La Policía vaticina nuevos disturbios con «tácticas de guerrilla urbana»

La Policía vaticina nuevos disturbios con «tácticas de guerrilla urbana»
Cumbre policial para afrontar más noches de disturbios con "tácticas de guerrilla urbana" EFE
Comparte esta página:

Mandos de la Policía se reúnen en la Comisaría General de Información para analizar las algaradas y estudiar un plan de contingencia frente a previsibles desórdenes en las próximas jornadas.

Contenedores en llamas, barricadas en puntos estratégicos, técnicas para encontrar elementos arrojadizos con los que atacar a los agentes… Los grupos antisistema que han sacudido España con sus disturbios en los últimos días siguen procedimientos de «guerrilla urbana». La Policía Nacional ha celebrado este martes una cumbre para analizar la vorágine de violencia que se ha desatado contra las nuevas restricciones frente al coronavirus. Y la conclusión es clara: las algaradas no desaparecerán de la noche a la mañana. Por eso se preparan para hacer frente a nuevos desórdenes en las próximas jornadas.

Fuentes policiales consultadas por Vozpópuli detallan que la cumbre se celebró este martes en dependencias de la Comisaría General de Información. A ella asistieron mandos de las diferentes unidades especializadas en el orden público, así como de los propios servicios de Información de la Policía Nacional. En el encuentro se analizaron los disturbios que han estallado en diversos puntos de España: del País Vasco a Málaga, de Madrid a Barcelona; Valencia, Logroño, Oviedo, León, Burgos. Hasta el momento, decenas de agentes han resultado heridos de diversa consideración.

Las previsiones que manejan los mandos de la Policía es que los disturbios se repitan en las próximas jornadas. Ponen especial atención a lo que pueda ocurrir el fin de semana y analizan las convocatorias que grupos antisistema hacen a través de redes sociales. También estudian las manifestaciones pacíficas convocadas por sectores afectados por las nuevas restricciones; los violentos aprovechan estas movilizaciones para reventarlas y trasladar el caos a las calles.

Los llamamientos

«No hay paz con el Estado», reza uno de los carteles que circulan a través de las redes. «Abajo el control social», apunta otro. Movilizaciones por parte de grupos, a priori, opuestos en su ideología, pero que en estas jornadas confluyen en las protestas. Como contó este diario, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detectado radicales de esferas independentistas, de extrema derecha, extrema izquierda o ultras del fútbol, entre otros; con mayor o menor preponderancia en función de la región en la que desarrollen su actividad.

Es un amplio abanico de distintas personalidades, caracteres, gente no muy numerosa pero que sí obedece a distintos perfiles muy diferentes.

Fernando Grande-Marlaska

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, admitía este martes que una amalgama dispar de violentos concurre en las algaradas: «Es un amplio abanico de distintas personalidades, caracteres, gente no muy numerosa pero que sí obedece a distintos perfiles muy diferentes».

La Policía descarta que haya una unidad de acción entre todos estos grupos, si bien cada uno de ellos actúa con tácticas propias de la «guerrilla urbana», detallan las mismas fuentes a este diario: saben dónde encontrar elementos arrojadizos para atacar a los agentes policiales, visten ropa que dificulta su identificación, se mueven de forma coordinada y destrozan mobiliario urbano.

«La violencia por la violencia»

«Son grupos que en los últimos meses han vivido un descenso notable en su actividad y que, aprovechando la movilización social, han proyectado la violencia por las calles», afirman estas mismas fuentes. «En muchos casos, poco les importan las restricciones decretadas; su fin es la violencia por la violencia«. Y aseveran que ya se han detectado llamamientos para mantener la actividad durante las próximas jornadas.

La Policía también trabaja en la identificación de los violentos: revisan grabaciones y estudian toda la información disponible. Otros cuerpos, como la Policía Municipal de Bilbao, han pedido colaboración ciudadana.

La Policía trasladará este miércoles a cada unidad las medidas que deben adoptar para hacer frente al riesgo de nuevos disturbios. En concreto, se vigilarán las manifestaciones y actos de protesta pacíficos, habida cuenta de que muchos de los disturbios han surgido desde este ámbito; y también se hará un seguimiento a los llamamientos que estos grupos hacen a través de redes sociales.

Se prevén nuevas movilizaciones en escenarios donde ya ha habido algaradas: «Cuando la mecha está prendida, es más fácil que haya un nuevo incendio», consideran estas fuentes policiales. Las delegaciones del Gobierno extreman las medidas para hacer frente a nuevos disturbios; especialmente, en aquellas ciudades o regiones donde se han anunciado más medidas restrictivas.

El debate político

La tensión social también se ha trasladado al escenario político. Representantes de formaciones de diverso color mantienen posiciones encontradas sobre quién azuza a los violentos. Incluso parece haber diferencias de opiniones dentro del Gobierno: el vicepresidente Pablo Iglesias apunta a la extrema derecha mientras que Marlaska insiste en la disparidad de los grupos.

Por su parte, el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, no quiso poner ninguna etiqueta a esos grupos violentos, a los que calificó de «minoritarios»: «No es el camino. Gracias a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad».

Fuente: Gonzalo Araluce – VozPópuli

Comparte esta página: