Octubre deja casi 50.000 parados más y 600.000 trabajadores siguen en ERTE

Octubre deja casi 50.000 parados más y 600.000 trabajadores siguen en ERTE
Comparte esta página:

La Seguridad Social suma 113.974 cotizantes medios respecto a septiembre y, en datos acumulados, se han recuperado más de la mitad de los afiliados perdidos en los momentos más duros de la pandemia.

El pasado mes de octubre se apuntaron a las listas del paro casi 50.000 personas, mientras cerca de 600.000 trabajadores se encontraban afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), según los datos que acaban de publicar los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, que también reflejan un alza de la afiliación media respecto a septiembre de  113.974 cotizantes. El mercado laboral continúa así su lento camino hacia la recuperación, tras el espejismo del tercer trimestre, mientras los indicadores adelantados apuntan a un nuevo frenazo en la recta final del año por las restricciones para frenar el virus y la amenaza de un nuevo confinamiento.

Lo cierto es que octubre suele ser un mes agridulce para el empleo, porque tras finalizar la campaña turística sube el paro, aunque el incremento de las contrataciones en la educación compensa en parte las pérdidas en sectores como la hostelería o la sanidad. Aunque este año los datos son difícilmente comparables con un ejercicio normal dado el impacto de la pandemia, sí se percibe la misma tendencia: la educación es el sector que más contribuye al incremento mensual de afiliados, con 135.032 trabajadores más que el mes anterior, mientras la merma más acusada se corresponde con la hostelería, que registró 85.077 afiliados menos, y con actividades sanitarias y de servicios sociales, que en plena segunda ola de contagios y con los hospitales en situación crítica perdieron 15.341 afiliados.

Por el lado del desempleo, por sectores económicos, el paro registrado se redujo en octubre respecto al mes anterior únicamente en la construcción (365 parados menos), mientras aumentó en los servicios en 30.624 personas, en agricultura, en 10.234 desempleados, y en la industria, en 786 parados. Al mismo tiempo, en el colectivo sin empleo anterior el desempleo se incrementó en 8.279 personas. Y de nuevo uno de los colectivos más afectados por esta crisis son los jóvenes menores de 25 años, que sumaron el mes pasado 16.161 parados. Por comunidades autónomas, el paro solo se redujo en País Vasco, Comunidad Valenciana y Murcia y subió en el resto, dejando un total de 3.826.043 parados en todo el país.

Por poner en perspectiva las cifras, el incremento de 49.558 desempleados es la segunda menor subida del paro en un mes de octubre desde 2007, mientras el aumento de 113.974 cotizantes es superior al del año pasado por las mismas fechas, aunque inferior al de 2018 (más de 130.000). Además, y a pesar de que los datos acumulados muestran que se han recuperado más de la mitad de los afiliados que se perdieron en los momentos más duros de la pandemia (el 30 de octubre había 589.922 afiliados más que el 30 de abril), en el último año la Seguridad Social ha perdido 439.628 trabajadores y el paro ha crecido en 648.384 personas, más de un 20%.

Como en los meses anteriores, hay que tener en cuenta que el dato de paro de octubre no incluye a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un ERTE, ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados. Por eso, hay que acudir a las estadísticas de la Seguridad Social, que contabiliza 599.350 trabajadores en ERTE a finales de octubre, frente a los 728.909 que había en septiembre. Esto significa que los afectados por expedientes de regulación temporal de empleo se han reducido en unos 130.000 en el último mes, sin embargo el Gobierno no desglosa el flujo de entradas y salidas, por lo que no es posible dilucidar cuántos trabajadores se han visto afectados por nuevos ERTE ante las restricciones sanitarias recientes.

La factura del paro

Lo que sí aporta el Ministerio de Trabajo es la factura mensual del paro, aunque se corresponde con el mes anterior (septiembre) porque estos datos van con un mes de desfase. En cualquier caso, el importe total de las prestaciones abonadas por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en septiembre ascendió a 2.606 millones de euros, un 53% menos que en el mes de mayo, cuando alcanzó su máximo. Mientras, el importe acumulado de prestaciones por ERTE desde el mes de marzo hasta el 30 de septiembre alcanza los 12.000 millones de euros (sin tener en cuenta el coste de las exoneraciones de cotizaciones sociales). Con todo, el total de beneficiarios a final del mes fue de 2.543.056 personas con un aumento respecto al mismo mes del año anterior del 41,6%, según destaca Trabajo.

En cuanto a los contratos firmados en el mes de octubre, alcanzaron los 1.551.357, lo que supone un desplome de más del 30% respecto al mismo periodo de 2019, según los datos que maneja el Ministerio de Trabajo. Del total, 152.319 fueron de carácter indefinido, lo que representa el 9,82% de todos los contratos. Por tanto el resto, más del 90%, fueron temporales. Los contratos indefinidos del mes de octubre se dividen, en cuanto a la duración de su jornada, en 85.234 a tiempo completo y 67.076 a tiempo parcial.

Y respecto al régimen especial de los trabajadores autónomos, la Seguridad Social destaca que contabilizó 3.265.369 afiliados medios en octubre, tras un aumento en el mes de 1.816, superando así las cifras que registraba en febrero, antes de la pandemia. Pero el presidente de la asociación de autónomos ATA, Lorenzo Amor, pone en cuarentena estas cifras al afirmar que, pese al crecimiento en términos medios, «todo apunta a que, como en septiembre, en octubre en datos de afiliación a último día se han vuelto a perder autónomos por segundo mes consecutivo». Tras recordar que más de 8.000 autónomos se han perdido en el sector de la hostelería en los dos últimos meses, más de 2.600 en el comercio y otros 400 en actividades artísticas y de ocio, Amor advierte de que «vienen meses complicados en afiliación y apuntan a caídas».

Fuente: Cristina Alonso – La Información

Comparte esta página: