Ábalos impuso a Exteriores el nombramiento de un amigo suyo como embajador en Cuba

Ábalos impuso a Exteriores el nombramiento de un amigo suyo como embajador en Cuba
El ministro Ábalos junto a Ángel Martín Peccis, nuevo embajador de España en Cuba.
Comparte esta página:

El ministro de Transportes está detrás de la decisión más sorprendente en política exterior del Gobierno. Ambos se conocen de proyectos de cooperación en Colombia, donde fraguaron una estrecha amistad.

El nombramiento más sorprendente de este Gobierno en política exterior ya tiene un padrino. El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, fue quien pidió a la titular de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, que el nuevo embajador español en Cuba fuese Ángel Martín Peccis, según desvelan fuentes diplomáticas a Vozpópuli.

Peccis es el quinto embajador político del Gobierno de Pedro Sánchez, pero le distingue de los otros cuatro –Ángel Ros (Andorra), Juan Andrés Perelló (Unesco), Manuel María Escudero (OCDE) y Carmen Montón (OEA)- en el hecho de ser una persona totalmente desconocida en España.

En Exteriores casi nadie tenía información de él cuando la web especializada The Diplomat in Spain reveló a principios de octubre que el Gobierno había solicitado el plácet para él ante las autoridades cubanas. La Habana dio su consentimiento unas semanas más tarde y el Consejo de Ministros formalizó el nombramiento el pasado 3 de noviembre.

El nuevo embajador ha pasado los últimos 15 años en Bogotá en un organismo internacional -la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura- que tiene una de sus sedes en la capital de Colombia, país en el que fraguó una estrecha amistad con el hoy ministro de Transportes.

Sánchez y la delegación española en su última visita a Cuba.

Sánchez y la delegación española en su última visita a Cuba. EFE

Ábalos trabajó durante 25 años como consultor en misiones de cooperación internacional, en especial desde Colombia y Perú, antes de regresar a Valencia y empezar a subir peldaños en la dirección del PSOE de la mano de Sánchez cuando este último llegó a la Secretaría General.

De aquellos años colaborando con ONG y agencias de cooperación, Ábalos se labró una importante red de contactos de la que sigue echando mano para ayudar a amigos y familiares directos, como se ve ahora en el caso de Peccis. Una de las amistades que mantiene de aquella época es con el ministro de Turismo venezolano, Félix Plasenciacomo se descubrió en enero cuando estalló el ‘Delcygate’.

Ábalos «impuso» a Laya este nombramiento en del Consejo de Ministros para que se enviase el plácet de Peccis a las autoridades de La Habana

Un portavoz de Ábalos admite a este periódico que el ministro y Peccis se conocen de aquella época, aunque evita responder a la pregunta de si el titular de Transportes está detrás de su nombramiento. «Los criterios para la elección de embajadores y sus destinos en embajadas corresponden exclusivamente a Exteriores», subraya.

No tienen la misma opinión las fuentes diplomáticas consultadas por Vozpópuli, que hacen hincapié en que Ábalos «impuso» a Laya este nombramiento dentro del Consejo de Ministros y que gracias a él se envió el plácet de Peccis a las autoridades de La Habana con el visto bueno de Sánchez.

Tras conocerse que España iba a nombrar en Cuba un embajador político -y desconocido-, el Ministerio de Asuntos Exteriores se convirtió en un hervidero de rumores, pero sólo ha sido tras el anuncio oficial del Consejo de Ministros cuando se ha sabido quién impulsó en realidad la candidatura de Peccis. Otro amigo del hasta ahora director de la OEI en Colombia es Manuel de la Rocha, jefe de la Oficina Económica en Presidencia del Gobierno, pero este último niega a este periódico haber tenido algún papel en dicho nombramiento.

¿Próximo a Podemos?

Durante varias semana se especuló entre los diplomáticos españoles con la posibilidad de que Peccis fuese, en realidad, una persona próxima a Podemos o Izquierda Unida, pues las formaciones de Pablo Iglesias y Alberto Garzón son las únicas que defienden sin fisuras al régimen comunista. Además, la elección de un nuevo embajador en la isla les interesa sobremanera.

En sus años destinado en Colombia, Peccis siguió muy de cerca las negociaciones de paz de las FARC. Participó «activamente» en las conversaciones del Gobierno de Juan Manuel Santos con la guerrilla y luego tuvo un «papel relevante» tras la firma de la paz al proponer desde la OEI un programa educativo de reinserción de los excombatientes de las FARC. Por todo ello fue condecorado con las más altas distinciones del país sudamericano.

El diputado de Podemos, Enrique Santiago.

El diputado de Podemos, Enrique Santiago. Europa Press

También estuvo inmerso en dichas negociaciones el secretario general del Partido Comunista de España (PCE), Enrique Santiago, dentro del equipo de asesores internacionales de la organización terrorista. Sin embargo, desde el equipo del diputado morado se trasladó a este periódico que no existe ningún vínculo personal o político con el nuevo embajador en La Habana.

Cuba es un país prioritario para la política exterior de España y su Embajada es una de las más delicadas y codiciadas para un diplomático español. Peccis ha sustituido en el país caribeño a Juan Fernández Trigo, quien tras dos años destinado allí, ha sido enviado a Venezuela en sustitución de Jesús Silvaaunque únicamente como encargado de negocios ya que España no reconoce las elecciones presidenciales que organizó Nicolás Maduro en 2018.

Fuente: Antonio Rodriguez – VozPópuli

Comparte esta página: