones de votos y en Pensilvania, donde la Corte Suprema dictó separar los votos recibidos luego del cierre de las urnas.

Para cerrar su entrevista, Giuliani habló de los procedimientos que lleva en nombre de Trump. «Estoy trabajando en la parte del caso que es demostrar cuántos votos ilegales fueron registrados y estoy más allá del margen que necesito en Pensilvania o Michigan para anular el voto ahí».

Fuente: Milagros Boyer – PanAm Post

Comparte esta página: